Ataque Epiléptico: Tipos, Síndromes de Epilepsia, Síntomas, Causas y Tratamiento

cuales son los síntomas del ataque epiléptico

Es una afección en la cual las personas tienen convulsiones.

Hay muchos tipos diferentes de ataques, que van desde síntomas menores notados solo por la persona afectada, hasta convulsiones, el tipo de ataque epiléptico más fácilmente reconocido.

Hechos importantes acerca de los ataques son:

  • Donde comienzan en el cerebro.
  • Cómo se extendieron y cuánto del cerebro se ve afectado.

¿Es posible dividir los ataques en grupos?

Los ataques epilépticos se dividen en dos grupos principales.

Ataques parciales (focales)

Estos ataques comienzan en una parte específica de la sustancia blanca del cerebro (corteza cerebral).

El punto de partida de la actividad eléctrica anormal se llama ‘foco’. Durante los ataques, pueden permanecer allí, diseminarse a las áreas circundantes o eventualmente extenderse para involucrar todo el cerebro.

Es más importante determinar los primeros síntomas de un ataque, ya que esto indicará dónde se encuentra el foco.

Si la persona tiene espasmos en la mano derecha, el foco debe estar en la mitad izquierda del cerebro. En general, el lado izquierdo del cerebro controla el lado derecho del cuerpo.

Si el ataque comienza con un destello de luz, el foco está en el área en la parte posterior del cerebro (el lóbulo occipital) que se ocupa de la visión.

Si hay experiencias alucinatorias, que pueden ser la conciencia de un sabor u olor extraño o una sensación de déja vu, el ataque proviene de un lóbulo temporal situado a los lados del cerebro.

 Ataques parciales simples

Se caracterizan por que el paciente está alerta, despierto y sabe lo que está sucediendo. Estos tipos de ataques a menudo se llaman auras, especialmente cuando progresan hacia ataques más severos.

Es una ventaja para la persona poder comunicarse con aquellos a su alrededor durante el ataque, por ejemplo, ser capaz de decirle a la gente que el ataque no es peligroso y que se detendrá por sí mismo.

 Ataques parciales complejos

En este tipo de ataque, la persona pierde la conciencia y, por lo tanto, no puede comunicarse ni recordar lo que sucedió. A menudo está precedido por un ataque parcial simple.

Debido a que se pierde la conciencia, la persona puede mirar al vacío o hacer cosas automáticas, como masticar o chasquear los labios, hurgar en la ropa u objetos cercanos o levantarse y deambular confundidos.

Los ataques suelen durar unos minutos. Estos ataques pueden ser embarazosos y socialmente incapacitantes. La mayoría de los ataques parciales complejos comienzan en el lóbulo temporal.

Pueden ser difíciles de controlar con medicamentos y algunas veces se curan con cirugía.

 Síntomas de ataques generalizados

Cuando el ataque se expande para afectar todo el cerebro, la víctima tendrá lo que se llama convulsión clónica tónica generalizada secundaria. Esto también se conoce como ataque de convulsión o gran mal.

Los médicos actualmente prefieren usar el término de convulsión clónica tónica ya que es descriptivo de lo que sucede durante el ataque:

  • Primero, la persona se pone rígida (tónica) y luego se sacude (clónica).
  • La respiración puede detenerse durante el ataque y la piel de la persona puede ponerse azul.
  • La sacudida típicamente dura de uno a dos minutos, pero puede durar más tiempo. Cuando la sacudida se detiene, puede ser imposible despertar a la persona por unos minutos.

Durante los ataques, las personas pueden lesionarse al caer al piso. Pueden morderse la lengua o convertirse en incontinentes.

Durante un ataque tónico clónico, es importante quitar todos los objetos filosos o pesados cerca de la persona y después de que la convulsión haya terminado, ponerlos de lado en la posición de recuperación.

Nunca se debe poner nada en la boca de alguien que tenga un ataque tónico clónico.

Ataques generalizados

En este tipo de ataque no hay foco. Las convulsiones generalizadas ocurren debido a la actividad eléctrica anormal que ocurre espontáneamente en ambos lados del cerebro.

Se cree que muchas de las epilepsias que causan convulsiones generalizadas tienen una base genética. Hay varios tipos de ataques generalizados

Tónico-clónico generalizado

Además de ocurrir en personas con epilepsia focal, aquellos con epilepsia generalizada pueden tener convulsiones tónicas clónicas.

Es muy importante que los médicos sean capaces de distinguir entre convulsiones tónicas clónicas con inicio generalizado y aquellas con inicio parcial, ya que el tratamiento y la investigación son diferentes.

Las convulsiones tónicas clónicas con un inicio generalizado, ocurrirán sin previo aviso.

Para las convulsiones tónicas clónicas con un inicio focal, el paciente generalmente recibirá una advertencia (aura) y también puede experimentar ataques parciales o complejos simples.

Ataques de ausencia

En este tipo de ataque, la persona pierde brevemente el conocimiento y mira hacia el espacio (generalmente por menos de 10 segundos) y realiza una recuperación inmediata.

Durante el ataque, el paciente puede parpadear. A veces, las ausencias pueden ocurrir con gran frecuencia, hasta 100 veces al día, y por lo tanto puede ser un problema grave.

Por ejemplo, cuando la persona está en la escuela y su condición no es reconocida.

Otros tipos generalizados de ataques

 Mioclónico:

Contracción breve y simétrica es de los brazos y las piernas, similares a los que muchas personas experimentan mientras se duermen.

Las convulsiones mioclónicas generalmente ocurren por la mañana dentro de una hora más o menos de la vigilia.

Ataques atónicos

En este tipo de ataque, los músculos se relajan repentinamente, causando que la persona caiga al suelo. A menudo se producen lesiones en la cabeza o en la cara.

¿Qué son los síndromes de epilepsia?

Hasta ahora, nos hemos concentrado en diferentes tipos de ataques epilépticos. Es importante recordar que la epilepsia no es una afección única sino un grupo de afecciones.

Para comprender mejor la epilepsia, por ejemplo, la causa y el pronóstico, los diferentes tipos de epilepsia se han categorizado en síndromes.

Ejemplos de síndromes de epilepsia parciales

Es importante poder categorizar, cuando sea posible, el síndrome de epilepsia que el paciente tiene, ya que esto influirá en la elección del tratamiento y el resultado final.

Epilepsia del lóbulo temporal, frontal, parietal u occipital del lóbulo

La mayoría de los síndromes de epilepsia parcial se nombran según el sitio del foco, por ejemplo, epilepsia del lóbulo temporal.

Si se ha encontrado una lesión en la RM / TC (por ejemplo, anomalía congénita o tumor), la epilepsia se denomina sintomática.

Si no se encuentra ninguna lesión, la epilepsia se denomina criptogénica.

Para las epilepsias sintomáticas, el pronóstico depende en gran medida de la patología que la epilepsia es sintomática.

Epilepsia rolandiana

Esto se denomina epilepsia parcial idiopática y puede estar genéticamente determinada en gran medida.

En esta afección, generalmente hay movimientos musculares anormales localizados (ataques motores focales).  Que afectan un lado de la cara.

Generalmente ocurren de noche, acompañado de ruidos guturales y producción excesiva de saliva. La víctima está despierta durante el ataque, que podría progresar a un ataque tónico clónico generalizado secundario.

El electroencefalograma (EEG) muestra picos focales característicos en el área del motor. El pronóstico siempre es bueno.

La mayoría de las personas tiene pocos ataques y se detienen antes de los 15 años. Puede haber algún grado de dificultad lectora, pero la inteligencia es normal.

 Síndromes de epilepsia generalizada

Fiebre de ausencia infantil y juvenil

Estas son dos de las epilepsias generalizadas y se cree que son origen genético.

En estos dos síndromes, se experimentan crisis de ausencia. No es de extrañar que la epilepsia por ausencia en la infancia tenga su inicio en la infancia y la epilepsia por ausencia juvenil en la adolescencia.

Ambos se acompañan de cambios característicos del EEG, ‘ondas pico’ en el trazado que ocurren aproximadamente tres veces por segundo.

Aproximadamente del 70 al 80 por ciento controlan los ataques al tratamiento, que generalmente pueden suspenderse en la adolescencia posterior sin reaparición de los ataques.

Algunos niños desarrollarán otros tipos de convulsiones generalizadas. Por lo general, tienen inteligencia normal.

 Epilepsia mioclónica juvenil

Esta es otra epilepsia generalizada idiopática que generalmente comienza en la adolescencia.

Se cree que representa del 5 al 10 por ciento de todos los casos entre jóvenes y adultos.

Los pacientes experimentan convulsiones mioclónicas, particularmente dentro de una hora más o menos de la vigilia, la mayoría también experimentará convulsiones tónicas clónicas. Alrededor de un tercio también  experimentarán convulsiones de ausencia.

El EEG generalmente mostrará fotosensibilidad, es decir, actividad adicional cuando mira la luz. Las convulsiones a menudo se precipitan por falta de sueño o alcohol.

Causas

La epilepsia es causada por impulsos eléctricos anormales en grupos de células nerviosas (neuronas) que se encuentran en el cerebro.

Para fines de diagnóstico, la epilepsia se divide en dos grupos principales.

Epilepsia idiopática (epilepsia primaria)

En casos de este tipo, la causa es desconocida.

Sin embargo, se cree que los ataques son causados por la falta de un grupo particular de sustancias químicas (los neurotransmisores) que se utilizan para regular los impulsos eléctricos en el cerebro.

Puede haber un fondo hereditario (genético), ya que la epilepsia del mismo tipo se ve a menudo entre los familiares.

Además, las irregularidades del EEG similares a las del paciente a menudo se ven entre los miembros de la familia, incluso si no sufren de epilepsia, es una especie de marca genética.

Una nueva investigación ha demostrado que ciertos casos de epilepsia idiopática son claramente hereditarios, causados por anomalías cromosómicas.

El paciente no tiene otros signos de enfermedad neurológica o defectos mentales.

Epilepsia sintomática (epilepsia secundaria)

Hay una causa conocida para la epilepsia en estos pacientes. Los desencadenantes de la epilepsia pueden ser numerosas enfermedades o tipos de daño cerebral.

Los siguientes son los más comunes:

Anomalías del desarrollo

Daño que ocurre en el cerebro a medida que se desarrolla durante los primeros tres meses del embarazo.

Esto puede ser revelado por las imágenes de resonancia magnética modernas y causa muchos de los casos difíciles de controlar en los niños.

Trauma en el cráneo

A diferencia de la conmoción cerebral ordinaria, los traumatismos o las lesiones accidentales pueden ser tan graves que el paciente ingresa en una sala neuroquirúrgica.

La posibilidad de epilepsia después de un trauma varía de 5 a 50 por ciento, con el riesgo más alto después de una fractura de cráneo deprimida donde el tejido cerebral se ha dañado parcialmente o una herida de bala en la cabeza.

Coágulos de sangre (infartos) y hemorragias en el cerebro

Alrededor del 10 por ciento de todos los infartos cerebrales causan epilepsia. También puede seguir como después de una cirugía craneal.

Trastornos médicos metabólicos

Estos incluyen problemas tales como hiponatremia o hipercalcemia.

 Problemas al nacer

La epilepsia puede dar como resultado que el bebé sufra de falta de oxígeno en el cerebro durante el parto, como que el cordón umbilical se apriete o se tuerza.

Tumores cerebrales o tumores superficiales especialmente de crecimiento lento

Dado que estos pueden extirparse quirúrgicamente, es importante verificarlos si un paciente desarrolla epilepsia, especialmente si los ataques comienzan en una parte limitada del cerebro (ataques focales).

Las técnicas más importantes son las tomografías computarizadas y las imágenes por resonancia magnética.

 Encefalitis / meningitis

Las convulsiones prolongadas y las convulsiones febriles pueden inducir daño cerebral.

Abuso de alcohol / drogas

La epilepsia puede producirse debido a la abstinencia de alcohol o drogas o debido al abuso crónico de cualquiera de las sustancias.

Tratamiento

La epilepsia generalmente se trata con medicamentos. De esta manera, es posible que del 60 al 70 por ciento de los pacientes recientemente diagnosticados con epilepsia eviten los ataques, con efectos secundarios nulos o mínimos.

Otras formas de tratar la epilepsia incluyen la estimulación del nervio vago (ENV), la dieta cetogénica (ahora solo se recomienda para niños con epilepsia difícil de tratar) y la cirugía.

No existen terapias complementarias comprobadas, aunque los tratamientos para aliviar el estrés, como la aromaterapia y el yoga, pueden ser beneficiosos cuando el estrés desencadena ataques.

Monoterapia (terapia con un solo medicamento)

El medicamento más apropiado se administra en la menor dosis posible.

Si reaparece, la dosis se aumenta gradualmente hasta que cesa o el medicamento cause efectos secundarios negativos.

Terapia multidroga

Si un tipo de medicamento no funciona, se agrega un segundo medicamento. Si los ataques del paciente se detienen, el primer medicamento se reduce, ya que la mayoría de las personas pueden tratarse con un solo tipo (monoterapia).

Si la epilepsia es difícil de tratar, podría ser necesario probar con otros medicamentos. Sin embargo, si los medicamentos adicionales resultan ineficaces, se reduce la posibilidad de controlar los ataques.

 ¿Cómo determina el médico la dosis?

El nivel de medicamento en la sangre a menudo se mide para determinar su efecto en los ataques.

Es importante recordar que los niveles terapéuticos (y sus efectos secundarios) para pacientes epilépticos son solo pautas y que cada paciente debe ser tratado individualmente.

¿Con qué frecuencia se debe tomar el medicamento?

La mayoría de los medicamentos que se administran para tratar la epilepsia se toman en una o dos dosis por día.

No importa cómo se sienta el paciente, es importante tomar el medicamento regularmente para lograr resultados satisfactorios. Olvidarse de tomarlo podría desencadenar un ataque.

¿Qué tipo de medicina debería usarse?

Varios medicamentos están disponibles para diferentes tipos de epilepsia.

Algunos tipos son bastante específicos, solo tienen un efecto sobre ciertos tipos de epilepsia, mientras que en otros casos, no tienen ningún efecto o incluso pueden aumentar el riesgo de ataques.

En casos complicados de epilepsia, a menudo es una tarea difícil para el médico encontrar el tratamiento adecuado.