Pancreatitis Aguda: Causas, Síntomas, Diagnóstico, Riesgos, Tratamientos y Afección Durante el Embarazo

pancreatitis aguda síntomas y tratamiento

Es una enfermedad que se produce principalmente por tener malos hábitos alimenticios.

Causas de la pancreatitis aguda

La causa más común de la pancreatitis aguda es cálculos en la vesícula biliar. Los cálculos biliares pasan a través del conducto biliar común para ingresar al intestino delgado.

En la entrada del intestino delgado, el conducto pancreático principal se une o se encuentra inmediatamente al lado del conducto biliar común.

Se cree que los cálculos que se atascan en el conducto biliar común afectan el conducto pancreático principal, causando una obstrucción del flujo normal del líquido pancreático y llevando a una lesión pancreática.

Otra forma en que una piedra puede causar pancreatitis es causando un reflujo de bilis en el conducto pancreático, lo que resulta en una lesión pancreática.

Mientras que el mecanismo real de cómo los cálculos biliares causan pancreatitis no es del todo cierto, la asociación de cálculos biliares y pancreatitis es clara. Hay varias otras causas de pancreatitis aguda que incluyen:

  • Niveles altos de triglicéridos en la sangre (posiblemente síndrome de quilomicronemia familiar).
  • Medicamentos ingeridos.
  • Niveles altos de triglicéridos en la sangre.
  • Altos niveles de calcio en la sangre.
  • Consumo de alcohol pesado.

Cada año, hay más de 300,000 ingresos al hospital para el tratamiento de la pancreatitis aguda, y el costo estimado de estas admisiones es de más de $ 2 mil millones.

Entre el 16.5% y el 25% de los pacientes que desarrollan pancreatitis aguda experimentan un episodio recurrente en los primeros años.

La prevención es un objetivo principal del tratamiento, con esfuerzos centrados en identificar la causa subyacente y los desencadenantes para evitar futuros episodios.

Síntomas

La pancreatitis aguda por lo general comienza con dolor gradual o repentino en la parte superior del abdomen que a veces se extiende hacia la parte posterior. El dolor puede ser leve al principio y empeorar después de comer.

El dolor a menudo es intenso, constante y generalmente dura varios días en ausencia de tratamiento. Una persona con pancreatitis aguda generalmente se ve y se siente muy enferma y necesita atención médica inmediata.

La mayoría de los casos requieren hospitalización durante 3 a 5 días para un monitoreo cercano, control del dolor e hidratación intravenosa. Otros síntomas pueden incluir:

  • Abdomen hinchado y sensible.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Pulso rápido.

Diagnóstico de la pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda se confirma por la historia clínica, el examen físico y, por lo general, un análisis de sangre (amilasa o lipasa) para las enzimas digestivas del páncreas. Los niveles de amilasa en sangre o lipasa son típicamente elevados 3 veces el nivel normal durante la pancreatitis aguda.

En algunos casos, cuando los análisis de sangre no son elevados y el diagnóstico aún está en cuestión, se pueden realizar imágenes abdominales, como una tomografía computarizada (TC).

Pruebas Después de confirmar el diagnóstico,

Se pueden realizar ciertas pruebas de imagen durante la hospitalización o después para ayudar a identificar la causa. Tales pruebas incluyen:

Ultrasonido transabdominal: esto se realiza comúnmente durante la hospitalización para evaluar específicamente la vesícula biliar en busca de cálculos porque los cálculos biliares son la causa más común de pancreatitis aguda.

El ultrasonido usa ondas de sonido que rebotan en el páncreas, la vesícula biliar, el hígado y otros órganos, y sus ecos generan impulsos eléctricos que crean una imagen, llamada ecografía, en un monitor de video.

Si los cálculos biliares están causando inflamación, las ondas de sonido también rebotan en ellos, mostrando su ubicación.

Ecografía endoscópica: esta prueba no se requiere comúnmente durante la pancreatitis aguda. En comparación con la ecografía transabdominal, es relativamente más invasiva, ya que un médico pasa un tubo delgado flexible hacia el estómago.

Una cámara y una sonda de ultrasonido están conectadas al extremo del tubo, lo que permite al médico observar las imágenes de la vesícula biliar, el páncreas y el hígado.

Las imágenes son más sensibles que las del ultrasonido transabdominal en la detección de cálculos pequeños en la vesícula biliar y los conductos biliares que pueden haberse omitido. También puede visualizar el páncreas por anormalidades.

Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM): la CPRM usa imágenes por resonancia magnética (IRM), un procedimiento no invasivo que produce imágenes transversales de partes del cuerpo. Después de ser sedado ligeramente, el paciente se acuesta en un tubo cilíndrico.

El técnico inyecta el tinte en las venas del paciente, lo que ayuda a mostrar el páncreas, la vesícula biliar y los conductos biliares y pancreáticos. Esta es otra prueba sensible para evaluar la vesícula biliar, los conductos biliares y el páncreas por las causas de la pancreatitis aguda.

Tomografía computarizada (TC): una tomografía computarizada es una radiografía no invasiva (rayos X) que produce imágenes tridimensionales de partes del cuerpo. El paciente se acuesta sobre una mesa que se desliza en una máquina en forma de rosquilla.

Típicamente no se realiza inicialmente para un episodio de pancreatitis aguda, se puede realizar cuando el diagnóstico es incierto o si se tiene varios días en la hospitalización, esto para evaluar la extensión del daño pancreático cuando un paciente no se recupera tan rápido como se esperaba.

Riesgos

Estratificación del riesgo de pancreatitis aguda

En la mayoría de los casos, la pancreatitis aguda se resuelve con la terapia, pero aproximadamente el 15% de los pacientes desarrollan una enfermedad grave. La pancreatitis aguda grave puede llevar a una falla que pone en peligro la vida de múltiples órganos y a la infección.

Por lo tanto, es extremadamente importante buscar atención médica si experimenta signos o síntomas de pancreatitis aguda. Existen varios sistemas clínicos de evaluación de riesgos disponibles para ayudar a los médicos a predecir quién tiene más posibilidades de desarrollar pancreatitis aguda grave.

Estos puntajes se basan en varios datos clínicos recopilados al ingreso y durante las primeras 48 horas de hospitalización. Los sistemas de puntuación comúnmente utilizados incluyen:

  • El índice de severidad de la cabecera en la pancreatitis aguda.
  • Los criterios de Ranson.
  • El puntaje APACHE II.
  • El tratamiento de la pancreatitis aguda.
  • Fluidos.

Tratamientos

Reanimación con líquidos de manera temprana y adecuada: especialmente dentro de las primeras 24 horas de inicio. La pancreatitis se asocia con mucha hinchazón e inflamación.

Administrar líquidos por vía intravenosa previene la deshidratación y asegura que el resto de los órganos del cuerpo obtengan un flujo sanguíneo adecuado para apoyar el proceso de curación.

Soporte nutricional: inicialmente, no se proporciona nutrición para descansar el páncreas y los intestinos durante las primeras 24 a 48 horas.

Después de 48 horas, se debe implementar un plan para proporcionar nutrición porque la pancreatitis aguda es un estado altamente activo de inflamación y lesión que requiere muchas calorías para apoyar el proceso de curación.

En la mayoría de los casos, los pacientes pueden comenzar a ingerir alimentos por su cuenta en 48 horas. Si esto no es posible, se puede utilizar un tubo de alimentación que se pasa a través de la nariz hacia los intestinos para proporcionar nutrición.

Este método es más seguro que proporcionar nutrición por vía intravenosa. No hay beneficio al usar probióticos para la pancreatitis aguda.

Control de dolor: los medicamentos por vía intravenosa, por lo general medicamentos narcóticos para el dolor potentes, son eficaces para controlar el dolor asociado con la pancreatitis aguda.

La náusea es un síntoma común y puede deberse a una inflamación pancreática y a una disminución de la velocidad de los intestinos. Los medicamentos intravenosos efectivos están disponibles para las náuseas. El dolor y las náuseas disminuirán a medida que la inflamación se resuelva.

Tratamiento de problemas subyacentes

Además de proporcionar atención y apoyo, las causas subyacentes deben evaluarse con prontitud.

Si se cree que la pancreatitis aguda se debe a cálculos biliares, medicamentos, triglicéridos altos o niveles altos de calcio dentro del cuerpo del paciente (u otras causas externas), se puede implementar una terapia dirigida.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): es un procedimiento en el cual un médico pasa un tubo flexible y delgado con una cámara conectada al extremo a través de la boca del paciente y en la primera parte del intestino delgado, donde salen el conducto biliar y el conducto pancreático.

Con este dispositivo, se puede pasar un pequeño catéter al conducto biliar para eliminar los cálculos biliares que podrían haberse atascado y que son la causa de la pancreatitis. En ciertas situaciones, también se puede pasar un catéter especial al conducto pancreático para ayudar al páncreas a sanar.

Los siguientes procedimientos que se pueden realizar son:

  • Esfinteroctomía: usando un pequeño cable en el endoscopio, un médico encuentra el músculo que rodea el conducto pancreático o el conducto biliar y hace un pequeño corte para agrandar la abertura del conducto. Cuando hay un pseudoquiste, el conducto se drena.
  • Extracción de la piedra angular: el endoscopio se usa para eliminar cálculos del conducto pancreático o biliar con una pequeña canasta. La extirpación de cálculos biliares a veces se realiza junto con una esfinterotomía.
  • Colocación de stent: usando el endoscopio, un médico coloca una pequeña pieza de plástico o metal que parece una paja en un conducto pancreático o bilis estrechado para mantenerlo abierto.
  • Dilatación en globo: algunos endoscopios tienen un pequeño globo que usa un médico para dilatar o estirar un conducto pancreático o biliar angosto. Se puede colocar un stent temporal durante algunos meses para mantener el conducto abierto.

Está bien documentado que uno de los principales efectos secundarios de la CPRE es la pancreatitis; sin embargo, hay varias situaciones claramente definidas cuando la CPRE urgente está indicada para la pancreatitis aguda.

Terapias antioxidantes

La evidencia básica y clínica sugiere que el desarrollo tanto de la pancreatitis aguda (PA) como de la pancreatitis crónica (PC) puede estar asociado con el estrés oxidativo.

Los resultados muestran que la actividad de los radicales libres y los índices de estrés oxidativo son más altos en la sangre y el jugo duodenal de los pacientes con pancreatitis.

Con base en estos hallazgos, la idea de usar regímenes antioxidantes en el tratamiento de AP y CP como un complemento y en combinación con su terapia tradicional es razonable. En la práctica, sin embargo, no se conoce la efectividad general de los antioxidantes, la mejor mezcla de agentes y la dosis no es clara.

Actualmente se cree que la terapia consiste en una prueba con una mezcla de antioxidantes que contiene vitamina C, vitamina E, selenio y metionina.

Terapias complementarias de pancreatitis

Las terapias alternativas son aquellas que se pueden usar junto con el tratamiento médico para ayudar al paciente a sentirse mejor. Nadie debe comenzar una terapia alternativa sin hablar con su médico.

  • Yoga: la investigación ha descubierto que los pacientes con pancreatitis crónica que practican yoga 3 veces por semana pueden reducir el dolor, la necesidad de analgésicos y mejorar la calidad de vida.
  • Terapia de Masajes: la terapia de masaje implica tocar y utilizar diferentes técnicas de acariciar o amasar los músculos del cuerpo. Puede involucrar parte del cuerpo o ser un masaje de cuerpo completo. El masaje se puede realizar a través de la ropa o en la piel expuesta.

Se puede realizar en sillas especializadas o en una mesa. La terapia de masaje solo debe ser realizada por un terapeuta de masaje con licencia. El masaje se usa para la incomodidad muscular y ósea; mejora de la circulación; reducción de la hinchazón; relajación; y control del dolor.

Se puede usar como complemento de otros tratamientos y como reductor del estrés. Los estudios han demostrado que el masaje puede mejorar la respuesta de relajación y la sensación general de bienestar.

Toque terapéutico: el toque terapéutico es un proceso de intercambio de energía, en el que el practicante utiliza las manos como un foco para ayudar al proceso de curación. Se basa en la idea de que los humanos son una forma de energía.

Cuando estamos saludables, la energía fluye libremente y está equilibrada. Se cree que la enfermedad refleja un desequilibrio o alteración del flujo de energía. El tratamiento táctil terapéutico puede variar de 5 a 30 minutos, dependiendo de las necesidades del paciente individual.

Los métodos exactos varían entre los profesionales, pero generalmente mantienen las manos de 2 a 4 pulgadas de distancia del cuerpo completamente vestido del paciente, moviéndolos de la cabeza a los pies, y sobre la parte delantera y trasera.

La investigación ha demostrado que el toque terapéutico promueve la relajación y una sensación de confort y bienestar. La investigación también ha demostrado que el toque terapéutico es efectivo para disminuir la ansiedad y alterar la percepción del dolor.

Ejercicio físico: el ejercicio físico mejora el funcionamiento general del cuerpo y la calidad de vida. El ejercicio puede disminuir el estrés, el dolor, las náuseas, la fatiga y la depresión. El ejercicio regular afecta el equilibrio hormonal, así como la mayoría de los sistemas del cuerpo.

La participación regular en la actividad física aumenta la frecuencia cardíaca y mantiene un ritmo cardíaco aumentado durante un período de tiempo.

Dependiendo de su condición física y después del consejo de su médico, puede comenzar a caminar de 5 a 10 minutos dos veces al día, con el objetivo de aumentar la actividad a 45 minutos al menos 3 veces por semana. Es importante que su tiempo de ejercicio sea sin interrupciones. Este es el momento para ti.

Si no puede caminar, hay otras formas de hacer ejercicio (por ejemplo, ejercicios de estiramiento, isométricos).

Meditación: la meditación o relajación fomenta un estado de libertad frente a la ansiedad, la tensión y la angustia.

Se puede lograr un estado de relajación utilizando diferentes métodos, como respiración diafragmática, relajación muscular progresiva, afirmación repetitiva, oración, yoga o imágenes guiadas / visuales.

Cuando se practica regularmente, la meditación puede mejorar el sueño, la concentración y la capacidad para sobrellevar el estrés. Puede ayudar con el tratamiento del dolor, las náuseas y la ansiedad.

Puede encontrar cintas y folletos gratuitos sobre meditación en bibliotecas y materiales de bajo costo en las tiendas. También puede elegir asistir a grupos de trabajo. Una vez que haya aprendido la técnica, la meditación se puede practicar sin costo alguno.

Risa: la ciencia está mirando más de cerca los efectos de la risa «alegre», es decir, la risa provocada por la felicidad, no la risa que es el resultado de emociones como la vergüenza y la ansiedad.

Mientras que es fácil ver cómo la risa puede mejorar el estado de ánimo, muchos investigadores están encontrando evidencia de que la risa alegre puede, de hecho, estimular el sistema inmune. Se necesita más investigación para dilucidar los aspectos positivos de la risa.

Acupuntura: el término acupuntura describe un conjunto de procedimientos que implican la estimulación de puntos anatómicos en el cuerpo mediante una variedad de técnicas. Las prácticas estadounidenses de acupuntura incorporan tradiciones médicas de China, Japón, Corea y otros países.

La técnica de acupuntura que ha sido más estudiada científicamente consiste en penetrar la piel con agujas metálicas finas y sólidas que se manipulan con las manos o mediante estimulación eléctrica.

La pancreatitis aguda y el embarazo

La pancreatitis aguda se define como la inflamación repentina del páncreas que se manifiesta clínicamente por dolor abdominal, náuseas y deshidratación que, por lo general, es autolimitada pero que en ocasiones puede progresar a una enfermedad grave e incluso a la muerte.

Existen muchas causas de pancreatitis aguda, las dos más comunes son el consumo de alcohol y la enfermedad de la vesícula biliar / conducto biliar. En esta revisión, discutiremos el caso específico de pancreatitis aguda en el embarazo.

Mientras que la pancreatitis aguda es responsable de casi 1 de cada 200 ingresos hospitalarios en los Estados Unidos anualmente, afortunadamente la tasa de pancreatitis aguda en el embarazo es rara.

Se estima que la pancreatitis aguda ocurre en aproximadamente 1 de cada 10,000 embarazos, sin embargo, esta tasa varía según la región y el tipo de hospital. La mayoría de los casos de pancreatitis aguda en el embarazo son causados por la enfermedad de cálculos biliares.

Se cree que con el peso y los cambios hormonales inducidos por el embarazo, es más probable que se formen cálculos biliares y que viajen por el conducto biliar común para obstruir el flujo del conducto del páncreas.

Otro mecanismo propuesto para la pancreatitis aguda en el embarazo son los altos niveles de grasa en la sangre llamados triglicéridos. Una vez más, los cambios hormonales del embarazo pueden predisponer a ciertas mujeres a desarrollar esta condición.

Cuando los niveles de triglicéridos se vuelven demasiado altos, el oxígeno no puede viajar adecuadamente al páncreas a través del torrente sanguíneo y puede producirse pancreatitis.

Por supuesto, todas las demás razones para desarrollar pancreatitis aguda (consumo de alcohol, reacción a ciertos medicamentos y trauma del conducto pancreático) también pueden provocar pancreatitis aguda en el embarazo.

Tratamiento de la pancreatitis aguda en el embarazo

El tratamiento de la pancreatitis aguda en el embarazo es similar al de pacientes no embarazadas con algunas excepciones. Se debe descansar el tracto digestivo al no comer, el control del dolor y los líquidos agresivos administrados a través de una vía intravenosa son esenciales.

Por lo general, si el motivo es la pancreatitis por cálculos biliares, la extirpación de la vesícula biliar se aplaza hasta después del embarazo. A menudo, se puede colocar un stent en el conducto biliar para temporizar la situación hasta que se necesite una resección quirúrgica.

Sin embargo, si no es posible esperar hasta el final del embarazo, la resección quirúrgica generalmente puede realizarse de manera segura.

Si la causa de la pancreatitis aguda se debe a los triglicéridos, se pueden usar ciertos medicamentos y modificaciones dietéticas para ayudar a prevenir los ataques recurrentes.

Sin embargo, si el ataque ocurre tarde, en el tercer trimestre, generalmente se recomienda el parto, ya que esto causará una disminución inmediata en el nivel de triglicéridos. Otras causas de pancreatitis aguda, como la lesión ductal traumática, deben evaluarse cuidadosamente de forma individual.

Resultados de la pancreatitis aguda en el embarazo

Afortunadamente, la tasa de mortalidad materna es inferior al 1% para la pancreatitis aguda en el embarazo. La tasa de parto prematuro, sin embargo, es de aproximadamente 20%. También en pacientes con pancreatitis no biliar, la tasa de parto pretérmino parece ser algo mayor.

Es muy importante, por lo tanto, que las pacientes embarazadas se presenten tan pronto como sea posible a la sala de emergencias para su evaluación en caso de que desarrollen algún síntoma de dolor abdominal anormal.

Conclusiones

Si bien es un evento raro, la pancreatitis aguda ocurre durante el embarazo. Afortunadamente, si se trata temprano, generalmente se puede evitar el parto prematuro y se minimiza la incidencia de ataques recurrentes.