Glándula Hipófisis: Definición, Función, Morfología y Trastornos Asociados

la glándula hipofisis y el órgano blanco

Es una glándula del tamaño de un guisante que se encuentra dentro de una estructura ósea, denominada silla turca, ubicada en la base del cerebro.

Función

La silla turca protege la hipófisis pero permite muy poco espacio para su expansión.

La hipófisis se encarga de controlar la actividad de la mayoría de las glándulas endocrinas, por lo que también se le conoce como la glándula maestra.

Al detectar los niveles de hormonas producidas por las glándulas bajo el control de la hipófisis, la hipófisis puede determinar cuánta estimulación necesitan las glándulas diana.

Morfología

La hipófisis tiene dos partes distintas:

  • Lóbulo frontal o anterior, que representa el 80% del peso de la glándula hipófisis.
  • Lóbulo posterior.

Los lóbulos están conectados al hipotálamo por un tallo que contiene vasos sanguíneos y proyecciones de células nerviosas, fibras nerviosas o axones.

El lóbulo anterior está controlado por el hipotálamo y lo hace mediante la liberación de las hormonas a través de los vasos sanguíneos y al lóbulo posterior lo controla a través de los impulsos nerviosos.

Las hormonas producidas por la hipófisis no son todas producidas continuamente.

La hipófisis puede controlar la liberación de hormonas cada 1 a 3 horas o con períodos alternados de actividad e inactividad.

Algunas hormonas, siguen un ritmo circadiano: los niveles aumentan y disminuyen durante el día, alcanzando el punto máximo, antes del despertar y llegando a los niveles mínimos antes de dormir.

Los niveles de otras hormonas también varían durante el ciclo menstrual como es el caso de la hormona luteinizante y de la hormona folículoestimulante, las cuales controlan las funciones de reproducción.

Hormonas del lóbulo anterior

El lóbulo anterior de la hipófisis secreta seis hormonas principales:

  • La hormona del crecimiento, que regula el crecimiento y el desarrollo físico y tiene efectos importantes en la forma del cuerpo mediante la estimulación de la formación muscular y la reducción del tejido adiposo.
  • La hormona estimulante de la tiroides, que estimula la glándula tiroides para producir hormonas tiroideas.
  • Hormona adrenocorticotrópica, también llamada corticotropina, que estimula las glándulas suprarrenales para producir cortisol y otras hormonas.
  • La hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante (las gonadotropinas), que estimulan a los testículos para producir esperma y a los ovarios para producir óvulos y los órganos sexuales para producir hormonas sexuales (testosterona y estrógeno).
  • Prolactina, que estimula las glándulas mamarias de los senos para producir leche.
  • La hormona estimulante de los melanocitos beta que provoca el oscurecimiento de la piel.
  • Las encefalinas y endorfinas, que inhiben las sensaciones de dolor y que estimulan el sistema inmunitario.

Hormonas del lóbulo posterior

El lóbulo posterior produce dos hormonas:

  1. La vasopresina, que regula la excreción de líquido en los riñones y por ende controla el equilibrio hídrico del organismo.
  2. La oxitocina, que controla las contracciones del útero durante y después del parto, para evitar los sangrados excesivos, también estimula las contracciones que movilizan la leche materna hasta el pezón.

Trastornos de la glándula hipófisis

La glándula hipófisis puede presentar problemas de funcionamiento, generalmente como resultado de desarrollar un tumor no canceroso (adenoma).

El tumor puede incentivar la sobreproducción o una producción deficiente de una o más hormonas, cuando ejerce presión sobre las células normales de la hipófisis.

El tumor también puede causar agrandamiento de la glándula hipófisis.

A veces, el exceso de líquido cefalorraquídeo puede llenar el espacio alrededor de la glándula hipófisis y comprimirlo, lo que provoca el síndrome de la silla vacía.

La presión puede causar que la hipófisis modifique el nivel de producción de las hormonas.

Síntomas

La producción de una cantidad demasiado pequeña o excesiva de las hormonas produce una gran variedad de síntomas.

Los trastornos que resultan de la sobreproducción de hormonas incluyen:

  • Acromegalia o gigantismo: hormona del crecimiento.
  • Galactorrea: la secreción de leche materna por hombres o por mujeres cuando no está embarazada.
  • Disfunción eréctil: prolactina.

Los trastornos que resultan de la subproducción de hormonas incluyen:

Diagnóstico

Los médicos pueden diagnosticar el mal funcionamiento de la glándula hipófisis mediante varias pruebas.

Las pruebas de imágenes, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, pueden mostrar si la hipófisis se ha agrandado o reducido.

Tales pruebas generalmente pueden determinar si existe un tumor en la glándula.

Es posible medir los niveles de hormonas, generalmente mediante un simple análisis de sangre.

Los médicos especialistas seleccionan qué niveles de hormonas quieren medir según los síntomas de la persona.

A veces, los niveles de hormonas no son fáciles de interpretar porque los niveles varían mucho durante el día y de acuerdo con los requerimientos de los organismos.

Para medir algunas de esas hormonas, es necesario administrar algunas sustancias que normalmente afectarían la producción de hormonas, como insulina, que afecta los niveles de la hormona adrenocorticotropa, hormona del crecimiento y prolactina por estas razones, interpretar los resultados de los análisis de sangre para las hormonas es muy complejo.