Síndrome De Angelman: ¿Qué Es? Síntomas, Causas, Tratamiento y Pronóstico

caracteristicas de síndrome de angelman

Lleva el nombre del médico Harry Angelman, quien fue el primero que delineó el síndrome en 1965.

El síndrome de Angelman es un trastorno genético con características que incluyen deterioro grave del lenguaje, retraso en el desarrollo, discapacidad intelectual y ataxia (problemas de movimiento y equilibrio).

La mayoría de los niños con síndrome de Angelman tienen microcefalia (tamaño de cabeza pequeña) y epilepsia (convulsiones recurrentes).

La demora en el desarrollo del síndrome de Angelman generalmente se vuelve notable a la edad de 6 a 12 meses.

Los adultos con síndrome de Angelman tienen características faciales que son distintas y se describen a menudo como «gruesas».

Algunas de las características del síndrome de Angelman son el resultado de la pérdida de la función de un gen llamado UBE3A.

La esperanza de vida para las personas con síndrome de Angelman parece ser casi normal.

Es un trastorno neuroconductual y genéticamente determinado, que afecta aproximadamente a 1 de cada 15,000 personas. Es causada por diversas mutaciones y deleciones genéticas del gen UBE3A heredado por la madre, en la región cromosómica 15q11-13.

El gen UBE3A, que codifica E3 ubiquitin ligasa, muestra impronta específica de tejido, que se expresa por completo del alelo materno. El diagnóstico de síndrome de Angelman se confirma mediante una prueba de metilación o mediante un análisis de mutación.

Un cuadro clínico más severo está relacionado con el fenotipo de deleción. Los pacientes con síndrome de Angelman tienen un patrón conductual y motor definido como «marioneta feliz» porque se caracteriza por movimientos espasmódicos atáxicos similares a los de una marioneta, una disposición alegre y sociable y paroxismos de la risa.

Actualmente no existe una cura para el síndrome de Angelman, y la administración es principalmente sintomática. Las nuevas opciones terapéuticas están dirigidas hacia la posibilidad de activar la copia paterna silenciada del gen UBE3A.

El síndrome de Angelman es el resultado de una mutación en el gen UBE3A, que se encuentra en el cromosoma 15 y la afección se caracteriza por retraso en el desarrollo, falta de habla, convulsiones y problemas para caminar y equilibrarse.

Los pacientes con síndrome de Angelman son muy susceptibles a las convulsiones y requieren cuidados de por vida. En la actualidad, el trastorno neurogénico ocurre en aproximadamente 1 de cada 16,000 nacidos vivos, y no existen terapias aprobadas para ello.

Los primeros signos del síndrome de Angelman generalmente se presentan cuando un paciente tiene entre 6 y 12 meses de edad, y las convulsiones generalmente comienzan entre las edades de 2 y 3 años.

El estándar actual de atención incluye medicamentos para controlar la actividad convulsiva y otros síntomas físicos. Las terapias físicas y ocupacionales, la terapia de comunicación y las terapias conductuales son vitales para permitir que las personas con la enfermedad alcancen su máximo potencial de desarrollo.

Las personas con el síndrome de Angelman no se pueden curar de la afección, sin embargo, se espera que vivan una vida normal.

El Síndrome de Angelman es un trastorno genético que afecta el sistema nervioso. Se caracteriza por retrasos graves en el desarrollo, apraxia, epilepsia y falta de desarrollo funcional del habla. AS es tarde para ser notado y con frecuencia mal diagnosticado.

Al nacer, a menudo no hay signos obvios de ningún tipo de defecto congénito. Los historiales prenatales y de nacimiento normales y el perímetro cefálico normal no son atípicos.

Los bebés con síndrome de Angelman también tendrán perfiles de laboratorio metabólicos, hematológicos y químicos normales. Tendrán un cerebro normal mediante resonancia magnética o tomografía computarizada.

La demora en el desarrollo, la primera advertencia verdadera de un diagnóstico del síndrome de Angelman, por lo general no se nota hasta al menos los 6 meses de edad. A medida que pasa el tiempo, uno puede notar un crecimiento demorado o desproporcionadamente lento en la circunferencia de la cabeza.

Las convulsiones también tienden a comenzar antes de los 3 años, y se puede observar que un EEG anormal tiene un patrón característico del síndrome de Angelman.

Las personas con el Síndrome de Angelman son conocidas por sus personalidades joviales y excitables. A menudo se ríen y muestran una cara sonriente. También son conocidos por su hiperactividad, poca capacidad de atención y fascinación por el agua.

Los niños pueden tener dificultad para dormir, o incluso necesitan menos horas de sueño de lo esperado. Muchas personas con el Síndrome de Angelman se vuelven menos excitables a medida que envejecen, sin embargo, la discapacidad intelectual, la discapacidad del habla y la epilepsia persisten.

Síntomas

Los síntomas asociados son movimientos rígidos y espasmódicos, microbrizcefalia, hipopigmentación y comportamientos motrices inusuales, como aletear de manos o levantar los brazos mientras camina.

Además, hay múltiples complicaciones de salud asociadas con el Síndrome de Angelman. La dificultad con la coordinación motora podría causar problemas para alimentar a los bebés con Angelman, lo que podría resultar en un retraso en el desarrollo.

Los médicos pueden recomendar una fórmula para bebés con alto contenido de calorías para compensar. Siendo increíblemente hiperactivo, ciertos comportamientos inquietos pueden ser notados, como ponerse las manos o juguetes en la boca.

Las personas con el Síndrome de Angelman también pueden exhibir un aumento del apetito, lo que puede provocar obesidad y sus complicaciones. Otros rasgos menos comunes incluyen:

  • Empujar la lengua.
  • Una lengua sobresaliente.
  • Una mandíbula anormalmente protuberante.
  • Una boca ancha o dientes muy espaciados.
  • Comportamientos excesivos de masticar o de tocar la boca.
  • Estrabismo, una condición que causa los ojos cruzados.
  • Mayor sensibilidad al calor.
  • Escoliosis.

El síndrome de Angelman es causado por una reducción severa de la expresión en un gen particular (el gen UBE3a) en el cerebro.

Por naturaleza de UBE3a, solo una copia del cromosoma 15 heredada de la madre es capaz de funcionar activamente. Se desconoce a qué se dirige este gen y cómo su función es relevante para el síndrome de Angelman.

Existen múltiples errores genéticos o cromosómicos que se sabe que dan como resultado el síndrome de Angelman.

Los bebés con síndrome de Angelman parecen normales al nacer, pero a menudo tienen problemas de alimentación en los primeros meses de vida y presentan retrasos apreciables en el desarrollo entre 6 y 12 meses. Las convulsiones a menudo comienzan entre los 2 y 3 años de edad.

El deterioro del habla es pronunciado, con poco o ningún uso de las palabras. Las personas con este síndrome a menudo muestran los siguientes que pueden tener deficiencias funcionales severas:

  • Hiperactividad.
  • Tamaño de cabeza pequeña.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos de movimiento y equilibrio.

Los niños con síndrome de Angelman suelen tener un comportamiento feliz y excitable con frecuentes movimientos de sonreír, reír y aletear.

Además de la hiperactividad, una capacidad de atención breve y una fascinación por el agua son comunes.

Con la edad, las personas con síndrome de Angelman se vuelven menos excitables, y los problemas para dormir tienden a mejorar. Sin embargo, las personas afectadas continúan teniendo discapacidad intelectual, discapacidad grave del habla y convulsiones a lo largo de sus vidas.

Los adultos con síndrome de Angelman tienen características faciales distintivas que pueden describirse como «gruesas».

Otras características comunes incluyen piel inusualmente blanca con cabello claro y una curvatura anormal de lado a lado de la columna vertebral (escoliosis). La expectativa de vida de las personas con esta afección parece ser casi normal.

El síndrome de Angelman resulta de la ausencia de una copia funcional del gen UBE3A heredado de la madre.

Causas

Eliminaciones Génicas

Casi el 70% de los casos del síndrome de Angelman son causados ​​por la eliminación de una secuencia de genes particular en la copia materna del cromosoma 15. Esto es un error de copia en la replicación del ADN que termina eliminando por completo una secuencia de la nueva cadena de ADN.

Mutaciones UBE3a

La siguiente causa más común de EA afecta solo al 11% de los casos. Todo el gen UBE3a se muta durante la replicación, lo que resulta en una disminución significativa de la UBE3a funcional en el cerebro.

Disomía Uniparental

La disomía uniparental es la causa de aproximadamente el 7% de los casos. Con la disomía uniparental, un individuo heredaría dos copias del cromosoma 15 paterno, a diferencia de una copia materna y una copia paterna.

Debido a la impronta genómica, esto significa que dos copias inactivas del gen UBE3a se heredan, lo que significa que no hay UBE3a presente y funcional en el cerebro.

Defecto de Impresión

Un defecto de impresión es similar, pero no es lo mismo que el problema experimentado por la disomía uniparental.

En el caso de un defecto de impresión, el centro de impresión en el cromosoma 15 materno está dañado de algún modo, lo que significa que se pierde la información de impresión que dirige el gen UBE3a para que esté activo.

Hay un número significativo de casos de síndrome de Angelman, alrededor del 11%, que no tienen una causa conocida en la actualidad.

Todas las pruebas en estos individuos arrojan resultados normales, pero aún cumplen con los criterios de diagnóstico para el síndrome de Angelman.

Es posible que existan mutaciones genéticas o cromosómicas aún no reconocidas que estén causando el síndrome de Angelman pero que no son aparentes cuando se usan nuestros métodos de prueba típicos.

Tratamiento

No hay una terapia específica para el síndrome de Angelman. La terapia médica para las convulsiones generalmente es necesaria. Las terapias físicas y ocupacionales, la terapia de comunicación y las terapias conductuales son importantes para permitir que las personas con síndrome de Angelman alcancen su máximo potencial de desarrollo.

No hay cura para el Síndrome de Angelman. Todo el tratamiento en este momento tiene como objetivo gestionar las dificultades médicas y de desarrollo experimentadas por los diagnosticados con síndrome de Angelman.

Cada caso individual se trata teniendo en cuenta los desafíos únicos que puede presentar un equipo de profesionales de la salud.

Los métodos de tratamiento comunes implican tomar medicamentos anticonvulsivos, terapia física, terapia de comunicación para adaptarse a la discapacidad del habla y terapia conductual para hacer frente a la hiperactividad y un período de atención más breve.

¿Cuál es el pronóstico del síndrome de Angelman?

La mayoría de las personas con síndrome de Angelman tendrán retrasos severos del desarrollo, limitaciones del habla y dificultades motoras.

Sin embargo, las personas con síndrome de Angelman pueden tener una duración de vida normal y, en general, no muestran una regresión del desarrollo a medida que envejecen. El diagnóstico precoz y las intervenciones y terapias adaptadas ayudan a mejorar la calidad de vida.