Píloro: ¿Qué Es? Estructura, Función, Enfermedades Relacionadas, Causas, Diagnóstico y Tratamiento

piloro en bebes recién nacidos

Es una válvula muscular ubicada entre el estómago y el intestino delgado. Es el punto de salida del estómago y la puerta de entrada al duodeno del intestino delgado.

Ayuda al estómago a contener alimentos, líquidos, ácidos y otras materias hasta que estén listos para pasar al intestino delgado y luego se digieren y luego se absorben.

El Píloro o parte pilórica conecta el estómago y el duodeno. El Píloro tiene las dos partes, el antro pilórico (que se abre al cuerpo del estómago y el canal pilórico) que se abre al duodeno.

El conducto pilórico termina como el orificio pilórico, que es la marca de la unión entre el estómago y el duodeno. El orificio está rodeado por un esfínter, una banda de músculo, que se llama esfínter pilórico.

Estructura de Píloro

El Píloro es la parte más extrema del estómago que se conecta al duodeno. Se divide en dos partes, el antro, que se conecta con el cuerpo del estómago, y el canal pilórico, que se conecta con el duodeno.

Cavidad de Píloro:

El antro pilórico es la parte del Píloro que está al principio. Está cerca del fondo del estómago, en el otro lado del esfínter pilórico, que separa el estómago y el duodeno.

Es posible que temporalmente se corte parcial o completamente del resto del estómago durante la digestión por contracción peristáltica del esfínter prepilórico y que se pueda demarcar desde el canal pilórico con un ligero surco.

Histología del Píloro

Si se mira bajo microscopios, en el Píloro se pueden ver numerosas glándulas, incluidas las fosas gástricas, que forman aproximadamente la mitad de la profundidad de la mucosa pilórica.

Consisten en varios tubos cortos y cerrados que se abren a un conducto común. Estos tubos son ondulados y tienen aproximadamente la mitad de la longitud del conducto.

El conducto está revestido por células columnares, y continúa con el epitelio que recubre la superficie de la membrana mucosa del estómago, los tubos con células más cortas y más cúbicas que son finamente granulares. Las glándulas contienen células mucosas y células G que secretan la hormona gastrina.

El Píloro también contiene células parietales y células neuroendocrinas. Estas células endocrinas incluyen células D, que liberan somatostatina, la hormona responsable de cerrar la secreción ácida.

Función del Píloro

El Píloro es uno de los componentes del sistema gastrointestinal. La comida del estómago pasa a través del Píloro hasta el duodeno. El Píloro, a través de su esfínter pilórico, regula la entrada de alimentos desde el estómago hacia el duodeno.

Por razones que no se entienden completamente, el píloro a veces puede espesar y causar un estrechamiento luminal. Esto se llama estenosis pilórica. Este engrosamiento puede llegar a ser tan grande que bloquea el flujo de alimentos desde el estómago hasta el intestino delgado.

Enfermedades relacionadas con el Píloro

Estenosis:

La estenosis pilórica es una condición poco común en los bebés que impide que la comida ingrese al intestino delgado.

La estenosis pilórica se refiere a un Píloro que es estrecho. Esto está sucediendo debido a la hipertrofia congénita del esfínter pilórico. El tamaño del Píloro es más estrecho y puede pasar menos comida.

La estenosis pilórica es más probable que afecte a bebés pequeños. Se encuentra en 2 a 3 de cada 1,000 bebés.

Este problema a menudo se detecta en las primeras semanas de vida, con mayor frecuencia aparece en las primeras 2 a 8 semanas de vida, aunque puede ocurrir en bebés de hasta 6 meses de edad, la estenosis pilórica es rara en bebés mayores de 3 meses.

La condición interfiere con la alimentación, por lo que puede afectar el crecimiento y la hidratación. Es por eso que el diagnóstico y el tratamiento temprano son importantes.

Cuando está presente, un bebé puede proyectar vómito después de comer, pero a pesar de vomitar, permanece hambriento.

La estenosis pilórica puede tratarse mediante la inserción de un stent o mediante el corte quirúrgico del esfínter pilórico. La estenosis pilórica puede provocar vómitos intensos, deshidratación y pérdida de peso.

Los signos y síntomas de la estenosis pilórica incluyen:

Los problemas gastrointestinales son los principales síntomas de la estenosis pilórica. La mayoría de los bebés con esta afección parecen estar bien al nacer. Los síntomas generalmente comienzan y empeoran progresivamente durante los primeros meses de vida.

Los síntomas pueden incluir:

Vómito: un vomito fuerte después de una alimentación que difiere de la regurgitación normal. A medida que la válvula del píloro se espesa con el tiempo, el vómito se vuelve más frecuente y explosivo.

Uno de los primeros signos de la estenosis pilórica es el vómito. Al principio, puede parecer que el bebé simplemente vomita a menudo, pero luego tiende a convertirse en vómitos proyectiles, en los que la comida es expulsada con fuerza de la boca, en un arco, a veces a gran distancia.

Los vómitos de proyectil, lo que significa que viaja a varios pies de la boca del bebé. Usualmente ocurren poco después del final de una alimentación.

La comida vomitada no contiene bilis, que es un líquido verdoso del hígado que se mezcla con la comida digerida después de que sale del estómago, pero todavía huele mal.

Deshidración: el píloro engrosado no solo bloquea el paso de los alimentos sólidos, sino también de los líquidos. Un bebé que está deshidratado puede llorar sin lágrimas, tener menos pañales mojados y quedarse apático.

Los bebés deshidratados son menos activos de lo normal, y pueden desarrollar una mancha blanda hundida en sus cabezas y ojos hundidos, y su piel puede verse arrugada. Debido a que se hace menos pis, pueden pasar más horas con cucharones secos.

Es posible que te encuentres cambiando menos pañales mojados o pañales que no estén tan húmedos como esperas.

Hambre: un bebé con estenosis pilórica puede querer alimentarse constantemente o estar inquieto debido al hambre.

Estreñimiento: sin alimentos adecuados y líquidos que lleguen a los intestinos, la afección puede causar estreñimiento.

El bebé tendrá menos deposiciones y más pequeñas, debido a la poca o ninguna comida que llegue a los intestinos. Los estreñimientos también son frecuentes. El tercer síntoma es la incapacidad de ganar peso o perder peso.

Calambres en el estómago: algunos padres notan contracciones «onduladas» que se mueven a través del abdomen de su bebé después de una alimentación. Esto ocurre cuando los músculos del estómago se esfuerzan por tratar de mover el alimento a través de la luz del píloro estrechada y el esfínter pilórico.

Ondas de peristalsis: ocurren después de los alimentos, y representan un aumento de las contracciones estomacales que pueden hacer ondas perceptibles, que se mueven de izquierda a derecha sobre el vientre del bebé mientras el estómago intenta vaciarse contra el Píloro engrosado.

Contracciones del estómago: Puede notar contracciones onduladas (peristalsis) que se extienden a lo largo del abdomen superior de su bebé poco después de la alimentación, pero antes de vomitar. Esto es causado por los músculos del estómago que intentan forzar la comida a través del Píloro estrechado.

A diferencia de una infección estomacal, los bebés con estenosis pilórica generalmente no parecen estar enfermos entre las comidas.

Cuándo ver a un doctor

Consulte al médico de su bebé si su bebé:

  • El vomita en forma de proyectil después de la alimentación.
  • Parece menos activo o inusualmente irritable.
  • Orina con mucha menos frecuencia o tiene menos deposiciones.
  • No está subiendo de peso o está perdiendo peso.

Causas de estenosis pilórica

Los orígenes de la estenosis pilórica son desconocidas, pero los agentes genéticos y circunstanciales podrían desempeñar un papel. La estenosis pilórica generalmente no está presente en el nacimiento y probablemente se desarrolle posteriormente.

La estenosis pilórica se diagnostica mediante un cuestionario detallado sobre la alimentación del bebé y los patrones de vómito de los médicos. El médico buscará un bulto en el abdomen, que generalmente es firme y móvil.

Si el médico siente este bulto, esa es una fuerte indicación de que un bebé tiene estenosis pilórica. La estenosis pilórica se observa con mayor frecuencia en los niños, especialmente en los primogénitos, que en las niñas.

Cuando hay sospecha de estenosis pilórica, generalmente se realiza una ecografía abdominal. El Píloro hinchado se puede ver en imágenes de ultrasonido.

Factores de riesgo

La estenosis pilórica no es habitual. Ciertos bebés son más propensos que otros. Las cosas que ponen en riesgo a un bebé son:

Sexo: los bebés varones, especialmente los primogénitos, corren más riesgo que las mujeres.

Historia familiar: aproximadamente el 15 por ciento de los bebés con esta afección tienen antecedentes familiares del trastorno. Un bebé nacido de una mujer que tuvo la condición de bebé tiene tres veces más probabilidades de tener estenosis pilórica.

Raza: la condición es más probable que afecte a los caucásicos de descendencia del norte de Europa. Es menos común en afroamericanos y asiáticos.

Fumar cigarros: fumar durante el embarazo casi duplica la posibilidad de dar a luz a un bebé con estenosis pilórica.

La alimentación con biberón: en un estudio de 2012, los bebés alimentados con biberón tenían un riesgo más alto de estenosis pilórica, siendo al menos cuatro veces más propensos a desarrollar la condición que aquellos que no recibieron biberón.

Los expertos en este estudio no pudieron determinar con exactitud si el mayor riesgo se debía al mecanismo de alimentación en sí, o si la leche materna versus la fórmula durante la alimentación también contribuía al aumento del riesgo.

Uso de antibióticos: el uso de ciertos antibióticos temprano en la vida puede aumentar el riesgo del bebé de estenosis pilórica. Un estudio sugiere que los bebés que recibieron antibióticos en las primeras dos semanas de vida tenían el mayor riesgo.

Diagnóstico de estenosis pilórica

Cuando se sospecha una estenosis pilórica, el médico de su bebé realizará un historial completo y realizará un examen físico del abdomen de su hijo. A veces, el médico puede sentir un bulto en forma de olivo, el músculo pilórico agrandado, al examinar el abdomen del bebé.

Si el médico puede sentir un músculo pilórico engrosado, que puede parecer una aceituna, es posible que no se necesiten más exámenes.

Si el médico no puede sentir el píloro, puede solicitar una ecografía abdominal para examinar el tejido abdominal con el fin de ver el píloro.

Es posible que el médico también desee obtener imágenes de rayos X después de que su bebé beba un líquido que contraste para ayudar a mejorar la claridad de las imágenes.

Esta radiografía con contraste oral puede mostrar cómo el líquido viaja desde el estómago al intestino delgado y muestra si hay un bloqueo.

Cirugía para el Píloro

La estenosis pilórica necesita ser tratada. No mejorará sola.

Su hijo necesitará una cirugía llamada piloromiotomía. Durante esta cirugía, que puede realizarse laparoscópicamente, un cirujano cortará parte del músculo engrosado para restaurar el paso de alimentos y líquidos.

Si su bebé está deshidratado debido a los vómitos frecuentes y fuertes, es posible que deba ser hospitalizado y administrarle líquido a través de una aguja intravenosa insertada en una vena (líquido IV) antes de la cirugía.

Una vez que se haya hidratado adecuadamente, su bebé deberá abstenerse de alimentarlo durante varias horas para reducir el riesgo de vómitos mientras esté bajo anestesia.

En general, la cirugía demora menos de una hora, pero es probable que su bebé permanezca en el hospital de 24 a 36 horas. A la mayoría de los bebés les va bien después de la cirugía.

Las tomas se reanudan gradualmente, y el dolor generalmente se trata con analgésicos de venta libre.

Es normal que los bebés vomiten un poco en las primeras horas y días después de la cirugía a medida que el estómago se tranquiliza.

Esta afección puede afectar las necesidades nutricionales y de hidratación de su hijo, por lo que es importante buscar ayuda médica cada vez que tenga dificultades para alimentarse. La condición se puede corregir con éxito con cirugía, y la mayoría de los bebés crecerán y prosperarán como otros bebés.

Piloroplastia:

La piloroplastia es una cirugía para ensanchar el Píloro. Esta es una abertura cerca del extremo del estómago que permite que la comida fluya hacia el duodeno, la primera parte del intestino delgado.

El Píloro está rodeado por un esfínter pilórico, una banda gruesa de músculo liso que hace que se abra y se cierre en ciertas etapas de la digestión.

El Píloro normalmente se estrecha a aproximadamente 1 pulgada de diámetro. Cuando la abertura pilórica es inusualmente estrecha o bloqueada, es difícil que la comida pase. Esto conduce a síntomas como indigestión y estreñimiento.

La piloroplastia consiste en cortar y eliminar parte del esfínter pilórico para ensanchar y relajar el Píloro. Esto proporciona que los alimentos pasen al duodeno. En algunos casos, el esfínter pilórico se elimina por completo.

Además de ensanchar un Píloro especialmente estrecho, la piloroplastia también puede ayudar a tratar varias afecciones que afectan el estómago y los nervios gastrointestinales, como:

  • Estenosis pilórica, un estrechamiento anormal del Píloro.
  • Atresia pilórica, un Píloro cerrado o ausente en el nacimiento.
  • Úlceras pépticas (llagas abiertas).
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Esclerosis múltiple.
  • Gastroparesia o retraso en el vaciado del estómago.
  • Daño o enfermedad del nervio vago.
  • Diabetes.

Dependiendo de la condición, la piloroplastia se puede hacer al mismo tiempo que otro procedimiento, como:

Vagotomía: este procedimiento implica la eliminación de ciertas ramas del nervio vago, que controla los órganos gastrointestinales.

Gastroduodenostomía: este procedimiento crea una nueva conexión entre el estómago y el duodeno.

¿Cómo se hace?

La piloroplastia se puede realizar como una cirugía abierta tradicional. Sin embargo, muchos médicos ahora ofrecen opciones laparoscópicas. Estos son mínimamente invasivos y conllevan menos riesgos.

Ambos tipos de cirugía generalmente se realizan bajo anestesia general. Esto representa que estará dormitado y no sentirá ningún dolor durante la cirugía.

¿Cómo es la recuperación?

Recuperarse de la piloroplastia es bastante rápido. La mayoría de las personas puede comenzar a moverse o caminar suavemente dentro de las 12 horas posteriores a la cirugía.

Muchos se van a casa después de aproximadamente tres días de vigilancia y cuidado médico. Las cirugías de piloroplastia más complejas pueden requerir unos días extra en el hospital.

Mientras se recupera, es posible que deba seguir una dieta restringida durante algunas semanas o meses, según la extensión de la cirugía y las afecciones médicas subyacentes que tenga.

Tenga en cuenta que puede tomar tres meses o más para comenzar a ver los beneficios completos de la piloroplastia.

La mayoría de las personas puede reanudar el ejercicio no extenuante de cuatro a seis semanas después del procedimiento.

¿Hay algún riesgo?

Todas las cirugías conllevan riesgos generales. Algunas de las complicaciones comunes asociadas con la cirugía abdominal incluyen:

  • Daño estomacal o intestinal.
  • Reacción alérgica a los medicamentos de anestesia.
  • Hemorragia interna.
  • Coágulos de sangre.
  • Cicatrices.
  • Infección.
  • Hernia.

Vaciar el estómago: La piloroplastia también puede causar una afección llamada vaciamiento gástrico rápido o descarga de estómago. Esto implica que el contenido del estómago se vacíe en el intestino delgado demasiado rápido.

Cuando ocurre una descarga estomacal, los alimentos no se digieren correctamente cuando llegan a los intestinos. Esto obliga a sus órganos a producir más secreciones digestivas que de costumbre.

Un Píloro agrandado también puede permitir que los fluidos digestivos intestinales o la bilis se filtren en el estómago. Esto puede causar gastroenteritis. Con el tiempo, también puede conducir a desnutrición en casos severos.

Los síntomas de la descarga estomacal a menudo comienzan entre 30 minutos y una hora después de comer. Los síntomas comunes incluyen:

  • Calambres abdominales.
  • Diarrea.
  • Hinchazón.
  • Náusea.
  • Vómitos, a menudo un líquido amarillento verdoso, de sabor amargo.
  • Mareo.
  • Frecuencia cardíaca rápida.
  • Deshidración.
  • Agotamiento.

Después de unas pocas horas, especialmente después de comer alimentos azucarados, el síntoma principal de la descarga estomacal se convierte en un nivel bajo de azúcar en la sangre.

Ocurre como resultado de que su cuerpo libere una gran cantidad de insulina para digerir la mayor cantidad de azúcar en el intestino delgado.

Los síntomas de la descarga estomacal tardía incluyen:

  • Agotamiento.
  • Mareos.
  • Frecuencia cardíaca rápida.
  • Debilidad general.
  • Transpiración.
  • Hambre intensa, a menudo dolorosa.
  • Náuseas.

La piloroplastia es un tipo de intervención que amplía la hendidura en la parte inferior del estómago. A menudo se usa para tratar condiciones gastrointestinales que no han respondido a otros tratamientos.

Se puede hacer usando métodos tradicionales de cirugía abierta o técnicas laparoscópicas. Después del procedimiento, debería poder irse a casa en unos días. Pueden pasar varios meses antes de que empiece a notar los resultados.

Infecciones del Píloro

H. pylori a menudo infecta su estómago durante la infancia. Si bien las infecciones con esta variedad de bacterias generalmente no causan síntomas, pueden provocar enfermedades en algunas personas, como úlceras pépticas y una afección inflamatoria en el interior del estómago conocida como gastritis.

Todavía no se sabe exactamente cómo se propagan las infecciones por H. pylori. Las bacterias han coexistido con los humanos durante muchos miles de años. Se cree que las infecciones se propagan de la boca de una persona a otra.

También pueden ser transferidos de las heces a la boca. Esto puede suceder cuando una persona no se lava bien las manos después de usar el baño. H. pylori también se puede propagar por contacto con agua o alimentos contaminados.

Cuando la infección produce una úlcera, los síntomas pueden incluir dolor abdominal, especialmente cuando el estómago está vacío por la noche o unas pocas horas después de las comidas.

El dolor generalmente se describe como un dolor punzante, y puede aparecer y desaparecer. Comer o tomar medicamentos antiácidos puede aliviar este dolor.

Si tiene este tipo de dolor o un fuerte dolor que no parece desaparecer, debe visitar a su médico.

Varios otros síntomas pueden estar asociados con la infección por H. pylori, que incluyen:

  • Eructo excesivo.
  • Sentirse hinchado.
  • Náusea.
  • Acidez.
  • Fiebre.
  • Falta de apetito o anorexia.
  • Pérdida de peso inexplicable.

Consulte a su médico de inmediato si experimenta:

  • Dificultad al tragar.
  • Anemia.
  • Sangre en el excremento.

Sin embargo, estos son síntomas comunes que podrían ser causados por otras afecciones. Algunos síntomas de la infección también son experimentados por personas sanas.

Si persiste alguno de estos síntomas o si está preocupado por ellos, siempre es mejor consultar a su médico. Si nota sangre o un color negro en las heces o el vómito, debe consultar a su médico.

Su médico puede realizar muchas otras pruebas y procedimientos para ayudar a confirmar su diagnóstico:

Examen físico:

Durante un examen físico, su médico examinará su estómago para verificar signos de hinchazón, sensibilidad o dolor. También escucharán cualquier sonido dentro del abdomen.

Prueba de sangre:

Es posible que necesite muestras de sangre, que se usarán para buscar anticuerpos contra H. pylori. Para una prueba de sangre, un proveedor de atención médica extraerá una pequeña cantidad de sangre de su brazo o mano.

La sangre luego será enviada a un laboratorio para su análisis. Esto solo es útil si nunca antes ha recibido tratamiento para H. pylori.

Prueba de heces:

Es posible que se necesite una muestra de heces para detectar signos de H. pylori en las heces. Su médico le dará un recipiente para llevar a casa con usted para atrapar y almacenar una muestra de su materia fecal.

Una vez que devuelva el contenedor a su proveedor de atención médica, enviarán la muestra a un laboratorio para su análisis.

Esto y las pruebas de aliento generalmente requerirán que suspenda medicamentos como antibióticos e inhibidores de la bomba de protones (IBP) antes de la prueba.

Test de respiración:

Si se realiza una prueba de aliento, tragará una preparación que contenga urea. Si hay bacterias H. pylori presentes, liberarán una enzima que descompone esta combinación y liberará dióxido de carbono, que un dispositivo especial luego detectará.

Endoscopia:

Si se hace una endoscopia, su médico insertará un instrumento delgado y largo llamado endoscopio en la boca y hacia el estómago y el duodeno. Una cámara adjunta enviará imágenes de vuelta en un monitor para que su médico las vea.

Cualquier área anormal será inspeccionada. Si es necesario, las herramientas especiales que se usan con el endoscopio le permitirán a su médico tomar muestras de estas áreas.

¿Cuáles son las complicaciones de las infecciones por H. pylori?

Las infecciones por H. pylori pueden conducir a úlceras pépticas, pero la infección o la úlcera misma pueden provocar complicaciones más graves. Éstas incluyen:

  • Hemorragia interna: que puede ocurrir cuando una úlcera péptica se rompe a través de los vasos sanguíneos y se asocia con anemia por deficiencia de hierro.
  • Obstrucción: que puede ocurrir cuando algo como un tumor impide que la comida salga de su estómago.
  • Perforación: que puede ocurrir cuando una úlcera se rompe a través de la pared de su estómago.
  • Peritonitis: que es una infección del peritoneo, o el revestimiento de la cavidad abdominal.

Los estudios muestran que las personas infectadas también tienen un mayor riesgo de cáncer de estómago. Si bien la infección es una causa importante de cáncer de estómago, la mayoría de las personas infectadas con H. pylori nunca desarrollan cáncer de estómago.

¿Cómo se tratan las infecciones por H. pylori?

Si tiene una infección por H. pylori que no le está causando ningún problema y no tiene un mayor riesgo de cáncer de estómago, es posible que el tratamiento no ofrezca ningún beneficio.

Si desarrolla enfermedades asociadas con una infección por H. pylori, su pronóstico dependerá de la enfermedad, de la rapidez con que se diagnostique y de cómo se trate. Es posible que deba tomar más de una ronda de tratamiento para matar a la bacteria H. pylori.

Si la infección todavía está presente después de una ronda de tratamiento, una úlcera péptica podría regresar o, más raramente, podría desarrollar cáncer de estómago. Si tiene antecedentes familiares de cáncer de estómago, debe hacerse una prueba y un tratamiento para la infección por H. pylori.