Valores Normales de Glucosa: Conozca Cuál es el Valor Recomendado de la Curva de Tolerancia a la Glucosa

glucosa 130 es normal

El azúcar proviene de los alimentos que se consumen diariamente y se libera después de ser almacenado de los tejidos del cuerpo.

El cuerpo convierte el azúcar, también llamada glucosa, en energía para que su cuerpo pueda funcionar.

El páncreas produce una hormona denominada insulina, su función es movilizar la glucosa desde el torrente sanguíneo hasta las células de los tejidos.

Después de comer, el nivel de glucosa en la sangre aumenta bruscamente.

El páncreas responde liberando suficiente insulina para manejar ese aumento del nivel de glucosa, movilizando la glucosa de la sangre hacia las células, esto ayuda a devolver el nivel de glucosa en sangre a su nivel anterior, más bajo.

Cuando un individuo padece de diabetes, dos condiciones pueden hacer que aumente el azúcar en la sangre:

  • El páncreas no produce suficiente insulina.
  • La insulina no funciona correctamente.

Como resultado de cualquiera de estas situaciones, el nivel de azúcar en la sangre permanece alto, a esta afección se le denomina hiperglucemia o diabetes mellitus.

Si la diabetes no se diagnostica ni se trata a tiempo, puede causar daños irreversibles en los ojos, los riñones, los nervios, el corazón, los vasos sanguíneos y otros órganos.

La medición de los niveles de glucosa en la sangre le permite al paciente y a al médico saber si se tiene el riesgo de desarrollar la diabetes.

Con mucha menos frecuencia, también puede ocurrir lo contrario: un nivel demasiado bajo de azúcar en la sangre, una afección llamada hipoglucemia, que puede ser causada por:

  • La presencia de demasiada insulina.
  • Por trastornos hormonales.
  • Enfermedades del hígado.

La glucosa en el organismo

El azúcar en la sangre, o glucosa, es una fuente importante de energía y proporciona nutrientes a los órganos, músculos y sistema nervioso del cuerpo.

El cuerpo obtiene glucosa de los alimentos que consume, y la absorción, el almacenamiento y la producción de glucosa se regulan constantemente mediante procesos complejos que afectan al intestino delgado, el hígado y el páncreas.

El nivel normal de azúcar en la sangre varía de una persona a otra, pero existe un rango normal de azúcar en la sangre en ayunas, que es la cantidad de glucosa en la sangre de seis a ocho horas después de una comida, y se mide en miligramos por decilitro.

Las variaciones en los niveles de azúcar en la sangre, tanto antes como después de las comidas, son normales y reflejan la forma en que la glucosa es absorbida y almacenada en el cuerpo.

Después de comer, el cuerpo descompone los carbohidratos de los alimentos en partes más pequeñas, incluida la glucosa, que pueden ser absorbidas a través del intestino delgado.

A medida que el intestino delgado absorbe la glucosa, el páncreas libera insulina, que estimula los tejidos corporales y hace que estos absorban la glucosa y la metabolicen, en un proceso conocido como glucogénesis.

Esta glucosa almacenada en forma de glucógeno, se usa para mantener niveles saludables de azúcar en la sangre entre las comidas.

Cuando los niveles de glucosa disminuyen entre las comidas, el cuerpo libera el azúcar que se necesita para llevar a cabo los procesos fundamentales del organismo.

El proceso es iniciado por el páncreas, que libera una hormona conocida como glucagón, que promueve la conversión de azúcar almacenada (glucógeno) en el hígado de nuevo a glucosa y esta es liberada en el torrente sanguíneo.

Cuando no hay suficiente glucosa almacenada para mantener los niveles normales de azúcar en la sangre, el organismo incluso producirá su propia glucosa a partir de fuentes sin carbohidratos (como los aminoácidos y el glicerol).

Este proceso, conocido como gluconeogénesis, ocurre con mayor frecuencia durante el ejercicio intenso y en los casos de inanición.

Si bien puede parecer complicado, hay una buena razón para que el cuerpo continúe con esta danza interminable de la glucosa: demasiada o muy poca glucosa en la sangre puede causar problemas de salud graves.

Demasiada glucosa durante un tiempo prolongado (hiperglucemia) puede provocar la destrucción de los nervios, una menor resistencia a las infecciones y enfermedades cardíacas y renales.

Por otro lado, la falta de glucosa en la sangre durante un período prolongado (hipoglucemia) puede afectar la función cerebral, causando fatiga, desmayos, irritabilidad y, en algunos casos, convulsiones y pérdida de la conciencia.

Prueba de glucosa en la sangre

Una prueba de glucosa en la sangre se lleva a cabo en procesos domésticos a través del glucómetro y en el laboratorio.

El glucometro sirve para medir los niveles de glucosa de forma inmediata, utilizando sangre de los dedos de las manos usualmente, que se obtendrá con la ayuda de una lanceta (aguja) que se colocara en una tira de prueba en el dispositivo.

Las pruebas de sangre que se utilizan en el laboratorio para medir los niveles de glucosa en la sangre y detectar la diabetes, son:.

Prueba aleatoria de glucosa en plasma

La prueba aleatoria de sangre se puede realizar en cualquier momento. Este tipo de pruebas se utiliza en el diagnóstico de diabetes tipo 1 y se realiza en poco tiempo.

Prueba de glucosa en plasma en ayunas

La prueba de glucosa en ayunas se realiza después de permanecer el individuo al menos ocho horas en ayuno y, por lo tanto, generalmente se toma la muestra en horas de la mañana.

Las pautas que se han establecido en la actualidad consideran que un resultado de glucosa en ayuno que presente un valor de 5,5 a 6,9 mmol por litro, coloca a una persona en mayor riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2, particularmente cuando esta se acompaña de otros factores de riesgo.

Prueba de tolerancia oral a la glucosa

La prueba de tolerancia oral a la glucosa se realiza tomando primero una muestra de sangre patrón en ayunas y luego se debe ingerir una bebida que contiene 75 g de glucosa.

Después de transcurridas dos horas se toma otra muestra de sangre, para realizar la comparación.

Prueba de HbA1c para el diagnóstico de diabetes

La prueba de HbA1c aunque no mide directamente el nivel de glucosa en la sangre, el resultado va a reflejar qué tan altos o bajos han sido los niveles de glucosa en la sangre durante un período de 2 a 3 meses.

Las indicaciones de diabetes o de predisposición a la diabetes se dan si se presentan los siguientes resultados:

  • Normal: por debajo de 42 mmol / mol (6.0%).
  • Prediabetes: de 42 a 47 mmol / mol (6.0 a 6.4%).
  • Diabetes: de 48 mmol / mol (6.5%) o más.

Valores normales de azúcar en sangre

Los valores normales de la sangre van a depender de la edad y la condición del paciente (enfermedades como la diabetes y el embarazo).

Para la mayoría de los individuos sanos, los niveles normales de azúcar en la sangre son los siguientes:

  • Entre 4.0 a 5.4 mmol por litro (72 a 99 mg por decilitro) durante el ayuno.
  • Hasta 7.8 mmol por litro (140 mg por decilitro) 2 horas después de comer.

Para las personas con diabetes, los objetivos de nivel de azúcar en la sangre son los siguientes:

  • Antes de las comidas: 4 a 7 mmol por litro para personas con diabetes tipo 1 o tipo 2.
  • Después de las comidas: menos de 9 mmol por litro para personas con diabetes tipo 1 y menos de 8.5mmol por litro para personas con diabetes tipo 2.

Mujeres con diabetes tipo 1 o tipo 2 que quedan embarazadas los valores de A1c: 7.0% o menos (o lo más cerca posible al 7.0%) y en la glucosa en sangre los valores son los siguientes:

  • En ayunas y antes de las comidas: menos de 5,3 mmol por litro.
  • 1 hora después de las comidas: menos de 7.8 mmol por litro.
  • 2 horas después de las comidas: menos de 6.7 mmol por litro.

Los niveles de azúcar en la sangre de niños sanos se encuentran entre 70 y 150 mg / dL.

Valores de glucosa en niños

Los niños crecen a una velocidad rápida y para el funcionamiento normal de su cerebro y órganos, sus cuerpos requieren una cantidad óptima de glucosa.

Por lo general, los niños desarrollan diabetes tipo 1 debido a un desequilibrio de glucosa.

Cada niño tiene necesidades diferentes; por lo que se debe solicitar al pediatra que determine los mejores niveles de glucosa para un niño.

El azúcar en la sangre suele ser más alto después de una comida y más bajo después de un entrenamiento físico intenso.

Para ayudar a mantener el nivel de azúcar en la sangre de un niño en el rango normal, se debe asegurar una dieta saludable llena de frutas y verduras frescas.

Los niveles normales de azúcar en sangre según grupos de edad son los siguientes:

De 0 a 5 años

El rango normal de azúcar en la sangre en bebés desde recién nacidos hasta niños de cinco años es de 100 a 200 mg por dL.

El azúcar en la sangre en ayunas debe estar cerca de 100 mg / dL.

Los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas y antes de ir a la cama deben estar cerca de los 200 mg por dl.

Si se encuentra por debajo de 150 mg por dL antes de acostarse, debe informarlo al médico.

El médico puede recomendar un refrigerio a la hora de acostarse y / o pruebas antes de irse a la cama.

De 5 a 11 años

Para los niños que tienen entre 5 y 11 años, los niveles normales de glucosa en sangre son de 70 a 150 mg por dL.

El azúcar en la sangre en ayunas debe estar cerca del extremo inferior del nivel normal de azúcar y debe estar cerca del extremo superior después de cada comida y antes de acostarse.

El nivel de glucosa por debajo de 120 mg por dL durante la noche requiere atención médica.

De 12 años y más

Para los niños mayores de 12 años, los niveles normales de azúcar en la sangre son similares a los de los adultos.

El médico puede recomendar un refrigerio a la hora de acostarse si el nivel de glucosa en la sangre del niño es inferior a 100 mg por dl antes de irse a dormir.

Prevención de la hipoglucemia en niños

El diagnóstico de la hipoglucemia en las primeras etapas es ideal para el tratamiento de un niño.

Los padres y los niños deben educarse acerca de los síntomas de la hipoglucemia. Se debe enseñar a los niños diabeticos la forma de controlar el azúcar en la sangre como una ventaja adicional.

Se debe informar a las personas que rodean al niño diabetico, como los maestros de escuela, las niñeras, los abuelos, los tíos, amigos cercanos o entrenadores acerca de la condición del niño y los síntomas de hipoglucemia , para que puedan manejar al niño en ausencia de los padres.

Se debe mantener un registro de los alimentos que consume el niño a lo largo del día, y tratar de inculcar hábitos alimenticios saludables y hacer que participe en algún tipo de actividad física.