¿Sabes Cuál es la Mejor Prueba de Sensibilidad Alimentaria? Aquí Encontraras los Mejores Métodos Para Detectar que Alimentos te Sientan Mejor

sensibilidad a los alimentos

Algunas veces ciertos alimentos pueden hacer que te sientas mal, sin importar si estás saludable o no.

Pueden desencadenar cualquier número de síntomas de sensibilidad a los alimentos, como dolores de cabeza, problemas digestivos, dolor en las articulaciones o problemas de la piel.

Puede ser difícil determinar qué alimentos son los responsables, ya que las reacciones de sensibilidad a los alimentos a menudo se retrasan unas horas o más después de comerlos.

Para ayudar a identificar alimentos potencialmente problemáticos, algunos profesionales de la salud ofrecen pruebas de sensibilidad a los alimentos.

A continuación, se analiza qué son las sensibilidades a los alimentos y las mejores pruebas para identificarlos.

Sensibilidades alimentarias

Comúnmente se usan tres términos diferentes para las reacciones adversas a los alimentos: alergia a los alimentos, sensibilidad a los alimentos e intolerancia a los alimentos. Sin embargo, no todos definen estos términos de la misma manera.

El término alergia alimentaria se reserva mejor para las reacciones alimentarias que pueden poner en peligro la vida e involucran anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE) de su sistema inmunológico. Estas son «verdaderas» alergias a los alimentos.

En contraste, las sensibilidades a los alimentos y las intolerancias a los alimentos generalmente no son potencialmente mortales, pero pueden hacer que se sienta mal.

Resumen

Una verdadera alergia alimentaria es una reacción potencialmente mortal que involucra anticuerpos IgE de su sistema inmunológico.

Las sensibilidades a los alimentos involucran otros anticuerpos y células de su sistema inmunológico, mientras que las intolerancias alimentarias no involucran a su sistema inmunológico.

Dieta de eliminación y prueba de desafío

El estándar de oro para identificar las sensibilidades de los alimentos es una dieta de eliminación seguida de un «desafío oral» de comer los alimentos eliminados uno por uno después de un período de evitación para determinar su reacción, idealmente sin que sepa qué se está probando.

Si no sigue una dieta de eliminación antes del desafío oral de sensibilidad a los alimentos, sus síntomas en respuesta al consumo de un antígeno alimentario pueden ser enmascarados o difíciles de detectar.

Cuando deja de comer un alimento problemático, puede tener síntomas de abstinencia temporal. Es posible que deba seguir una dieta de eliminación durante aproximadamente dos semanas antes de que estos síntomas desaparezcan y esté listo para comenzar a probar los alimentos en un desafío oral.

Seguir una dieta de eliminación requiere dedicación y compromiso, así como un registro cuidadoso. Debe conocer los ingredientes de todo lo que come, lo que hace que sea difícil comer afuera.

Los alimentos que evitas en una dieta de eliminación varían. Es posible que algunos profesionales solo le pidan que elimine los alimentos que se sospecha que pueden ser un problema, como los productos lácteos y el trigo.

Otros pueden pedirle que elimine todos menos unos pocos alimentos por un período corto, como dos semanas, y luego los vuelva a introducir lentamente.

Para reducir las conjeturas sobre qué alimentos son problemáticos, algunos profesionales primero le realizan una prueba de sensibilidad a los alimentos para ayudar a guiar su dieta de eliminación.

Es importante destacar que nunca debe intentar reintroducir un alimento por su cuenta si tiene una verdadera alergia. Si sospecha que puede haber superado una alergia alimentaria, discuta las pruebas apropiadas con su alergista.

Resumen

El estándar de oro para identificar las sensibilidades de los alimentos es una dieta de eliminación seguida de un «desafío oral» metódico de probar los alimentos eliminados uno por uno después de un período de evitación.

Algunos practicantes usan pruebas de sensibilidad a los alimentos para identificar los alimentos problemáticos.

Pruebas basadas en células

Las pruebas basadas en células para la sensibilidad de los alimentos comenzaron con la prueba citotóxica que se popularizó en los años cincuenta. Esta prueba fue prohibida por varios estados en 1985 debido a problemas con su precisión.

Desde entonces, los inmunólogos han mejorado y automatizado la tecnología de prueba. Dos pruebas de sangre basadas en células disponibles son MRT y ALCAT.

Aunque algunos profesionales han informado que encuentran útiles estas pruebas, los estudios publicados sobre las pruebas son limitados.

Prueba de liberación del mediador (MRT, por sus siglas en ingles)

El MRT requiere una muestra de sangre, que generalmente se extrae de una vena del brazo y se recolecta con un kit de la compañía que tiene una patente en la prueba.

Si sus glóbulos blancos se «contraen» cuando se exponen a un antígeno alimentario en la prueba MRT, se produce un cambio en la relación de sólidos (glóbulos blancos) a líquido (plasma) de su muestra de sangre, que se mide para determinar su reactividad a la comida.

Cuando sus glóbulos blancos se encogen al exponerse a un antígeno alimentario, sugiere que han liberado mediadores químicos, como la histamina y los leucotrienos, que podrían provocar síntomas en su cuerpo.

La dieta basada en los resultados de su MRT se llama LEAP (estilo de vida y rendimiento) y está dirigida por profesionales de la salud, como dietistas, capacitados en la prueba y su interpretación.

Un pequeño estudio presentado en una conferencia del Colegio Americano de Gastroenterología encontró que las personas con síndrome del intestino irritable (SII) que siguieron una dieta de eliminación basada en los resultados de MRT durante al menos un mes informaron una mejora del 67% en los problemas intestinales, como la diarrea.

Sin embargo, no hubo ningún grupo de control en este estudio, ni se ha publicado en su totalidad. Además, la PubMed, una gran base de datos que indexa estudios médicos publicados, no muestra estudios sobre la prueba MRT.

Prueba de anticuerpos celulares de leucocitos antigénicos (ALCAT)

La prueba ALCAT es la antecesora de la prueba MRT, pero muchos profesionales de la salud y laboratorios aún la ofrecen.

Para evaluar qué alimentos pueden provocarle una reacción, solo mide los cambios en el tamaño de sus glóbulos blancos (en lugar de los cambios en la proporción de sólidos a líquidos) cuando se exponen a antígenos alimentarios individuales, lo que puede disminuir la precisión.

Cuando las personas con SII siguieron una dieta basada en los resultados de sus pruebas ALCAT durante cuatro semanas, informaron el doble de reducción en ciertos síntomas del SII, como dolor abdominal y distensión abdominal, en comparación con las personas que seguían una dieta placebo.

Sin embargo, aquellos que siguieron dietas basadas en ALCAT no calificaron su alivio del SII como adecuado o mejorando significativamente su calidad de vida durante el estudio.

Resumen

Los análisis de sangre basados en células, incluidos el MRT y el ALCAT, evalúan los cambios en sus glóbulos blancos cuando se exponen a antígenos alimentarios.

Algunos profesionales informan que las pruebas son útiles para identificar las sensibilidades de los alimentos, pero ambos requieren un estudio adicional.

Pruebas basadas en anticuerpos

Las pruebas de sensibilidad a los alimentos basadas en anticuerpos miden su producción de anticuerpos de inmunoglobulina G (IgG) a los alimentos. Están disponibles bajo varias marcas.

Este tipo de prueba tiene más investigaciones publicadas en comparación con otras pruebas de sensibilidad a los alimentos, pero los estudios aún son limitados.

Estos estudios sugieren que eliminar los alimentos guiados por las pruebas de IgG puede ayudar a mejorar los síntomas en personas con SII y migrañas.

Sin embargo, muchos científicos recomiendan a las personas que no utilicen las pruebas de sensibilidad a los alimentos IgG, diciendo que los anticuerpos IgG contra los alimentos pueden simplemente mostrar que usted ha estado expuesto a los alimentos.

En algunos otros casos, pueden estar protegiendo contra las reacciones alérgicas a los alimentos.

Sin embargo, otros científicos dicen que no es normal que alguien tenga altos niveles de anticuerpos IgG contra los alimentos.

Otra preocupación es que los laboratorios individuales que realizan pruebas de IgG desarrollan sus propias técnicas internas. Muchos tienen poca reproducibilidad, lo que significa que si la misma muestra de sangre se analiza dos veces, puede mostrar resultados muy diferentes.

Se recomienda que solo utilice una prueba de IgG si evalúa su muestra de sangre dos veces con cada antígeno en la prueba de duplicación de lado a lado para minimizar los errores en sus resultados.

La prueba de la mancha de sangre es una variación de la prueba de IgG tradicional que requiere que un flebotomista extraiga sangre de una vena del brazo. En su lugar, utiliza una pequeña muestra de sangre de su dedo que se recoge en una tarjeta de prueba especial. Se desconoce si este método es confiable.

Resumen

Las pruebas que evalúan sus niveles de anticuerpos IgG contra los alimentos están disponibles con varios nombres de marca y pueden ayudar a identificar los alimentos involucrados en síntomas como el SII y las migrañas. La precisión se mejora si un laboratorio realiza pruebas duplicadas de lado a lado.

Otras pruebas

Algunos practicantes alternativos, como los quiroprácticos, los naturópatas y los doctores de medicina ambiental, pueden usar otras pruebas para verificar la sensibilidad de los alimentos.

Algunas de las opciones más comunes son las pruebas de respuesta muscular, pruebas de provocación y detección electrodérmica.

Prueba de respuesta muscular

También conocida como kinesiología aplicada, la prueba de respuesta muscular implica sostener un frasco que contiene un antígeno alimentario en una mano mientras extiende su otro brazo paralelo al piso.

El practicante luego empuja hacia abajo sobre su brazo extendido. Si se empuja hacia abajo fácilmente, lo que indica debilidad, se le dice que es sensible a los alimentos que se están probando.

En los pocos estudios publicados de este método, se encontró que no era mejor para identificar las sensibilidades de los alimentos que lo que se esperaría por casualidad.

Se desconoce hasta qué punto la precisión de este método varía con el nivel de habilidad individual del profesional.

Test de provocación y neutralización

En esta prueba, los extractos de alimentos individuales que se sospecha que provocan reacciones se inyectan debajo de la piel, generalmente en la parte superior del brazo.

Después de 10 minutos, se realiza una revisión para ver si se forma una «roncha» o hinchazón elevada, lo que sugiere una reacción al alimento analizado.

Si se forma una roncha, se le administra una segunda inyección del mismo alimento pero en una dilución que es cinco veces más débil que la dosis original. Esto se da para tratar de neutralizar la reacción.

Se comprueba de nuevo después de 10 minutos. Si no hay reacción en la piel, la dosis administrada se considera su dosis neutralizante.

Puede requerir varias diluciones progresivamente más débiles para encontrar la dosis neutralizante. Se le puede enseñar a administrarse inyecciones regularmente para insensibilizarlo a ese alimento.

Cuando a las personas se les realizaron pruebas de inyección cutánea de provocación para cinco sensibilidades a los alimentos que previamente se confirmaron mediante pruebas orales, los resultados coincidieron con el 78% del tiempo.

Dado el número de inyecciones que debe recibir como parte de esta prueba, podría ser un proceso lento y potencialmente doloroso.

Cribado electrodérmico

Esta prueba mide los cambios en la actividad eléctrica de su piel en los puntos de acupuntura cuando se le presentan varios antígenos alimentarios.

Para esta prueba, sostiene un tubo de latón (un electrodo) en una mano. El tubo está conectado a una computadora que contiene frecuencias digitalizadas de alimentos individuales. Un profesional presiona una sonda conectada a una computadora a un punto específico en la otra mano.

En función de la resistencia eléctrica de su piel cuando se desafía con cada alimento digitalmente, se genera una lectura numérica que corresponde a su grado de reacción a la comida.

Ningún estudio publicado ha evaluado esta técnica para probar las sensibilidades de los alimentos.

Resumen

Las pruebas de respuesta muscular, las pruebas de provocación y la detección electrodérmica son tipos adicionales de pruebas de sensibilidad de los alimentos.

Estos generalmente requieren más tiempo que las pruebas que se basan en una sola extracción de sangre. Además, los estudios de su validez son limitados o inexistentes.

Precauciones

Las pruebas de sensibilidad a los alimentos vienen con varias advertencias. La más importante es que las pruebas no están diseñadas para usarse en el diagnóstico de alergias alimentarias verdaderas.

Si tiene una alergia diagnosticada a un alimento, como el maní, debe continuar evitándolo, independientemente de sus resultados en una prueba de sensibilidad de alimentos.

Si está considerando el uso de estas pruebas para identificar las sensibilidades de los alimentos, tenga en cuenta que no se consideran probadas, por lo que las compañías de seguros pueden ofrecerles poca o ninguna cobertura. Muchas de las pruebas cuestan varios cientos de dólares.

Además, para verificar la precisión, los resultados de cualquier prueba de sensibilidad a los alimentos deben ser verificados de forma cruzada con lo que sucede en su cuerpo cuando come los alimentos.

Una posible razón para las discrepancias es que la mayoría de los laboratorios que realizan pruebas de sensibilidad a los alimentos utilizan principalmente extractos de alimentos crudos.

Sin embargo, cuando los alimentos se cocinan o procesan, se pueden crear nuevos antígenos y se pueden destruir los antígenos existentes.

La pureza de cada extracto alimenticio (antígeno) utilizado por algunos laboratorios también varía, lo que puede alterar los resultados.

También tenga en cuenta que las sensibilidades a los alimentos pueden cambiar con el tiempo según lo que haya estado comiendo. Una prueba realizada hace seis meses o un año puede no reflejar su estado actual de reactividad a alimentos específicos.

Seguir los resultados de las pruebas de sensibilidad a los alimentos obsoletos o inexactos podría dar lugar a restricciones dietéticas innecesarias, posibles deficiencias de nutrientes y disminución de la calidad de vida.

Por último, los científicos y los profesionales de la salud tienen más que aprender sobre las sensibilidades de los alimentos. Las pruebas y el tratamiento continuarán evolucionando con el análisis continuo.

Resumen

Las pruebas de sensibilidad de los alimentos no pueden usarse para diagnosticar verdaderas alergias a los alimentos.

Aunque algunos pueden ayudar a identificar la sensibilidad a los alimentos, las compañías de seguros a menudo no cubren las pruebas. Varios factores pueden afectar la validez de los resultados de las pruebas y las sensibilidades pueden cambiar con el tiempo.

La línea de fondo

  • Una dieta de eliminación seguida de probar metódicamente los alimentos eliminados uno por uno después de un período de evitación es la mejor manera de identificar las sensibilidades de los alimentos.
  • Las pruebas de laboratorio, como las pruebas de anticuerpos MRT, ALCAT e IgG, tienen limitaciones y su precisión puede variar según el laboratorio. Sin embargo, pueden ayudar a reducir las conjeturas.
  • Aún así, estas pruebas no se han comparado entre sí en estudios controlados y publicados, por lo que no se sabe si una prueba es mejor que otra.
  • Si sospecha que tiene reacciones adversas a los alimentos, comience por consultar a su médico, quien puede remitirlo a un gastroenterólogo, un médico especializado en alergias u otro profesional para que lo guíe.