Autismo: Definición, Síntomas, Diagnóstico, Tipos, Tratamiento, Pronóstico y Prevención

cura del autismo

Es un trastorno del desarrollo caracterizado por problemas con la interacción social y la comunicación, y por un comportamiento restringido y repetitivo.

Los padres generalmente notan signos en los primeros dos o tres años de la vida de su hijo.

Estos signos a menudo se desarrollan gradualmente, aunque algunos niños con autismo alcanzan sus metas de desarrollo a un ritmo normal y luego empeoran.

El autismo es causado por una combinación de factores genéticos y ambientales.

Los factores de riesgo que podrían causar el autismo en los bebés incluyen ciertas infecciones durante el embarazo, como la rubéola y el ácido valproico, el alcohol o el consumo de cocaína.

El autismo afecta el procesamiento de la información en el cerebro al alterar cómo se conectan y se organizan las células nerviosas y sus sinapsis, cómo esto ocurre no se entiende bien.

En el DSM V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), el autismo se incluye dentro del espectro del autismo (ASD), junto con el síndrome de Asperger que es menos grave y el trastorno generalizado del desarrollo, no especificado (PDD-NOS).

Las intervenciones tempranas del habla o del comportamiento pueden ayudar a los niños con autismo a adquirir autocuidado, habilidades sociales y de comunicación.

Aunque no se conoce una cura, ha habido casos de niños que se recuperaron.

No muchos niños con autismo viven de forma independiente después de llegar a la edad adulta, aunque algunos tienen éxito.

Se ha desarrollado una cultura autista, con algunos individuos buscando una cura y otros creyendo que el autismo debe aceptarse como una diferencia y no tratarse como un trastorno.

En la década del 2000, el número de personas afectadas se estimó en 1-2 por cada 1,000 personas en todo el mundo.

En los países desarrollados, aproximadamente el 1,5% de los niños son diagnosticados con TEA y a partir de 2017, más del doble, uno en 150 en 2000 en los Estados Unidos.

Ocurre de cuatro a cinco veces más a menudo en niños que en niñas.

Pero muchas niñas autistas son diagnosticadas más tarde que los niños, según algunas investigaciones.

La cantidad de personas diagnosticadas ha aumentado dramáticamente desde la década de 1960, en parte debido a cambios en la práctica diagnóstica.

¿Cómo ven el mundo las personas autistas?

Algunas personas autistas dicen que el mundo se siente abrumador y esto puede causarles una ansiedad considerable.

En particular, comprender y relacionarse con otras personas, y participar en la vida cotidiana de la familia, la escuela, el trabajo y la vida social, puede llegar a ser muy difícil.

Otras personas parecen saber, intuitivamente, cómo comunicarse e interactuar entre sí, pero también pueden tener dificultades para establecer una buena relación con otras personas autistas.

Las personas autistas pueden preguntarse por qué son «diferentes» y sentir que sus diferencias sociales significan que las personas no las entienden.

Las personas que sufren de autismo a menudo no «parecen» discapacitadas.

Algunos padres con hijos autistas dicen que otras personas simplemente piensan que su hijo es malo, mientras que los adultos descubren que son malentendidos.

Síntomas

La gravedad de los síntomas varía mucho, pero todas las personas con autismo tienen algunos síntomas centrales en las áreas de:

Interacciones sociales y relaciones

  • Problemas significativos para desarrollar habilidades de comunicación no verbal: como mirar a los ojos, expresiones faciales y postura corporal.
  • Fracaso para establecer amistades con niños de la misma edad.
  • Falta de interés: en compartir el disfrute, los intereses o los logros con otras personas.
  • Falta de empatía: Las personas con autismo pueden tener dificultades para comprender los sentimientos de otra persona, como el dolor o la tristeza.

Comunicación verbal y no verbal

  • Demora para aprender el lenguaje o falta del mismo: hasta el 40% de las personas con autismo nunca hablan.
  • Problemas al tomar pasos para comenzar una conversación: las personas con autismo tienen dificultades para continuar una conversación después de que haya comenzado.
  • Uso estereotipado y repetitivo del lenguaje: las personas con autismo a menudo repiten una y otra vez una frase que han escuchado anteriormente, a esto se le conoce como ecolalia.
  • Dificultad para entender la perspectiva de sus oyentes: por ejemplo, una persona puede interpretar lo que se está diciendo palabra por palabra pero no logran captar el significado implícito.

Intereses limitados en actividades o juegos

  • Un enfoque inusual en las piezas: los niños más pequeños con autismo a menudo se centran en partes de juguetes, como las ruedas de un automóvil, en lugar de jugar con todo el juguete.
  • Preocupación por ciertos temas: por ejemplo, los niños mayores y los adultos pueden estar fascinados con los videojuegos, las tarjetas de intercambio o las matrículas.
  • Una necesidad de igualdad y rutinas: por ejemplo, un niño con autismo siempre puede necesitar comer pan antes de la ensalada e insistir en conducir la misma ruta todos los días a la escuela.
  • Comportamientos estereotipados: estos pueden incluir balanceo del cuerpo y aleteo de la mano.

Diagnóstico

Cuando los padres o los proveedores de apoyo se preocupan de que su hijo no esté siguiendo un curso de desarrollo típico, recurren a expertos, incluidos psicólogos, educadores y profesionales médicos, para un diagnóstico.

A primera vista, algunas personas con autismo pueden parecer tener una discapacidad intelectual, problemas de procesamiento sensorial o problemas de audición o visión.

Para complicar aún más las cosas, estas condiciones pueden coincidir con el autismo.

Sin embargo, es importante distinguir el autismo de otras afecciones, ya que un diagnóstico preciso y temprano de autismo puede proporcionar la base para un programa educativo y de tratamiento apropiado.

Otras condiciones médicas o síndromes, como el trastorno del procesamiento sensorial, pueden presentar síntomas que son confusamente similares al autismo. Esto se conoce como diagnóstico diferencial.

Existen muchas diferencias entre un diagnóstico médico y una determinación educativa, o evaluación escolar, de una discapacidad.

El médico realiza un diagnóstico basado en una evaluación de síntomas y pruebas de diagnóstico.

El diagnóstico médico del trastorno del espectro autista, por ejemplo, es realizado con mayor frecuencia por un médico según el Manual diagnóstico y estadístico (DSM-5, publicado en 2013) de la Asociación Estadounidense de Psicología.

Este manual guía a los médicos a diagnosticar el trastorno del espectro autista de acuerdo con un número específico de síntomas.

Una breve observación en un solo entorno no puede presentar una imagen real de las habilidades y comportamientos de alguien.

La historia del desarrollo de la persona y las aportaciones de los padres, cuidadores y / o maestros son componentes importantes de un diagnóstico preciso.

Una determinación educativa es hecha por un equipo de evaluación multidisciplinario de varios profesionales escolares.

Los resultados de la evaluación son revisados por un equipo de profesionales calificados y los padres para determinar si un estudiante califica para educación especial y servicios relacionados bajo la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA).

Tipos de autismo

Hasta hace poco, los expertos hablaban sobre diferentes tipos de autismo, como el trastorno autista, el síndrome de Asperger, el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (PDD-NOS), etc.

Pero ahora todos se llaman «trastornos del espectro autista».

El trastorno generalizado del desarrollo no especificado y el Asperger están clasificados dentro del autismo leve.

Autismo leve

Todos los síntomas del autismo generalmente aparecerán antes de que el niño llegue a la edad de tres o puede ocurrir en menor grado en los otros trastornos del espectro autista.

Aquellos trastornos que exhiben los mismos síntomas pero en diferentes grados, como el síndrome de Asperger y PDD-NOS que ambos presentan síntomas de autismo leve, y los síntomas continuarán en la edad adulta convirtiéndolos en «trastornos generalizados del desarrollo».

Los déficits sociales son quizás la principal característica definitoria de todos los diversos tipos de autismo y la falta de capacidad para pensar o sentir desde la perspectiva de otro individuo (la teoría de la mente).

Esencialmente, los pacientes autistas simplemente no reconocen que otros seres humanos son autónomos e inteligentes de la misma forma en que lo son.

Esta falta de habilidades de interacción social también se puede ver cuando los niños y adultos con autismo se encuentran en entornos normales, donde mostrarán menos contacto visual y es menos probable que muestren simpatía o se turnen de manera apropiada en las conversaciones.

Cuando los pacientes solo experimentan síntomas de autismo leve o de Asperger, a menudo pueden construir una serie de ‘reglas’ y ‘observaciones’ que les permiten predecir el comportamiento de los demás y actuar de manera más convencional a través de un enfoque más científico.

En casos más severos, sin embargo, pueden ser completamente incapaces de comprender el comportamiento humano o incluso parecer completamente indiferentes.

Existen varios tipos de autismo y estos determinarán con precisión qué síntomas están presentes.

El autismo en sí mismo puede variar mucho en severidad y los síntomas varían mucho dentro de la condición.

Aquellos que logran comportarse con bastante normalidad y se adaptan a la sociedad y se preocupan por su propio bienestar reciben el nombre de «autistas de alto funcionamiento».

En otros casos, los pacientes con autismo pueden estar completamente sin habla y depender por completo de sus cuidadores durante toda su vida.

Un tipo de autismo particularmente fascinante es conocido como “sabio autista”.

Estos pacientes autistas exhiben todas las funciones deterioradas asociadas con el autismo, pero también poseen talentos inusuales.

Estos pueden ser casi súper humanos casi en capacidad e incluyen habilidades mejoradas, percepción, memoria, habilidad musical y dibujo.

Algunos sabios autistas, por ejemplo, pueden dibujar edificios completos con detalles asombrosos de un solo vistazo, mientras que otros pueden recordar el contenido de cientos de libros a pedido o calcular qué día de la semana era en cualquier fecha determinada.

El síndrome de Asperger es uno de los tipos de autismo menos graves y normalmente el paciente puede comportarse casi con normalidad a pesar de tener una teoría de la mente menos intuitiva.

A diferencia de otros tipos de autismo, su desarrollo cognitivo y lingüístico generalmente no se ve afectado.

Sin embargo, aquellos que sufren de Asperger también mostrarán conductas e intereses restrictivos y repetitivos, así como también dificultades en los entornos sociales.

Finalmente, PDD-NOS (Trastorno generalizado del desarrollo no especificado) no es tanto un tipo de autismo como un término general para las afecciones que se clasifican claramente en la clasificación de trastorno generalizado del desarrollo, pero no necesariamente un trastorno específico del espectro autista.

En la mayoría de los casos, es similar al autismo con la mayoría de los mismos síntomas pero en un grado más leve, lo que significa que no se puede categorizar como un caso «completo». También se conoce como ‘autismo atípico’ en algunos círculos.

Autismo infantil

El autismo infantil, aunque muchas veces pasa desapercibido, es bastante común, llega a afectar a un niño.

El autismo se presenta congénitamente, es decir, el niño nace con el síndrome y aunque en muchas ocasiones es difícil de distinguir a un niño con autismo de uno que solo sea retraído, los síntomas se presentan en la mayoría de los casos antes de los 3 años.

A parte de los síntomas mencionados anteriormente, los niños con autismo tienden a variar su comportamiento con mucha facilidad, además son muy sensibles a determinados ruidos y tendrá períodos de hiperactividad.

Es primordial que los padres sepan cuáles son las rutinas que al niño le gusta seguir y si piensan modificarlas o variarlas es recomendable que el cambio no sea abrupto porque esto puede provocar un estallido de desesperación o de furia.

Desorden desintegrativo de la niñez

Este síndrome, afortunadamente, es bastante raro y afecta a los niños que parecen tener un desarrollo normal desde el nacimiento.

Usualmente entre los dos y cuatro años de edad esto cambia. Estos niños comienzan a retroceder, y a menudo no llegan a aprender a ir al baño.

Perderán la voluntad y la capacidad de interactuar con otros niños y perderán un interés en el juego.

También tendrán problemas con las habilidades motoras que fueron algo que alguna vez dominaron.

Dejarán de hablar, o sus habilidades de comunicación retrocederán hasta cierto punto.

Aunque hay más tipos de autismo, estos tienden a ser los más comunes.

Son todas cosas que toman a los padres por sorpresa, y cada uno viene con sus propias dificultades.

La mayoría de los niños necesitarán ser cuidados por mucho tiempo después de que sus compañeros hayan establecido su independencia, aunque la voluntad de estar solos sea muy fuerte.

Síndrome de Kanner (trastorno autista clásico)

Este tipo particular de autismo fue nombrado por el Dr. Kanner.
Él lo describió y estudió en la década de 1930 hasta 1940. Este es el tipo más conocido de esta condición y el más común.

Los que tienen este síndrome tienen una conexión emocional muy limitada con cualquiera, y están muy metidos en su pequeño mundo.

Quieren que todo sea igual todo el tiempo, y esto incluye ropa de rutina, a veces hasta el minuto exacto, ropa, comida y programas de televisión o películas.

Pueden verse profundamente afectados por ruidos, luces brillantes y olores.

En general, se considera que tienen un funcionamiento bajo, pero la forma en que funciona su mente es en gran parte desconocida debido a las habilidades sociales y de comunicación extremadamente pobres.

El síndrome de Rett

Es un raro trastorno neurológico postnatal genético no hereditario que se produce casi exclusivamente en niñas y provoca alteraciones graves que afectan a casi todos los aspectos de la vida del niño: su capacidad para hablar, caminar, comer e incluso respirar con facilidad.

El sello distintivo del síndrome de Rett es el movimiento casi constante de las manos repetitivas mientras está despierto.

La evaluación cognitiva en niños con síndrome de Rett es complicada, pero sabemos que entienden mucho más de lo que nos pueden comunicar, lo que se evidencia por sus ojos brillantes y atentos, y por su capacidad para expresar un amplio espectro de estados de ánimo y emociones.

Tratamiento

Con los servicios y apoyos apropiados, capacitación e información, los niños en el espectro del autismo crecerán, aprenderán y florecerán, incluso a una tasa de desarrollo diferente a los demás.

Si bien no existe una cura conocida para el autismo, existen enfoques de tratamiento y educación que pueden abordar algunos de los desafíos asociados con la enfermedad.

La intervención puede ayudar a disminuir los comportamientos disruptivos, y la educación puede enseñar habilidades de autoayuda para una mayor independencia.

Pero así como no hay un solo síntoma o comportamiento que identifique a las personas con autismo, no hay un solo tratamiento que sea efectivo para todos en el espectro.

Las personas pueden usar los aspectos positivos de su condición para su beneficio, pero el tratamiento debe comenzar lo más temprano posible y enfocarse en las fortalezas, debilidades y necesidades únicas del individuo.

A lo largo de la historia de la Sociedad del Autismo, los padres y los profesionales se han visto confundidos por mensajes contradictorios sobre qué opciones de tratamiento son apropiadas para niños y adultos en el espectro del autismo.

Pronóstico

Los niños se recuperan ocasionalmente, de modo que pierden el diagnóstico de TEA, esto ocurre a veces después de un tratamiento intensivo y otras veces no.

No se sabe con qué frecuencia ocurre la recuperación, las tasas informadas en muestras no seleccionadas de niños con TEA han oscilado entre el 3% y el 25%.

La mayoría de los niños con autismo adquieren el lenguaje a los cinco años o menos, aunque algunos han desarrollado habilidades de comunicación en años posteriores.

La mayoría de los niños con autismo carecen de apoyo social, relaciones significativas, oportunidades laborales futuras o autodeterminación.

Aunque las dificultades centrales tienden a persistir, los síntomas a menudo se vuelven menos severos con la edad.

Pocos estudios de alta calidad abordan el pronóstico a largo plazo.

Algunos adultos muestran una mejora modesta en las habilidades de comunicación, pero algunos disminuyen, ningún estudio se ha centrado en el autismo después de la mediana edad.

Aprender un idioma antes de los seis años, tener un cociente intelectual por encima de 50 y tener una habilidad comercializable predicen mejores resultados, la vida independiente es poco probable con el autismo severo.

La mayoría de las personas con autismo enfrentan obstáculos significativos en la transición a la edad adulta.

Prevención

Aún no se sabe con exactitud qué causa el autismo, pero se cree que los genes juegan un papel importante si un niño nace con él.

En casos poco frecuentes, los médicos también dicen que un bebé puede nacer con defectos de nacimiento si la madre estuvo expuesta a ciertos químicos durante el embarazo.

Pero los médicos no pueden descubrir, durante su embarazo, si el bebé nacerá con autismo.

Si bien no puede evitar tener un hijo con un trastorno autista, puede reducir parte de su riesgo si prueba los siguientes cambios en su estilo de vida:

  • Vivir saludablemente: realice chequeos regulares, coma comidas bien balanceadas y haga ejercicio. Asegúrese de tener una buena atención prenatal y tome todas las vitaminas y suplementos recomendados.
  • No tome drogas durante el embarazo: pregúntele a su médico antes de tomar cualquier medicamento. Esto se recomienda especialmente para algunos medicamentos anticonvulsivos.