Heridas Abiertas: ¿Cuándo ir al Médico? Tipos de Heridas, Signos y Síntomas de una Infección y Pasos Para una Correcta Limpieza

lesiones

Son lesiones que están expuestas debido a la piel rota.

Es importante saber cómo identificar una herida abierta para evitar infecciones. Es importante seguir siempre las instrucciones de su médico para el cuidado y tratamiento de heridas abiertas.

¿Quién debe buscar atención médica para una herida?

Si no puede controlar el sangrado de un corte o rasguño (abrasión), busque atención médica.

Cualquier corte que vaya más allá de la capa superior de la piel o que sea lo suficientemente profundo como para ver en él podría necesitar puntos (suturas), y debe ser visto por un médico tan pronto como sea posible. En general, cuanto antes se suture la herida, menor es el riesgo de infección.

Idealmente, las heridas deben repararse dentro de las seis horas posteriores a la lesión.

Las personas con sistemas inmunitarios suprimidos (incluidas las personas con diabetes, los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia, las personas que toman medicamentos esteroides, como la prednisona, los pacientes en diálisis o las personas con VIH) tienen más probabilidades de desarrollar una infección en la herida y deben consultar a un médico.

Las personas que toman medicamentos anticoagulantes y no pueden controlar el sangrado deben ser consultadas por un médico de inmediato.

Cualquier herida que muestre signos de infección debe ser vista por un médico.

Tipos de heridas abiertas

Existen cuatro tipos de heridas abiertas:

Abrasión

La mayoría de nosotros se refiere a las abrasiones como raspaduras, que son heridas abiertas causadas por el roce de la piel contra una superficie dura o áspera. Las abrasiones son heridas superficiales que a menudo no sangran.

Limpie la herida enjuagándola con agua y luego enjuáguela con una solución estéril para eliminar el área afectada de bacterias y escombros. Muchas veces estas heridas abiertas formarán una costra como un vendaje natural. Si bien es tentador, evite recoger la costra ya que puede retrasar la curación.

Avulsión

Las avulsiones ocurren cuando la piel se desgarra para revelar el tejido debajo. Por lo general, ocurren como consecuencia de accidentes automovilísticos violentos o disparos y conducen a un sangrado extenso.

Las avulsiones requieren atención médica inmediata para un tratamiento adecuado. Mientras espera la ayuda profesional, puede aplicar presión directa en el área herida para intentar detener el sangrado.

Laceración

También conocidas como cortes, las laceraciones son profundas lágrimas en la piel. Los objetos afilados, como los cuchillos, suelen ser la causa de esta herida abierta. Si la laceración es profunda, es probable que se produzca sangrado.

Las laceraciones graves requieren atención médica inmediata y pueden requerir puntos de sutura. Puede tratar laceraciones menores lavando y desinfectando la herida, y luego aplicando presión y un vendaje estéril. Si hay moretones o hinchazón, aplique hielo en el área herida.

Es importante recordar que solo un médico puede determinar la gravedad de una laceración y siempre es mejor buscar ayuda médica cuando no esté seguro de cómo proceder.

Pinchazo

Cuando un objeto puntiagudo y afilado entra en contacto con la piel, el resultado suele ser un pequeño orificio, conocido como herida punzante. No siempre sangran, lo que aumenta el riesgo de infección.

Busque asistencia médica para obtener consejos de tratamiento adecuados para evitar infecciones.

Su médico puede examinar la herida y recomendarle el plan de tratamiento adecuado, que puede incluir cambios regulares de apósito, analgésicos o antibióticos.

Antes de correr a colocarse un vendaje, tómese unos minutos para limpiar cuidadosamente la herida. Te lo agradecerás más tarde, ya que esto no solo facilita la curación, sino que también puede prevenir infecciones y otras complicaciones.

Siempre recuerde que su médico es el que mejor sabe, así que asegúrese de consultar con su médico las pautas y la atención adecuadas si tiene alguna pregunta sobre el cuidado de heridas.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una infección de la herida?

Si la herida comienza a drenar líquido amarillo o verdoso (pus), o si la piel alrededor de la herida se pone roja, caliente, inflamada o cada vez más dolorosa; puede haber una infección en la herida y se debe buscar atención médica.

Cualquier raya roja en la piel alrededor de la herida puede indicar una infección en el sistema que drena el líquido de los tejidos, llamado sistema linfático.

Esta infección (linfangitis) puede ser grave, especialmente si se acompaña de fiebre. Se debe buscar atención médica inmediata si se nota un enrojecimiento por una herida.

Pasos para una correcta limpieza de la herida

Lavarse las manos

Nunca toque las heridas sin lavarse y secarse bien las manos. Las manos sin lavar pueden transportar gérmenes, bacterias y suciedad que podrían causar una infección. Doble la seguridad usando guantes desechables si los tiene.

Detener el sangrado

Cuando los cortes o rasguños no puedan detener el sangrado por sí solos, aplique una presión suave con un vendaje o paño limpio y levante la herida hasta que se detenga. Omita este paso para las heridas por quemaduras o lesiones que no estén sangrando.

Enjuague la herida

Ejecute agua limpia sobre la herida para aflojar la piel y eliminar las capas iniciales de escombros. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido recomendó enjuagar durante aproximadamente cinco a 10 minutos.

Si tiene una quemadura, absténgase de usar agua helada y manténgala a una temperatura fresca.

Lavar alrededor de la herida

Limpie la piel circundante con un jabón suave, frotando suavemente o con una gasa o un paño suave. Evite que entre jabón en la herida y evite el uso de peróxido de hidrógeno o yodo, ya que pueden irritar la piel dañada.

Retire los residuos

Limpie un par de pinzas con alcohol y luego úselas para eliminar la suciedad y los residuos que aún queden en el lecho de la herida. Si no puede eliminar todo, consulte a su médico para obtener ayuda.

Seque suavemente

Use un paño limpio para secar suavemente la piel. No use una bola de algodón o un hisopo, ya que las piezas del material pueden atascarse dentro de la herida.

Traer los antibióticos

Los ungüentos y cremas antibióticos ayudan a la piel lesionada a mantener un balance de hidratación saludable, así como a prevenir infecciones.

Este paso no siempre es necesario según la gravedad o el tipo de herida, así que siga los consejos de su médico para su tratamiento específico.

Cubrir la herida

Ahora fresca y limpia, la herida está lista para un apósito estéril para mantenerla protegida del mundo exterior. Sin embargo, los cortes y rasguños menores a menudo se pueden dejar al descubierto.

La limpieza adecuada de las heridas requiere los suministros adecuados, especialmente para las lesiones más graves que requieren cambios frecuentes de apósito.