Linfocito: Definición, Tipos, Funciones, Recuento, Células Asesinas y Celdas De Memoria

Definición de linfocitos b

Leucocito de tamaño pequeño y núcleo redondeado el cual normalmente está presente en los tejidos linfáticos y la sangre.

Linfocito, tipo de glóbulo blanco (leucocito) que es de importancia fundamental en el sistema inmune porque los linfocitos son las células que determinan la especificidad de la respuesta inmune a microorganismos infecciosos y otras sustancias extrañas.

En adultos humanos, los linfocitos representan aproximadamente del 20 al 40 por ciento del número total de glóbulos blancos.

Se encuentran en la circulación y también se concentran en los órganos y tejidos linfoides centrales, como el bazo, las amígdalas y los ganglios linfáticos, donde es probable que se produzca la respuesta inmune inicial.

Tipos y funciones

Los dos tipos principales de linfocitos son linfocitos B y linfocitos T, o células B y células T. Ambos se originan a partir de células madre en la médula ósea y son inicialmente similares en apariencia.

Algunos linfocitos migran al timo, donde maduran en células T; otros permanecen en la médula ósea, donde, en humanos, se desarrollan en células B.

La mayoría de los linfocitos son de corta duración, con una vida promedio de una semana a algunos meses, pero algunos viven durante años, proporcionando un conjunto de células T y B de vida larga. Estas células representan la «memoria» inmunológica, una respuesta más rápida y vigorosa a un segundo encuentro con el mismo antígeno.

A través de moléculas receptoras en sus superficies, los linfocitos pueden unir antígenos (sustancias extrañas o microorganismos que el huésped reconoce como «no propios») y ayudar a eliminarlos del cuerpo.

Cada linfocito posee receptores que se unen a un antígeno específico. La capacidad de responder a prácticamente cualquier antígeno proviene de la enorme variedad de poblaciones de linfocitos que contiene el cuerpo, cada una de ellas con un receptor capaz de reconocer un antígeno único.

Una vez estimulado por la unión a un antígeno extraño, como un componente de una bacteria o virus, un linfocito se multiplica en un clon de células idénticas. Algunas de las células B clonadas se diferencian en células plasmáticas que producen moléculas de anticuerpos.

Estos anticuerpos están estrechamente modelados después de los receptores de la célula B precursora y, una vez que se liberan en la sangre y la linfa, se unen al antígeno objetivo e inician su neutralización o destrucción. La producción de anticuerpos continúa durante varios días o meses, hasta que se supera el antígeno.

Otras células B, las células B de memoria, se estimulan para multiplicarse pero no se diferencian en células plasmáticas; proporcionan al sistema inmune una memoria duradera.

En el timo, las células T se multiplican y se diferencian en células T auxiliares, reguladoras o citotóxicas o se convierten en células T de memoria. Luego se siembran en los tejidos periféricos o circulan en la sangre o el sistema linfático.

Una vez estimuladas por el antígeno apropiado, las células T auxiliares secretan mensajeros químicos denominados citocinas, que estimulan la diferenciación de las células B en células plasmáticas, promoviendo así la producción de anticuerpos.

Las células T reguladoras actúan para controlar las reacciones inmunes, de ahí su nombre. Las células T citotóxicas, que se activan por diversas citocinas, se unen y destruyen las células infectadas y las células cancerosas.

Células B:

Las células B se desarrollan a partir de células madre de médula ósea en adultos. Cuando las células B se activan debido a la presencia de un antígeno particular, crean anticuerpos que son específicos de ese antígeno específico.

Los anticuerpos son proteínas especializadas que viajan a través del torrente sanguíneo y se encuentran en los fluidos corporales.

Los anticuerpos son fundamentales para la inmunidad humoral ya que este tipo de inmunidad se basa en la circulación de anticuerpos en los fluidos corporales y el suero sanguíneo para identificar y contrarrestar los antígenos.

Células T:

Las células T se desarrollan a partir de células madre de hígado o médula ósea que maduran en el timo. Estas células juegan un papel importante en la inmunidad mediada por células.

Las células T contienen proteínas llamadas receptores de células T que pueblan la membrana celular. Estos receptores son capaces de reconocer varios tipos de antígenos.

Hay tres clases principales de células T que desempeñan papeles específicos en la destrucción de antígenos. Son células T citotóxicas, células T colaboradoras y células T reguladoras.

Las células T citotóxicas terminan directamente las células que contienen antígenos uniéndose a ellas y lisando o haciendo que se rompan.

Las células T auxiliares precipitan la producción de anticuerpos por las células B y también producen sustancias que activan otras células T.

Las células T reguladoras (también llamadas células T supresoras) suprimen la respuesta de las células B y otras células T a los antígenos.

Recuentos de linfocitos

Los linfocitos son un componente de las pruebas de hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés) que incluyen un diferencial de glóbulos blancos, en el que se miden los niveles de los principales tipos de glóbulos blancos.

Dichas pruebas se utilizan para ayudar en la detección, el diagnóstico y el control de diversas afecciones médicas.

Los recuentos de linfocitos que están por debajo del rango de referencia, que varía para adultos y niños, pueden ser indicativos de linfocitopenia (linfopenia), mientras que los que están encima son un signo de linfocitosis.

La linfocitopenia se asocia con una variedad de afecciones, que van desde la desnutrición hasta trastornos hereditarios poco frecuentes, como la ataxia-telangiectasia o el síndrome de inmunodeficiencia combinada grave.

La linfocitosis generalmente se asocia con infecciones, como mononucleosis o tos ferina, ciertos cánceres de la sangre o del sistema linfático, como el mieloma múltiple y la leucemia linfocítica crónica, y trastornos autoinmunes que causan inflamación crónica, como la enfermedad inflamatoria intestinal.

Células Natural Killer (NK)

Las células asesinas naturales funcionan de manera similar a las células T citotóxicas, pero no son células T. A diferencia de las células T, la respuesta de las células NK a un antígeno es inespecífica.

No tienen receptores de células T ni desencadenan producción de anticuerpos, pero son capaces de distinguir las células infectadas o cancerosas de las células normales.

Las células NK viajan a través del cuerpo y se pueden unir a cualquier célula con la que entren en contacto. Los receptores en la superficie de la célula asesina natural interactúan con las proteínas en la célula capturada. Si una célula activa más receptores activadores de la célula NK, el mecanismo de muerte se activará.

Si la célula activa más receptores inhibidores, la célula NK la identificará como normal y abandonará la célula sola. Las células NK contienen gránulos con sustancias químicas que, cuando se liberan, descomponen la membrana celular de células enfermas o tumorales.

Esto finalmente causa que la celda objetivo estalle. Las células NK también pueden inducir que las células infectadas experimenten apoptosis (muerte celular programada).

Celdas de memoria

Durante el curso inicial de respuesta a antígenos como bacterias y virus, algunos linfocitos T y B se convierten en células conocidas como células de memoria. Estas células permiten al sistema inmune reconocer los antígenos que el cuerpo ha encontrado previamente.

Las células de memoria dirigen una respuesta inmune secundaria en la que los anticuerpos y las células inmunitarias, como las células T citotóxicas, se producen más rápidamente y durante un período de tiempo más prolongado que durante la respuesta primaria.

Las células de memoria se almacenan en los ganglios linfáticos y el bazo y pueden permanecer durante la vida de un individuo. Si se producen suficientes células de memoria al encontrar una infección, estas células pueden proporcionar inmunidad de por vida contra ciertas enfermedades como las paperas y el sarampión.