Ansiedad Social: Definición, Tipos, Síntomas, Causas, Complicaciones y Tratamiento

baja autoestima

Hablamos del tercer mayor problema de atención de salud mental.

Es el miedo a la interacción con otras personas, provocado por la autoconsciencia, así como los sentimientos de ser negativamente juzgados y evaluados, que tienen como resultado, la resistencia a estar en lugares públicos.

Más específicamente, la ansiedad social es un temor cuasi patológico a ser juzgado y evaluado negativamente por otras personas, desarrollando así sentimientos de inadecuación, inferioridad, vergüenza, humillación y depresión.

Si una persona suele sentirse irracionalmente ansiosa en situaciones sociales, pero parece mejor cuando está sola, entonces la «ansiedad social» puede ser el problema.

El trastorno de ansiedad social (anteriormente denominado «fobia social«) es un problema mucho más común que las estimaciones pasadas nos han llevado a creer

Millones de personas en todo el mundo sufren de esta condición devastadora y traumática, todos los días, ya sea a partir de una ansiedad social específica o de una ansiedad social más generalizada.

En los Estados Unidos, estudios epidemiológicos han vinculado recientemente el trastorno de ansiedad social como el tercer mayor trastorno psicológico en el país, después de la depresión y el alcoholismo.

Se estima que alrededor del 7% de la población sufre alguna forma de ansiedad social en la actualidad. La tasa de prevalencia de por vida para desarrollar trastorno de ansiedad social es de 13-14%.

Ansiedades sociales específicas y generalizadas

Una ansiedad social específica sería el miedo de hablar frente a un grupo de personas, mientras que las personas con ansiedad social generalizada son ansiosas, nerviosas e incomodas en casi todas las situaciones sociales.

Es mucho más común que las personas con ansiedad social tengan un tipo generalizado de este trastorno.

Cuando la ansiedad anticipada, la preocupación, la indecisión, la depresión, la vergüenza, los sentimientos de inferioridad y la culpa están involucrados en la mayoría de las situaciones de la vida, una forma generalizada de ansiedad social está en el trabajo.

Síntomas del trastorno de ansiedad social

Las personas con trastorno de ansiedad social suelen experimentar un trastorno emocional significativo en las siguientes situaciones:

  1. Ser presentado a otras personas.
  2. Ser molestado o criticado.
  3. Ser el centro de atención.
  4. Estar vigilado mientras hace algo.
  5. Conocer gente de autoridad («gente importante»).
  6. La mayoría de los encuentros sociales, especialmente con extraños.
  7. Pasar por una habitación (o mesa) en un círculo de personas y tener que decir algo.
  8. Las relaciones interpersonales, ya sean amistades o románticas.

Esta lista no es ciertamente exhaustiva ni completa respecto a los síntomas, pues, otros sentimientos también se han asociado con la ansiedad social.

Las manifestaciones fisiológicas que acompañan a la ansiedad social pueden incluir varias manifestaciones.

A saber: temor intenso, corazón acelerado, ruborización, sudoración excesiva, garganta seca y boca, temblores (miedo a tomar un vaso de agua o usar utensilios para comer), tragar con dificultad y contracciones musculares, particularmente alrededor de la cara y el cuello.

La ansiedad constante e intensa que no desaparece es la característica más común.

Las personas con trastorno de ansiedad social saben que su ansiedad es irracional y que por tanto no tiene un sentido racional; es decir, cognitivo. Sin embargo, «saber» algo no es lo mismo que «creer» y «sentir» algo.

Así, para las personas con ansiedad social, los pensamientos y los sentimientos de ansiedad persisten y no muestran signos de desaparecer, a pesar de que las personas socialmente ansiosas «se enfrentan a sus miedos» todos los días de sus vidas.

Causas de la ansiedad social

No hay una sola cosa que cause el trastorno de ansiedad social. Es probable que la genética tenga algo que ver con esto: si tiene un familiar con fobia social, también corre más riesgo de tenerlo. También podría estar vinculado a tener una amígdala hiperactiva, la parte del cerebro que controla la respuesta de miedo.

El trastorno de ansiedad social suele aparecer alrededor de los 13 años de edad. Puede estar vinculado a un historial de abuso, intimidación o burlas. Los niños tímidos también tienen más probabilidades de convertirse en adultos con ansiedad social, al igual que los niños con padres dominantes o dominantes.

Si desarrolla una condición de salud que atrae la atención sobre su apariencia o su voz, también podría provocar ansiedad social.

Complicaciones que trae a tu vida

El trastorno de ansiedad social le impide vivir su vida. Evitará situaciones que la mayoría de las personas consideran «normales». Incluso podría tener dificultades para entender cómo otras personas pueden manejarlas tan fácilmente.

Cuando evitas todas o la mayoría de las situaciones sociales, afecta tus relaciones personales. También puede llevar a:

  • Baja autoestima.
  • Pensamientos negativos.
  • Depresión.
  • Sensibilidad a la crítica.
  • Pobres habilidades sociales que no mejoran.

Tratamiento para el trastorno de ansiedad social

Sólo el tratamiento adecuado funciona para aliviar el trastorno de ansiedad social, el mayor trastorno de ansiedad, y el que pocos conocen.

La buena noticia es que la terapia cognitivo-conductual para la ansiedad social ha sido notablemente exitosa.

Tanto la investigación como la evidencia clínica indican que la terapia cognitivo-conductual, que debe ser de naturaleza comprensiva, produce cambios permanentes en las vidas de las personas.

El trastorno de ansiedad social se puede superar, aunque se necesita tanto la coherencia y la persistencia.

Pero, salvo problemas cognitivos (por ejemplo, demencia, enfermedad de Alzheimer), todos pueden progresar contra la ansiedad social utilizando el tipo apropiado de terapia cognitivo-conductual.

Se aplica terapia cognitivo-conductual para el trastorno de ansiedad social «integral», para diferenciarla de la idea general de que los conceptos cognitivos son simplistas y se pueden abordar con sólo unas pocas estrategias.

Un programa exitoso de terapia para el trastorno de ansiedad social debe abordar decenas de métodos cognitivos, estrategias y conceptos que permitirán a los cerebros de las personas (es decir, sus asociaciones cerebrales o vías neuronales) cambiar literalmente.

El cerebro está continuamente aprendiendo, y los pensamientos y creencias irracionales pueden cambiar como resultado de este proceso cognitivo.

Un buen programa de terapia proporcionará las estrategias necesarias y específicas, de igual modo, indicará al paciente cómo y por qué necesitan practicar, trabajar y comenzar a aceptar pensamientos racionales, creencias, emociones y percepciones.

Los elementos más importantes para superar la ansiedad social son:

  1. Una comprensión y conciencia del problema.
  2. Un compromiso para llevar a cabo con la terapia cognitivo-conductual incluso cuando es repetitiva y parece difícil.
  3. Practicar, practicar, practicar para obtener esa información (es decir, métodos cognitivos, estrategias y conceptos) en el fondo del cerebro – para que estos métodos cognitivos se conviertan en habituales y automáticos.
  4. Participación en un grupo de terapia de ansiedad social en el que usted puede trabajar de manera lenta y gradual en problemas que le causan ansiedad en el mundo real.

Es decir, la persona que se siente ansiosa mientras lee en público utiliza estrategias específicas para cumplir con su objetivo.

Mientras que la persona que quiere aprender a hacer presentaciones y participar en pequeñas charlas durante las actividades sociales lentamente trabaja hacia sus metas.

En estas terapias se utilizan:

  • Juegos de rol.
  • Actuación, grabadora y cámara de video.
  • Períodos de preguntas y respuestas.
  • Simulacros de entrevistas de trabajo.
  • Hacer cosas tontas deliberadamente como parte de un grupo de terapia conductual para personas con ansiedad social.

Nota: una escala o «jerarquía» se debe usar como una guía flexible en la planificación. Es necesario practicar, cumplir metas, subir expectativas, cumplir con objetivos, elevar expectativas, hasta que finalmente se alcancen los objetivos.