Aneurisma: Causas, Tipos, Síntomas, Complicaciones, Diagnóstico, Tratamiento, Tasa de Supervivencia y Prevención 

que es un aneurisma cerebral

Es causado por el debilitamiento de las paredes de las arterias.

Los aneurismas pueden acaecer en cualquier vaso sanguíneo del cerebro, en la aorta, los intestinos, el bazo, el riñón, y los vasos en las piernas.

El aneurisma aparece cuando ocurre un ensanchamiento anormal o se forma un globo en una porción de una arteria provocado por la debilidad de la pared del vaso sanguíneo.

El aneurisma debilita el vaso sanguíneo. Comienza como un punto débil en la pared de los vasos sanguíneos, que se desinfla a lo largo del tiempo por la fuerza del bombeo de sangre.

Por lo general, las aneurismas se desarrollan en el punto donde se ramifica un vaso sanguíneo, porque el «tenedor» es estructuralmente más vulnerable.

Los aneurismas pueden ocurrir en cualquier parte del sistema circulatorio, pero con mayor frecuencia se desarrollan a lo largo de la aorta (la arteria principal del cuerpo que corre a lo largo del tronco desde el corazón) y en los vasos sanguíneos del cerebro.

Los aneurismas son potencialmente fatales si se rompen.

Un individuo desarrolla un aneurisma cuando las paredes de la arteria se vuelven débiles dando como resultado la formación de un bulto anormalmente grande.

La aneurisma puede ser tan grande que al romperse puede provocar un sangrado interno considerable.

La ruptura de un aneurisma es bastante peligrosa y el individuo puede morir en solo minutos.

Causas

La etiología exacta de por qué ocurre un aneurisma aún no está clara, pero hay ciertos factores que tienden a contribuir al desarrollo del aneurisma.

Un tejido dañado en la arteria puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de un aneurisma.

Los depósitos de grasa que bloquean las arterias también pueden provocar la formación de un aneurisma, ya que estos bloqueos requieren que el corazón bombee con más fuerza de lo normal para que la sangre pueda pasar a través de estas arterias bloqueadas y esto puede dañar las arterias de manera significativa.

También hay ciertas condiciones médicas que pueden causar u aneurisma. Estas condiciones son:

Aneurisma causado por una enfermedad aterosclerótica

Una enfermedad aterosclerótica (acumulación de colesterol en las arterias) se trata de una afección en la que se acumula una placa que daña las arterias y puede provocar la formación de un aneurisma.

Altos niveles de colesterol y el hábito de fumar pueden incrementar el riesgo de aneurismas.

Hipertensión

La hipertensión persistente y no tratada tiende a debilitar los vasos y las arterias y, por lo tanto, con el tiempo puede provocar la formación de un aneurisma.

Se cree que la presión arterial alta desempeña un papel en los aneurismas aórticos abdominales.

El embarazo

El embarazo se relaciona a menudo con la formación y con la ruptura de aneurismas ubicadas en la arteria esplénica.

Otras causas son la presencia de lesiones o infecciones y la debilidad de los vasos sanguíneos provocado por factores hereditarios.

Tipos de aneurismas

Los diferentes tipos de aneurismas incluyen aneurismas cerebrales, aneurismas aórticos torácicos y aneurismas aórticos abdominales.

Aneurisma cerebral

El aneurisma cerebral es el más peligroso de todos los Aneurismas.

El tamaño de un aneurisma cerebral suele ser muy variable, son básicamente asintomáticos.

A menudo el lugar de ocurrencia es en los vasos sanguíneos que se ubican en las áreas profundas del cerebro.

Es posible que una persona ni siquiera sepa si tiene un aneurisma cerebral, usualmente son descubiertas en diagnósticos de enfermedades subyacentes.

Un aneurisma cerebral ocurre en un vaso sanguíneo en el cerebro.

Un aneurisma en el cerebro no tiene relación con otros aneurismas en el cuerpo, pero en un pequeño número de personas, hay un historial familiar.

Estos aneurismas son más comunes después de los 60 años de edad.

Aneurisma esplénico

Un aneurisma de la arteria esplénica, es el tercer aneurisma abdominal más común.

Se diagnostica cuando se forma un aneurisma en el bazo, con un diámetro mayor de 1 cm.

Aneurisma aórtico

Un aneurisma aórtico se forma en la aorta que es el vaso sanguíneo más extenso del cuerpo.

Este se inicia en el ventrículo izquierdo del corazón y corre hasta el abdomen donde se bifurca hacia ambas piernas.

Debido a su gran tamaño, es un sitio bastante común para que se produzca aneurisma.

Aneurisma aórtico torácico

Si se desarrolla un aneurisma en la cavidad torácica, entonces se denomina aneurisma aórtico torácico.

Un aneurisma aórtico torácico afecta la aorta en el tórax.

Los síntomas de una ruptura de aneurisma aórtico torácico incluyen dolor en el pecho, espalda y cuello, tos, disnea, dificultades para tragar, ronquera de la voz, hinchazón de los brazos y la pupila contraída y la caída del párpado que afecta a un ojo.

Sin embargo en muchos casos, un aneurisma aórtico torácico no causa ningún síntoma y se descubre por accidente durante exámenes médicos por una afección no relacionada.

Aneurisma aórtico abdominal

Un aneurisma aórtico abdominal afecta la aorta en el abdomen.

Los síntomas incluyen dolor en la parte inferior de la espalda, hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, frecuencia cardíaca rápida (taquicardia), sudoración y la sensación de un pulso en el abdomen.

Estos aneurismas constituyen el tipo más frecuente.

El aneurisma puede aparecer como una pequeña uva llena de sangre unida al vaso sanguíneo por un tallo.

Esto se conoce como un aneurisma sacular o de bayas.

A veces los aneurismas se pueden formar en grupos.

Síntomas

Los síntomas van a depender del lugar donde se ubique la aneurisma.

Los aneurismas a menudo no causan síntomas.

La mayoría de los aneurismas no tienen ningún signo o síntoma hasta que se vuelven muy grandes o se rompen.

Si se rompe un aneurisma, puede haber dolor, presión arterial baja, ritmo cardíaco rápido y mareo.

También puede haber pérdida de conciencia, sensibilidad a la luz y náuseas y vómitos.

Se debe buscar atención médica inmediata si se experimentan estos síntomas.

El riesgo de muerte después de que ocurre la ruptura es muy alto.

Los síntomas a menudo se parecen a otras condiciones o problemas médicos.

Los síntomas que pueden ocurrir van a depender de los diferentes tipos de aneurismas.

  • Aneurisma aórtico abdominal: dolor constante en el abdomen, el pecho, la espalda baja o el área de la ingle.
  • Aneurisma cerebral: dolor de cabeza repentino y severo, náuseas, vómitos, trastornos visuales o pérdida del conocimiento.
  • Aneurisma ilíaco común: dolor en la parte baja del abdomen, la espalda o la ingle.
  • Aneurisma de arteria femoral y poplítea: pulsación de la arteria que se siente fácilmente en el área de la ingle (arteria femoral) o en la parte posterior de la rodilla (arteria poplítea).

Complicaciones con los aneurismas

Dependiendo de la ubicación del aneurisma, algunas de las posibles complicaciones de un aneurisma no tratado incluyen:

  • Coágulos de sangre dentro del aneurisma.
  • Compresión de los nervios cercanos, si el aneurisma es lo suficientemente grande.
  • Sangre que sale del aneurisma hacia las paredes de la arteria (disección del aneurisma).
  • Alteración de la circulación sanguínea más allá del punto del aneurisma.
  • Hemorragia en las capas de tejido que rodean el cerebro (hemorragia subaracnoidea).
  • Líquido en el cerebro (hidrocefalia).
  • Epilepsia.
  • Parálisis.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Ataque al corazón.
  • Insuficiencia renal.
  • Muerte súbita.

Diagnóstico de los aneurismas

Por lo general, se descubre un aneurisma durante una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

A menudo se encuentran al hacer una de estas pruebas para otras afecciones.

Para pacientes que han sido diagnosticados con un aneurisma o muestran síntomas de tener uno, se puede solicitar uno o una combinación de los siguientes procedimientos de diagnóstico, además de un historial médico y un examen físico completo:

  • Arteriograma: se usa una imagen de rayos X de los vasos sanguíneos para evaluar diversas afecciones, como aneurismas, estenosis (estrechamiento de los vasos sanguíneos) o bloqueos. Se hace pasar un líquido de contraste a través de la arteria con la ayuda de un tubo flexible y delgado. Este colorante hará que los vasos sanguíneos sean visibles en los rayos X.
  • Prueba de líquido cefalorraquídeo: en este procedimiento para aneurismas cerebrales, un especialista utiliza una aguja para extraer líquido cefalorraquídeo de la parte posterior para detectar glóbulos rojos (también conocido como punción lumbar).
  • Angiografía por tomografía computarizada: combinando una tomografía computarizada con una inyección de un tinte especial, esta exploración produce imágenes de los vasos sanguíneos.
  • Ecocardiograma: este procedimiento se utiliza para evaluar la estructura y la función del corazón mediante ondas de sonido, que originan una imagen en movimiento del corazón y de las válvulas cardíacas.
  • Imagen de resonancia magnética: en esta prueba se producen imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del cuerpo.
  • Ultrasonido: se usa un ultrasonido para ver los órganos internos mientras funcionan y evaluar el flujo sanguíneo a través de varios vasos.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para un aneurisma pueden incluir uno o más de los siguientes:

Controlar los factores de riesgo

Controlar o modificar los factores de riesgo, como dejar de fumar, controlar el azúcar en la sangre (en pacientes con diabetes) y perder peso (si tiene sobrepeso u obesidad).

Dieta

Limitar el consumo de grasas en la dieta puede ayudar a controlar la progresión del aneurisma.

Medicamentos

Tomar medicamentos para controlar factores como la hiperlipidemia (niveles altos de colesterol en la sangre) o la presión arterial alta para tratar estas afecciones.

Cirugía

El paciente puede someterse a cirugía, incluidos enfoques mínimamente invasivos para prevenir rupturas.

Si el aneurisma aórtico mide menos de cinco centímetros de ancho, por lo general no se trata, sino que se vigila estrechamente (en caso de que se agrande).

Si es más grande que cinco cm, el aneurisma se repara quirúrgicamente.

En la mayoría de los casos, el aneurisma se corta y el orificio se tapona con un injerto artificial.

El tratamiento de un aneurisma cerebral roto es un tratamiento urgente, actualmente se realizan más comúnmente los procedimientos de recorte de aneurisma y enrollamiento endovascular.

Dependiendo de la ubicación de un aneurisma cerebral, se tratará quirúrgicamente con clipaje o mediante el uso de espirales finos de platino insertados en el aneurisma a través de un angiograma.

Que es un procedimiento radiológico utilizado, en este caso, para cerrar el aneurisma y conservar el flujo normal de sangre en el cerebro.

Recorte de aneurisma

En este procedimiento, los neurocirujanos extirpan una sección del cráneo, navegan por el tejido cerebral hasta el aneurisma y luego colocan un pequeño clip metálico para detener el flujo de sangre al aneurisma.

Esto puede evitar que el aneurisma estalle o puede evitar una nueva hemorragia de un aneurisma que se ha roto recientemente.

Enrollamiento endovascular

Hasta hace poco, los aneurismas cerebrales se trataban con mayor frecuencia mediante el procedimiento de corte quirúrgico.

Ahora, en algunos casos, los neurólogos intervencionistas, usando la angiografía, pueden reparar la ruptura dentro del vaso sin cirugía abierta e incisiones.

Durante este procedimiento, se insertan pequeños alambres o espirales en el aneurisma, lo que provoca un coágulo que lo sella.

Los estudios demuestran que este tratamiento no invasivo es más seguro con menos complicaciones y acorta la hospitalización y el tiempo de recuperación.

Tasa de supervivencia para el aneurisma

Un individuo que presenta un aneurisma no tiene síntomas asociados siempre que no se rompa.

La consecuencia de una ruptura del aneurisma es catastrófica, especialmente si el aneurisma está en el cerebro y puede ser fatal.

Un aneurisma roto en el cerebro puede provocar un daño cerebral grave, parálisis o incluso la muerte.

El pronóstico para un individuo con una ruptura de aneurisma depende de varios factores como:

  • Edad del individuo.
  • La ubicación y la extensión del aneurisma.
  • La salud general del individuo.
  • El estado neurológico después de la ruptura del aneurisma.

Mientras que algunos pacientes no pueden sobrevivir a una ruptura de aneurisma, hay casos en que las personas se han recuperado por completo.

Prevención de un aneurisma

Practicar un estilo de vida saludable y seguir una dieta equilibrada es la clave para evitar la formación de cualquier tipo de aneurisma.

La dieta baja en grasas y colesterol también es beneficiosa.

Se debe hacer ejercicio regularmente o al menos caminar durante 30 minutos al día y mantenerse en forma para que haya una circulación sanguínea saludable y las posibilidades de que se desarrollen placas se vuelven cada vez menos.

Evite fumar y consumir bebidas alcohólicas tanto como sea posible.