Diabetes: Tipos, Causas, Factores de Riesgo, Diagnóstico, Complicaciones, Síntomas y Tratamientos

insulina

Representa a un grupo de enfermedades metabólicas donde el paciente presenta altos niveles de glucosa en la sangre.

Esto se debe a una producción incorrecta de la hormona denominada insulina o cuando las células del cuerpo no responden o no pueden usarla.

Cuando el cuerpo convierte la comida que consume en energía (también llamada azúcar o glucosa), la insulina se libera para ayudar a transportar esta energía hasta las células.

Su mensaje químico le dice a la célula que reciba a la glucosa.

Si se produce poca o ninguna insulina o si es resistente a la insulina, esto provocará que los niveles de glucosa en sangre sean más altos que lo normal en aquellas personas que padecen de diabetes.

Tipos de diabetes

Se conocen varios tipos de diabetes, Diabetes tipo 1, Diabetes tipo 2, y Diabetes gestacional.

También hay una etapa previa a la diabetes llamada prediabetes. También conocida como tolerancia alterada a la glucosa.

En este periodo el nivel de glucosa en la sangre aumenta a un nivel más elevado de lo normal, pero es lo suficientemente bajo como para que se pueda considerar como una diabetes.

Los individuos prediabéticos poseen un riesgo mayor de desarrollar la diabetes tipo 2 si no se controlan a tiempo.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 también se llama diabetes juvenil.

Las personas con esta afección usualmente la contraen antes de los 20 años, ya que a menudo se diagnostica en niños o adolescentes.

Este tipo representa el 5 a 10 por ciento de las personas con diabetes.

La diabetes tipo 1 se desarrolla cuando las células productoras de insulina en el cuerpo se han destruido y el cuerpo no puede producir insulina.

Todas las personas con diabetes tipo 1 deben ser tratadas con insulina.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina, o cuando las células no pueden usar la insulina adecuadamente, lo que se llama resistencia a la insulina.

La diabetes tipo 2 comúnmente se llama «diabetes de inicio en adultos» ya que se diagnostica más tarde en la vida, generalmente después de los 45 años. Es el tipo de diabetes más común.

Aunque en los últimos años, se ha diagnosticado diabetes tipo 2 en personas más jóvenes, incluidos niños, con mayor frecuencia que en el pasado.

Se considera como una enfermedad desencadenada por el estilo de vida sedentario, individuos con sobrepeso y que consumen excesivamente calorías y azúcar.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional es aquella que las mujeres pueden padecer durante el tercer trimestre de gestación.

Alrededor de un 4% de las mujeres embarazadas desarrollan esta condición y desaparece después de que nace el bebé.

Parece haber un vínculo entre la tendencia a tener diabetes gestacional y diabetes tipo 2, y muchas mujeres que han padecido de diabetes gestacional desarrollan diabetes tipo 2 más adelante.

Una vez que se ha tenido diabetes gestacional, se tiene más posibilidad de que la diabetes gestacional ocurra en futuros embarazos.

En algunos casos, a mujeres durante el embarazo se les diagnostica diabetes tipo 1 o tipo 2.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar en la prevención de la diabetes después que se presenta la diabetes gestacional.

Causas

No se conoce con certeza la causa de la diabetes.

Se piensa que la diabetes es causada por la combinación de algunos factores genéticos y ambientales.

La dieta diaria, la obesidad, una cintura grande, ser de origen africano caribeño, africano negro, chino o sudasiático y la falta de ejercicio pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la diabetes, especialmente la diabetes tipo 2.

También cuando se padece de la enfermedad del sistema inmune que normalmente combate las bacterias dañinas o los virus, esta ataca a las células que producen insulina localizada en el páncreas, resultando poca o ninguna insulina, y en lugar de ser transportada la glucosa en las células, el azúcar se acumula en el torrente sanguíneo.

Otra causa probable es que es un elemento genético para la diabetes tipo 1, y puede desarrollarse a cualquier edad, pero generalmente aparece antes de los 40 años, y más comúnmente en la última infancia.

En la prediabetes y la diabetes tipo 2, las células del cuerpo se vuelven resistentes al efecto de la insulina y el páncreas no puede producir suficiente insulina para superar dicha resistencia.

Factores de riesgo

Factores de riesgo para la diabetes tipo 1

  • Una historia familiar de diabetes.
  • Los factores ambientales.
  • La presencia de células dañinas del sistema inmunitario llamadas autoanticuerpos.
  • Los factores dietéticos.
  • La geografía.

Factores de riesgo para la diabetes tipo 2

  • El peso.
  • El sedentarismo.
  • Una historia familiar de diabetes.
  • La edad.
  • La diabetes gestacional.
  • Padecer del síndrome de ovario poliquístico.
  • Presentar alta presión sanguínea.
  • Presentar niveles anormales de colesterol y triglicéridos.

Diagnóstico

Normalmente se utilizan cuatro exámenes comunes para diagnosticar la diabetes como:

Prueba de hemoglobina glicosilada: es una medición del control de la glucosa en sangre, esta prueba indica el nivel promedio de azúcar en la sangre de la persona durante los últimos 2 a 3 meses. Cuantifica el nivel de glucosa en la sangre que se encuentra unido a la hemoglobina.

El uso de este análisis para diagnosticar la diabetes es controvertido, ya que el examen puede no ser preciso si el paciente tiene algún tipo de mutación de la hemoglobina, anemia severa, está recibiendo transfusiones de sangre o tiene tratamientos para incrementar la producción de glóbulos rojos.

Examen de glucosa en plasma aleatorio o casual: se toma una muestra de sangre al azar. Un nivel de azúcar en la sangre al azar de 200 miligramos por decilitro (mg por dL) o más sugiere que la persona tiene diabetes. Para confirmar los resultados del análisis debe realizarse el examen otro día o un análisis de glucosa en ayuna o una prueba de tolerancia oral a la glucosa.

Prueba de azúcar en la sangre en ayuna: este análisis de sangre se realiza tomando una muestra de sangre, después de no consumir comida y bebida (excepto agua) durante 8 horas.

El nivel de azúcar en la sangre en ayuna de menos de 100 mg por dL es normal, mientras que de 100 a 125 mg por dL se considera prediabetes. Si es de 126 mg por dL o más en dos pruebas separadas, se diagnostica diabetes.

Prueba de tolerancia oral a la glucosa: esto también implica un ayuno nocturno. El paciente debe abstenerse de consumir comida y bebida (excepto agua) durante 8 horas.

Se le extraerá sangre antes de tomar la mezcla de glucosa.

Esta mezcla contiene una cantidad conocida de glucosa, generalmente 75 gramos y 2 horas después, se tomara una nueva muestra.

Los niveles de glucosa en ayunas normalmente son menores de 100 mg por dl. Cuando se observan valores que varían entre 100mg por dl hasta 126 mg por dl son indicativos de prediabetes.

Los niveles de glucosa en ayunas iguales o superiores a 126 mg por dl son indicativos de diabetes.

Complicaciones de la diabetes

Con el tiempo, los niveles altos de azúcar en la sangre (también llamado hiperglucemia) pueden conducir a enfermedades renales, enfermedades cardíacas y perdida de la visión.

El exceso de azúcar en el torrente sanguíneo puede dañar los pequeños vasos sanguíneos de los ojos y los riñones, y puede endurecer o estrechar las arterias.

Síntomas

Los síntomas más comunes incluyen:

En la diabetes tipo 1

Las personas que sufren de diabetes tipo 1 pueden sufrir los siguientes síntomas:

  • Sentirse muy sediento (polidipsia).
  • Orinar con más frecuencia de lo habitual, particularmente en la noche (aumento de la micción).
  • Pérdida de peso y pérdida de masa muscular.
  • Visión borrosa.
  • Curación lenta de cortes y rasguños.
  • Fatiga o cansancio.
  • Náusea.
  • En mujeres, se presentan infecciones vaginales frecuentes.
  • Picazón en la piel generalmente en el área de la ingle.

En la diabetes Tipo 2

Los principales síntomas de la diabetes tipo 2 son similares a los que sufren las personas con diabetes tipo 1.

Sin embargo, aunque los síntomas de la diabetes tipo 1 generalmente se desarrollan rápidamente en unas pocas semanas, los síntomas de la diabetes tipo 2 son a menudo leves y se desarrollan gradualmente durante varios años.

  • Sed excesiva.
  • Aumento de la micción especialmente en la noche.
  • Ganancia o pérdida inusual de peso.
  • Fatiga o cansancio extremo.
  • La diabetes afecta la circulación de sus pies y los pequeños vasos sanguíneos en los ojos.

Tratamientos y medicamentos

Dentro de los objetivos del tratamiento de la diabetes se pueden resumir lo siguiente:

  • Se trata de mantener el azúcar en sangre en el nivel más normal posible, sin que se produzcan altas o bajas serias del azúcar en el torrente sanguíneo.
  • Evitar el daño a los órganos diana y a los tejidos causado por demasiada azúcar en la corriente sanguínea.

Los valores normales de azúcar en sangre se ubican entre 60 a 100 mg/dl durante la noche o antes de las comidas, y en niveles menores a 140 mg/dl después de la ingestión de alimentos.

Las mujeres embarazadas tendrán niveles de glucosa en sangre más bajos.

Tratamiento para la diabetes tipo 1

Este tipo de diabetes requiere de un régimen muy estricto.

No existe una cura para la diabetes, por lo que el tratamiento para mantener sus niveles de glucosa en sangre lo más normales posible y para controlar los síntomas se siguen ciertos principios clave del manejo médico como:

  • Auto monitoreo del azúcar y de las cetonas en sangre, como parte de la vida diaria.
  • Inyecciones de insulina.
  • Afrontar los problemas diarios de la diabetes, cómo hacer los ajustes en la dieta y en las dosis de insulina a suministrar, evitando así las altas o bajas del glucosa en la sangre.
  • Entender las dificultades y cómo detectarlas, evadirlas y enfrentarlas.
  • Diariamente se tiene que monitorear la glucosa en la sangre para estar al tanto si el tratamiento es adecuado y ajustar la dosis de insulina a las necesidades.
  • El control de cetonas es importante si se tienen síntomas de acidosis diabética.

Existen dos formas de analizar el organismo para conocer la presencia de cetonas:

  • Análisis de orina.
  • Análisis de sangre.

El nivel normal de cetonas debe ser menor de 0,6 mmol por l.

Tratamiento para la diabetes tipo 2

El tratamiento incluye una dieta especial, un programa de ejercicios, las pruebas domesticas de glucosa en la sangre y, en algunos casos, además de los medicamentos orales, se recomiendan inyecciones de insulina.

Los cambios en el estilo de vida pueden ser increíblemente beneficiosos para controlar los síntomas y mejorar la salud de las personas con diabetes tipo 2.

Los primeros pasos son observar la dieta y el estilo de vida para asegurarse de seguir una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y perder peso si tiene sobrepeso, para prevenir complicaciones.

El paciente debe realizarse un monitoreo regular de la diabetes (2 a 3 pruebas por año).

Además, es crucial evitar el cigarrillo, lo que aumenta el riesgo de varias complicaciones diabéticas como la enfermedad renal y el daño a los nervios.

Tratamiento para la diabetes gestacional

La diabetes gestacional, ocurre, generalmente alrededor de la semana 24.

Esta diabetes puede ser especialmente difícil porque la carga de la diabetes puede afectar tanto a las madres como al bebe.

La diabetes gestacional requiere de un tratamiento especializado durante todo el embarazo.

Los valores de la glucosa en sangre están alrededor de:

  • Antes de una comida ≤ a 95 mg por dl.
  • 1 hora después de una comida ≤ a 140 mg por dl.
  • 2 horas después de una comida ≤ a 120 mg por dl.

Una vez que se produce el parto, la mayor parte de las mujeres vuelve a sus niveles normales de azúcar en la sangre.