Amigdalitis Aguda: Definición, Causas, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento y Prevención

dolor de garganta

Las amígdalas son parte del sistema inmunológico, un tejido glandular (linfático) ubicadas a cada lado de la parte posterior de la garganta.

Producen anticuerpos y glóbulos blancos (linfocitos) para atacar los gérmenes dentro de la boca. Esto hace que las amígdalas formen parte de la primera línea de defensa contra las bacterias en los alimentos o el aire.

Las amígdalas son relativamente pequeñas en el primer año de vida del bebé y aumentan de tamaño a medida que el niño crece. Por lo general, están en su mayor tamaño entre las edades de cuatro y siete años.

La amigdalitis puede desarrollarse en personas de todas las edades, sin embargo, en los adultos generalmente la enfermedad no se presenta tan a menudo como los niños.

Causas de la amigdalitis aguda

La amigdalitis es causada por virus y bacterias, y en casos raros, puede ser causada por un hongo o un parásito.

La amigdalitis se propaga a través del aire cuando una persona infectada respira, tose o estornuda.

El individuo puede infectarse después de inhalar las bacterias contenidas en estas gotas. También estas gotas  si caen en la piel o sobre algunos objetos pueden infectar al individuo si llegan a tener contacto con la boca, la nariz o los ojos.

Complicaciones de la amigdalitis

La amigdalitis aguda puede llevar a una serie de complicaciones, entre ellas:

Infecciones secundarias

El agrandamiento crónico y la infección de las amígdalas, en combinación con una infección adenoidea, pueden causar infecciones en otras estructuras cercanas:

  • Las vías respiratorias en la región de la nariz pueden infectarse (sinusitis) y pueden desarrollarse problemas con el drenaje nasal u obstrucción.
  • La trompa de Eustaquio de la oreja también puede verse afectada, lo que da lugar a infecciones crónicas del oído.

Otitis media en niños

Las adenoides forman parte del mismo grupo de ganglios linfáticos que las amígdalas.

Cuando las adenoides se hinchan (generalmente cuando las amígdalas están inflamadas), pueden bloquear la trompa de Eustaquio, que va desde la parte posterior de la garganta hasta el oído medio.

Este es el tubo delgado con el que empuja el aire de los oídos. Si este tubo permanece bloqueado la mayor parte del tiempo, se forma un líquido pegajoso en el oído medio que interfiere con la audición.

Absceso de Quincy

Si la infección se disemina hacia el tejido que rodea las amígdalas, se puede formar un absceso en la garganta.

Esto causa dolor severo y puede interferir con la deglución e incluso la respiración. Los antibióticos pueden ayudar, pero a veces se necesita una intervención quirúrgica sencilla para drenar el absceso.

Amigdalitis crónica

Cuando la infección de las amígdalas no desaparece. La persona puede padecer amigdalitis crónica y requerir una cirugía para la extracción de las amígdalas.

Respiración crónica por la boca

Esto puede hacer que los dientes se alineen mal (maloclusión).

Síntomas de la amigdalitis aguda

Los síntomas típicos de la amigdalitis aguda son un dolor de garganta muy intenso con amígdalas inflamadas de color rojo brillante.

El inicio del dolor puede ser rápido o gradual. Estos síntomas pueden ir acompañados de cualquiera de los siguientes:

  • Una descarga de color blanco grisáceo o manchas en las amígdalas.
  • Dificultad para tragar.
  • Dolor de oídos al tragar.
  • Mal aliento.
  • Babeo.
  • Nódulos linfáticos inflamados y sensibles en el cuello debajo de la mandíbula.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.

La infección repetida puede causar la formación de pequeñas depresiones, llamadas criptas, en la superficie de las amígdalas. Estas criptas pueden albergar bacterias y pueden contener bolsas de pus.

A menudo, se encuentran pequeñas piedras llamadas amigdalolitos en estas criptas. Estas piedras pueden contener altas cantidades de azufre y emitir un olor característico a «huevo podrido» cuando se trituran. Esto contribuye al mal aliento del paciente.

Los amigdalolitos también pueden dar al paciente la sensación desagradable de tener algo atrapado en la parte posterior de la garganta y obstruir la respiración. Esto último puede resultar en:

  • Ronquidos.
  • Apnea del sueño (cuando el niño deja de respirar por períodos breves mientras duerme).
  • Despertar frecuentemente del sueño.
  • Sueño sin descanso.
  • Pesadillas.

Tales problemas relacionados con el sueño pueden llevar al desarrollo de cambios en el estado de ánimo, somnolencia excesiva, retraso en el desarrollo y, a veces, incluso problemas cardíacos.

Diagnóstico

El médico someterá al paciente a un examen general de oído, nariz y garganta, para ver si tiene amígdalas enrojecidas e inflamadas con manchas o llagas y realizará también una revisión del historial médico del paciente.

El médico utilizará un hisopo de garganta (que parece un bastoncillo de algodón largo) para extraer una pequeña muestra de moco de las amígdalas. Esto se enviará a un laboratorio para su análisis.

Las muestras se utilizan principalmente para pacientes en grupos de alto riesgo (como aquellos con sistemas inmunitarios debilitados) o si el tratamiento anterior ha fallado.

En algunos casos, el médico también realizará un análisis de sangre para verificar su recuento sanguíneo o para detectar la fiebre glandular.

La amigdalitis bacteriana puede ser causada por un número de diferentes bacterias, pero por lo general es causada por el grupo de bacterias Streptococcus.

En el pasado, las infecciones bacterianas graves, como la difteria, han provocado amigdalitis, pero ahora esto es muy raro debido a la vacunación y al tratamiento mejorado de estas enfermedades.

Los virus que causan la amigdalitis son a menudo los que afectan con frecuencia el sistema respiratorio.

Incluyen el virus de la gripe, el virus de la parainfluenza (que causa la laringitis y el crup), el adenovirus, el enterovirus y el rinovirus.

En casos raros, la amigdalitis puede ser causada por el virus de Epstein-Barr, que es el virus que causa la fiebre glandular. Es posible que se tengan ganglios linfáticos inflamados (glándulas) en todo el cuerpo y un bazo agrandado.

Tratamiento de la amigdalitis 

Si la amigdalitis es causada por un virus o una bacteria, es probable que el sistema inmunológico elimine la infección en unos pocos días.

Se debe asegurar comer e ingerir líquidos, incluso si  resulta doloroso tragar. Una mala alimentación y la deshidratación puede empeorar los síntomas, provocando también dolores de cabeza y cansancio.

Analgésicos, pastillas y aerosoles para la garganta

Debido a que la mayoría de los ataques de amigdalitis son causados por virus, la mayoría del tratamiento está dirigido a ayudar a aliviar los síntomas como el dolor y la fiebre.

El paracetamol puede ayudar, aunado al reposo. Se debe administrar las bebidas frías, los bloques de hielo y el helado. Por lo general, se desinflaman rápidamente cuando la infección ha desaparecido.

Puede tomar paracetamol o ibuprofeno para aliviar los síntomas como dolores generales, dolor de cabeza y fiebre. Al tomar medicamentos, se debe seguir siempre las instrucciones para asegurarse de que se está tomando la dosis correcta en los intervalos de tiempo correctos.

No se debe tomar ibuprofeno si se tiene antecedentes de úlceras estomacales, indigestión, asma o enfermedad renal.

Si se está embarazada, no tome ibuprofeno y solo tome paracetamol como lo indique su médico de cabecera. 

También hay tratamientos de venta libre que pueden aliviar el dolor de garganta, como pastillas y aerosoles orales.

Algunas personas encuentran que hacer gárgaras con una solución antiséptica suave puede ayudar a aliviar el dolor de garganta, aunque la investigación sobre su efectividad es limitada.

No se debe administrar aspirina a pacientes menores de 20 años. Esta se ha vinculado a una enfermedad grave llamada síndrome de Reye.

Antibióticos

Como la mayoría de los casos de amigdalitis son causados por un virus, no responden a los antibióticos.

Se pueden usar antibióticos para tratar la amigdalitis bacteriana. Se pueden recetar si la amigdalitis empeora con el tiempo o si ha tenido una temperatura alta durante mucho tiempo.

Los estudios han demostrado que los antibióticos pueden reducir el riesgo de complicaciones, como la fiebre reumática.

Si se contrae amigdalitis con frecuencia, esto puede afectar la elección del tratamiento.

Cirugía

Los tratamientos, con analgésicos y antibióticos (en casos de amigdalitis bacteriana), pueden ayudar a aliviar sus síntomas.

Pero si los síntomas son particularmente graves, se tienen ataques recurrentes de amigdalitis, si no responde a los medicamentos antibacterianos o si el paciente es alérgico a los antibióticos, la cirugía puede ser una opción.

Si es lo suficientemente grave como para interferir en su vida diaria, el médico puede sugerir que se extraiga las amígdalas. Esto se hace en una operación conocida como amigdalectomía.

La amigdalectomía es una de las operaciones más comunes que se realizan en niños.

La mejor atención y la disponibilidad de antibióticos efectivos significan que la extirpación quirúrgica de las amígdalas es menos común hoy en día que antes.

La cirugía conlleva algunos riesgos, incluido el sangrado durante y después de la operación en algunas personas.

El dolor de garganta y la dificultad para comer son habituales en los primeros días después de la operación. La recuperación completa generalmente toma de dos a tres semanas.

Los abscesos periamigdalinos se pueden drenar con una aguja y una jeringa o haciendo una incisión con un bisturí. La amigdalectomía es una opción en aquellos con antecedentes de abscesos de Quincy.

Prevención

Evitar el contacto cercano con personas que tengan amigdalitis es recomendable para prevenir la transmisión de la infección.

Los niños deben mantenerse alejados de  otros miembros de la familia y otras personas con amigdalitis tanto como sea posible.

También deben usarse medidas de higiene para prevenir la propagación de la infección. Éstos incluyen:

  • Lavado y secado regular y minucioso de manos.
  • Usar un pañuelo para cubrir toses y estornudos.
  • Lavar y secar las manos frecuentemente.
  • No compartir alimentos, líquidos, o comer utensilios o recipientes para beber.
  • Limpieza frecuente de superficies especialmente en la cocina y el baño.