Parénquima Hepático: Definición, Enfermedad Hepática Parenquimatosa, Causas, Síntomas y Tratamiento

que es el parénquima hepático esplenico

Definición:

El parénquima hepático es el componente funcional del hígado, compuesto por los hepatocitos que filtran la sangre para eliminar las toxinas. En los pacientes con trastornos del hígado, parte del parénquima hepático se encuentra dañado y no funciona correctamente. El daño al hígado puede causar la producción de proteínas anormales, filtrado ineficientemente las toxinas de la sangre, ocasionando otros problemas.

Los Hepatocitos individuales crecen en unidades más o menos hexagonales llamadas lobulillos. Cada lóbulo está ubicado alrededor de una vena central. Gran parte del suministro de sangre de este órgano es venosa, la cual consiste en filtrarse antes de que pueda ser oxigenada y devuelta a la circulación.

Un número de lóbulos individuales forman el hígado; estos no deben ser confundidos con los lóbulos mucho más pequeños que realizan día a día las funciones de este órgano. El daño a los lóbulos puede dar lugar a una hemorragia interna excesiva a causa del suministro de sangre sustancial del hígado.

También puede disminuir la eficiencia del hígado, por lo que es difícil de procesar la sangre para eliminar los compuestos que podrían ser peligrosos.

Algunas personas nacen con afecciones congénitas que afectan la función hepática. Puede que no sean capaces de metabolizar algunos compuestos porque sus hígados producen componentes imperfectos.

Tales trastornos pueden llevar a una acumulación de toxinas en el cuerpo, a veces producidas por moléculas portadoras defectuosas que erróneamente llevan toxinas a las células en lugar de permitir que el hígado pueda excretarlas.

Los tratamientos pueden incluir medicamentos y cambios en la dieta para controlar lo que entra en el hígado y la forma en que se procesa.

Algunos trastornos adquiridos pueden afectar al parénquima hepático. Estos incluyen la hepatitis, cáncer de hígado y la cirrosis, por lo general causada por el consumo excesivo del alcohol. También son causa del daño progresivo a las células del hígado.

Este órgano es capaz de regenerar y reparar lesiones parciales, pero esto lleva tiempo. Si el paciente no recibe tratamiento el hígado no puede ser capaz de recuperarse debido al daño causado, el cual supera el crecimiento de nuevas células.

Estudios de imagen médica pueden mostrar el parénquima hepático. Los médicos pueden solicitar la evaluación de masas o signos de enfermedad hepática como depósitos de grasa en las áreas funcionales del hígado.

También puede ayudar a los procedimientos de guía, como biopsias, donde un profesional médico lo realiza por medio de una aguja dentro del parénquima hepático o el área circundante.

Enfermedad hepática parenquimatosa

Hasta hace poco, el tema de la enfermedad hepática parenquimatosa que se presentaba en pacientes de edad avanzada había recibido poca atención específica.

Muchos estudios han examinado los cambios en la morfología y la función en el envejecimiento del hígado, inicialmente en roedores y posteriormente en humanos.

En resumen, no hay alteraciones específicas de la edad en la bioquímica hepática convencional (bilirrubina sérica, aminotransferasas séricas, fosfatasa alcalina hepática y otras pruebas hepáticas de sangre), pero una serie de medidas dinámicas de la función hepática disminuyen desde la edad adulta temprana hasta la senescencia.

El tamaño del hígado, el flujo sanguíneo hepático y la perfusión hepática disminuyen entre la tercera y la décima décadas en un 30-40%.

La mayoría de los reflejos de la función hepática dinámica, la eliminación de galactosa, la desmetilación de aminopirina o el aclaramiento de cafeína, disminuyen con la reducción en el volumen del hígado y el flujo sanguíneo.

Es concebible que algunas funciones hepáticas específicas, por ejemplo, el aclaramiento de nitrógeno hepático, se vean alteradas de forma independiente, en este caso hasta en un 50% con el avance de la edad.

Es probablemente en el área de la regeneración del hígado, sin embargo, que la reducción en la capacidad funcional del hígado es más evidente e importante.

Hepatitis A

En un estudio del Reino Unido, la relación de muertes aumentó de 7 por 10 000 personas de 15 a 24 años y a más de 400 por 10 000 en los mayores de 65 años.

Este estudio también informó que si se desarrollaba falla hepática fulminante, el aumento de la edad era un marcador pronóstico adverso.

Esta observación es cierta independientemente de la causa de insuficiencia hepática fulminante, ya que varios estudios han demostrado que la edad es una variable pronóstica independiente.

Dado que la vacuna contra la hepatitis A está disponible, y con un mayor desplazamiento a zonas de alta endemicidad, se recomienda encarecidamente la vacunación de viajeros mayores a estas regiones, aunque la eficacia de la vacuna no se ha probado específicamente en este grupo de edad.

Hepatitis B

La vacunación contra la hepatitis B produce una menor respuesta de anticuerpos con el avance de la edad, posiblemente debido a la falta de células B productoras de anticuerpos.

Sin embargo, los viajeros de edad avanzada a las áreas de alta endemicidad de la hepatitis B deben ser vacunados.

Un reciente estudio francés de pacientes mayores de 65 años (la gran mayoría en sus 80) admitidos en salas de cuidados intensivos para personas mayores, salas de rehabilitación o residencias de ancianos sugirió que la prevalencia de exposición previa al virus de la hepatitis B se refleja en la presencia de -HBc, fue tan alto como 16,7% contra alrededor del 5% para la población general adulta francesa.

Sin embargo, en este y en estudios europeos más pequeños la prevalencia de individuos con HBsAg positivo fue extraordinariamente baja.

Parece probable que la muy alta prevalencia de anti-HBc entre individuos muy ancianos encontrados en algunas comunidades puede representar un efecto de cohorte.

Hepatitis C

Parece probable que, junto con la enfermedad hepática alcohólica, la enfermedad hepática relacionada con la hepatitis C se convierta numéricamente en la más significativa en personas de edad avanzada.

Están surgiendo diferencias extraordinarias en cuanto a la prevalencia de la exposición aparente al virus de la hepatitis C (VHC) en diferentes partes del mundo.

En un nuevo estudio realizado en el sur de Italia, el 41,7% de las personas mayores de 60 años, en comparación con el 10,6% de las menores de 35 años, eran anti-VHC positivos.

En este estudio no se encontró ningún factor de riesgo identificable generalizado (abuso de drogas por vía intravenosa, tatuaje, acupuntura o cirugía anterior) que explica esta alta prevalencia extraordinaria.

En Gran Bretaña y los Estados Unidos, mientras que la prevalencia de anti-VHC es más alta entre los ancianos que en los individuos más jóvenes, es un orden de magnitud menor que en el estudio italiano.

La comprensión cada vez mayor de la epidemiología de la hepatitis C y de su historia natural puede ahora permitirnos explicar una aparente paradoja.

Enfermedad hepática autoinmune

Los marcadores autoinmunes se vuelven más comunes en la vejez, de hecho, un mecanismo subyacente básico del envejecimiento puede ser el colapso de la vigilancia inmunológica.

Hasta hace poco, sin embargo, la relación entre la edad avanzada y las características de la enfermedad hepática autoinmune se había ignorado en gran medida.

Cirrosis biliar primaria

Aunque la edad media de presentación de la cirrosis biliar primaria (CBP) es de 50-55 en la mayoría de las series de casos grandes, los estudios basados ​​en la epidemiología y la búsqueda de casos sugieren que la edad media de detección es de alrededor de 60 años.

En nuestro propio estudio epidemiológico de CBP en el noreste de Inglaterra, de 111 nuevos casos incidentes diagnosticados con más de 65 años con un seguimiento promedio de cinco años, el 26% había muerto por causas relacionadas con el hígado.

En este estudio, la prevalencia puntual de CBP en mujeres mayores de 65 años fue de 1: 1000 en 1994 y más de un tercio de pacientes con CBP predominante tenían más de 65.

Una vez que se desarrollaron los síntomas y complicaciones típicos de la enfermedad hepática, todas las series demostraron que la edad es indicador independiente de pronóstico adverso incluso cuando se consideran las muertes por enfermedad hepática sola.

No obstante, entre los pacientes con anticuerpos antimitocondriales inicialmente asintomáticos (AMA), es una impresión de que una serie de individuos mayores, a menudo recogidos durante la detección de otros autoanticuerpos, puede mostrar un curso particularmente lento e indolente.

De hecho, recientemente se ha sugerido que este grupo puede representar una entidad discreta dentro del CBP en su conjunto.

Hepatitis autoinmune

Aunque se ha pensado que esto es en gran medida una enfermedad de individuos más jóvenes, recientemente Newton et al encontraron que aproximadamente el 20% de todos los pacientes diagnosticados con hepatitis autoinmune tenían más de 65 años.

Si bien no hubo diferencias clínicas o de pronóstico notables entre los grupos de ancianos y los más jóvenes, los ancianos tenían un grado histológico inicial más grave. La puntuación diagnóstica fue levemente menor en el grupo de ancianos.

Al igual que con CBP, es una impresión de que puede haber cierta polaridad en las características clínicas de la hepatitis autoinmune en este grupo de edad.

Newton et al mostró que algunos pacientes ancianos, incluso con cambios histológicos bastante graves, que no obstante no recibieron esteroides, tuvieron un pronóstico excelente, mientras que hay algunos pacientes ancianos con hepatitis autoinmune que presentan una enfermedad clínicamente muy agresiva (ictericia manifiesta, ascitis y encefalopatía).

Enfermedad hepática alcohólica

Estudios recientes han demostrado que existen importantes diferencias farmacocinéticas en el metabolismo del etanol entre sujetos mayores y más jóvenes.

Entre los hombres, el área bajo la curva fue significativamente mayor en los sujetos mayores en los estados de alimentación por vía intravenosa y ayuno oral, pero curiosamente no en el estado de alimentación oral.

En las mujeres hubo una diferencia altamente significativa solo en el estado de ayuno oral.

Estas diferencias relacionadas con la edad que se ven más claramente en el estado de ayuno implican una disminución en uno o más mecanismos responsables del metabolismo rápido del etanol dentro de la primera hora después de la ingestión.

Aunque la práctica hospitalaria convencional sugiere que la mayoría de los pacientes presentan hepatopatía alcohólica severa en su quinta o sexta década, un estudio de los Estados Unidos sugirió que la incidencia máxima de presentación con cirrosis alcohólica era la séptima década.

En una serie británica, el 28% de los pacientes con hepatopatía alcohólica presentaba más de 60 años y en Francia un gran estudio retrospectivo sugería que hasta el 20% de los pacientes con cirrosis alcohólica tenían más de 70 años.

Un análisis sofisticado reciente de edad-período-cohorte de las tendencias en la mortalidad por cirrosis hepática ha sugerido que la mortalidad por cirrosis hepática atribuible al alcohol es probable que disminuya en los países de Europa occidental y meridional.

Sin embargo, posiblemente como resultado de cambios en el riesgo de exposición a la hepatitis B y C y de hábitos alimentarios modificados, la combinación con etanol puede conducir a una cohorte de mayor mortalidad por cirrosis «mixta» (al menos en parte atribuible al alcohol) en poblaciones mayores de 60 o 70 años en los países del norte y este de Europa.

El reciente análisis sofisticado de edad-período-cohorte de las tendencias europeas en la mortalidad por cirrosis hepática ha sugerido que la mortalidad por cirrosis hepática atribuible al alcohol es probable que disminuya en los países de Europa occidental y meridional.

¿Cuáles son los síntomas comunes de las enfermedades hepáticas?

Los síntomas clásicos de las enfermedades hepáticas incluyen:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal en el cuadrante superior derecho.
  • Ictericia (una decoloración amarilla de la piel debido a concentraciones elevadas de bilirrubina en el torrente sanguíneo).
  • La fatiga, la debilidad y la pérdida de peso también pueden ocurrir.

Sin embargo, dado que hay una variedad de enfermedades hepáticas, los síntomas tienden a ser específicos para esa enfermedad hasta que se produce una enfermedad hepática y una insuficiencia hepática en etapa avanzada.

Algunos ejemplos de síntomas de enfermedad hepática debido a ciertas afecciones o enfermedades incluyen:

Una persona con cálculos biliares puede experimentar dolor abdominal derecho superior y vómitos después de comer una comida grasosa. Si la vesícula biliar se infecta, puede aparecer fiebre.

La enfermedad de Gilbert no tiene síntomas, y es un hallazgo incidental en un análisis de sangre donde el nivel de bilirrubina es levemente elevado.

Las personas con cirrosis desarrollarán síntomas progresivos a medida que el hígado falle. Algunos síntomas están directamente relacionados con la incapacidad del hígado para metabolizar los productos de desecho del cuerpo.

Causas

El hígado puede dañarse de varias maneras:

  • Las células pueden inflamarse, por ejemplo, hepatitis.
  • El flujo biliar puede estar obstruido, por ejemplo, colestasis.
  • El colesterol o los triglicéridos pueden acumularse, por ejemplo, esteatosis.
  • El flujo sanguíneo al hígado puede verse comprometido.
  • Los productos químicos y minerales pueden dañar el tejido hepático o infiltrarse en células anormales, como las células cancerosas.

Abuso de alcohol

El abuso de alcohol es la causa más común de enfermedad hepática en América del Norte. El alcohol es directamente tóxico para las células hepáticas y puede causar inflamación del hígado, lo que se conoce como hepatitis alcohólica.

En el abuso crónico del alcohol, la acumulación de grasa ocurre en las células del hígado y afecta su capacidad para funcionar.

Cirrosis

La cirrosis es una etapa tardía de la enfermedad hepática. La cicatrización del hígado y la pérdida de las células hepáticas que funcionan hacen que el hígado falle.

Cantidades importantes de células hepáticas necesitan ser dañadas antes de que el órgano no funcione.

Tratamiento

Si se detecta lo suficientemente temprano, los problemas hepáticos causados por una sobredosis de medicamentos a veces se puede tratar y se pueden revertir sus efectos.

Del mismo modo, si un virus causa el problema hepático, se puede brindar atención de apoyo en un hospital para tratar los síntomas hasta que el virus siga su curso. En estos casos, el hígado algunas veces se recuperará por sí mismo.

Para la enfermedad hepática que es el resultado del deterioro a largo plazo, el objetivo inicial del tratamiento puede ser salvar cualquier parte del hígado que todavía esté funcionando. Si esto no es posible, se requiere un trasplante de hígado.

Afortunadamente, el trasplante de hígado es un procedimiento común que a menudo es exitoso.