Síndrome Piramidal: Síntomas, Causas, Factores de Riesgo, Prevención y Tratamiento

que es el síndrome piramidal babinski

Se refiere a todos los trastornos motores causados por un ataque de la vía piramidal.

El tracto piramidal, también llamado vía piramidal o vía corticoespinal, es el soporte de la motricidad voluntaria: transmite el control motor del sistema nervioso central desde la corteza hasta la médula espinal.

Este síndrome da como resultado un conjunto de déficit motor que hace que sea difícil, si no imposible, las acciones cotidianas, como caminar y vestirse, así como la espasticidad. La fisioterapia le permite al paciente luchar, hasta cierto punto, contra la alteración de sus habilidades motoras.

Síntomas del síndrome piramidal

Los síntomas asociados con un síndrome piramidal dependen de la ubicación de las lesiones del tracto piramidal. La función principal de la vía piramidal es garantizar las habilidades motoras a través de la voluntad.

Su implicación causa parálisis o paresia (parálisis parcial o transitoria) de los músculos del cuerpo, haciendo, por ejemplo, difícil caminar (claudicación) o imposible.

La ruta piramidal también tiene la función de inhibir el tono muscular (contracción muscular) y los reflejos (tendón). Por lo tanto, su participación conduce a una exageración de las contracciones musculares (hipertonía) y los reflejos (espasticidad).

Una persona cuya vía corticoespinal ha sido lesionada tiene un clonus, es decir, una serie de contracciones musculares rápidas y reflejas.

El reflejo cutáneo plantar, a menudo llamado signo de Babinski, es el único signo específico de afectación piramidal. A la estimulación de la planta del pie, la persona afectada responde con una extensión del dedo gordo del pie de una manera lenta en lugar de doblar los dedos del pie por reflejo.

La apraxia constructiva también puede asociarse con el síndrome piramidal, lo que impide que la persona afectada coordine sus movimientos para realizar tareas complejas, como vestirse o hablar. El síndrome piramidal también da como resultado la pérdida de la capacidad del individuo para realizar movimientos finos, especialmente con los dedos.

Causas del síndrome piramidal

El síndrome piramidal es el resultado de una lesión localizada en cualquier nivel de la vía corticoespinal: la afectación de la corteza cerebral produce hemiplejía parcial contralateral; la participación de la cápsula interna provoca una hemiplejía masiva.

La afectación del tronco encefálico causa hemiplejía contralateral cuando la lesión está por encima del núcleo facial y hemiplejia general si la lesión se encuentra debajo del núcleo facial.

Factores de riesgo para el síndrome piramidal

Un accidente cerebrovascular (apoplejía), hemorragia cerebral, lesión traumática, tumores (benignos o malignos), esclerosis múltiple o convulsiones generalizadas son todas las causas de daño a la carretera espinal corticobasal y, por lo tanto, factores de riesgo para la aparición de un síndrome piramidal.

Prevención y tratamiento del síndrome piramidal

El tratamiento varía según la ubicación de la lesión nerviosa y su causa. Varios medicamentos se utilizan para tratar la espasticidad muscular. También se trata con inyecciones intramusculares de toxina botulínica.

Esta toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum inhibe la liberación del neurotransmisor acetilcolina y causa la relajación de las fibras musculares. La rehabilitación de fisioterapia de los músculos con paresia es otro de los tratamientos.

Aliviar el síndrome piramidal

La liberación miofascial es probablemente la técnica más efectiva para aliviar el dolor causado por esta disfunción.

El masaje lo podemos aplicar nosotros mismos. Para eso utilizamos un rodillo de espuma o pelota de tenis o lacrosse, este último si solo soporta la presión bastante bien.

Si bien es cierto que para quienes padecen este problema y más aún si arrastran algo de tiempo, es posible que les resulte bastante complicado hacerse el masaje para el dolor continuo que incluso puede haber carecido de precisión anatómica si conocen el tema.

Entonces, en estos casos, es mejor consultar a un profesional, conocerá áreas de precisión mucho mejores para trabajar y aplicar las técnicas de manera más efectiva.

Si no sabes exactamente dónde colocar el punto de la pelota o por donde pasar el área del rodillo de espuma, nos aplicaremos simplemente masajes que cubren toda el área donde se encuentra este afectado o donde se quiera trabajar el músculo.

La presión ciertamente llegará a donde está el problema y aliviará mucha tensión. Sin embargo, es probable que sea un punto particular en el que nos duele mucho más y esto tendrá un impacto sobre el cual deberíamos tratar con masajes realizados por un profesional.