Síntomas de la Fibromialgia: Definición, Causas y Tratamientos Para Este Trastorno

dolor musculoesquelético generalizado

Es una afección a largo plazo (crónica) que puede causar dolor y sensibilidad generalizada en gran parte del cuerpo.

Es bastante común, hasta 1 persona de cada 25 puede verse afectada.

En el pasado, se utilizaban otros términos para describir la afección, incluidos el reumatismo muscular y la fibrositis. La condición puede incluso haber sido mal diagnosticada como enfermedad articular degenerativa.

Ahora sabemos que la fibromialgia no está relacionada con la artritis inflamatoria o degenerativa, aunque los síntomas a veces pueden ser muy similares.

La fibromialgia en sí misma no causa ningún daño duradero a los tejidos del cuerpo. Sin embargo, es importante mantenerse lo más activo posible para evitar el debilitamiento de los músculos (desacondicionamiento), lo que podría provocar problemas secundarios.

Síntomas de la fibromialgia

Puede detectar si usted padece de esta enfermedad conociendo los siguientes síntomas:

  • Si padece dolor muscular crónico, espasmos musculares o rigidez.
  • La fatiga moderada o severa y energía disminuida.
  • El insomnio o despertarse con la misma sensación de cansancio como cuando se fue a dormir.
  • La rigidez al despertar o después de permanecer en una posición durante demasiado tiempo.
  • Dificultad para recordar, concentrarse y realizar tareas mentales simples.
  • Dolor abdominal, distensión abdominal, náuseas y estreñimiento alternando con diarrea (síndrome del intestino irritable).
  • Tensión o dolores de cabeza por migraña.
  • Dolor en la mandíbula y sensibilidad facial.
  • La sensibilidad a uno o más de los siguientes: olores, ruidos, luces brillantes, medicamentos, y a ciertos alimentos.
  • Se siente ansioso o deprimido.
  • Entumecimiento u hormigueo en la cara, brazos, manos, piernas o pies.
  • Aumento de la urgencia o frecuencia urinaria (vejiga irritable).
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio y el dolor muscular después del ejercicio.
  • Una sensación de hinchazón (inflamación) en las manos y los pies.

Los síntomas de la fibromialgia pueden intensificarse en función de las horas del día; por la mañana, la tarde y la noche tienden a ser los peores momentos.

Los síntomas también pueden empeorar con la fatiga, la tensión, la inactividad, los cambios en el clima, las condiciones de frío o con corrientes de aire, esfuerzo excesivo, las fluctuaciones hormonales (por ejemplo, justo antes de su periodo o durante la menopausia), el estrés, la depresión, u otros factores emocionales.

Si la condición no se diagnostica y se trata a tiempo, los síntomas pueden continuar indefinidamente, o pueden desaparecer durante meses y después volver a aparecer.

Causas de la fibromialgia

Aún no sabemos exactamente qué causa la fibromialgia, pero las investigaciones sugieren que existe una interacción entre los factores físicos, neurológicos y psicológicos.

El dolor que sentimos a menudo se ve afectado por nuestras emociones y estados de ánimo. La depresión o la ansiedad pueden hacer que el dolor parezca peor. Al mismo tiempo, sentir dolor puede provocar estrés, preocupación o mal humor.

Por lo general, las personas sienten dolor cuando una parte del cuerpo se daña (como en la artritis) o sufre una lesión física. El dolor que sienten las personas con fibromialgia es diferente porque no está directamente causado por daños o lesiones en el área que está sufriendo.

En cambio, hay un problema con la forma en que el cerebro y el sistema nervioso procesan el dolor en esa área. Esto no significa que el dolor sea menos real, pero como no hay daño físico que pueda curarse, no hay una manera fácil de detener el dolor.

Es por esto que el dolor de la fibromialgia puede ser de larga duración (crónico).

Las investigaciones han demostrado que las personas con fibromialgia son más sensibles a la presión física. Esto significa que lo que sería un golpe relativamente menor para la mayoría de las personas podría ser extremadamente doloroso para alguien con fibromialgia.

Este aumento de la sensibilidad no se comprende completamente, pero se cree que podría estar relacionado con cambios en la forma en que el sistema nervioso procesa el dolor.

Algunos investigadores han demostrado, mediante el uso de escáneres cerebrales especiales, que estos procesos están alterados en personas con fibromialgia.

La alteración del sueño también puede contribuir a este aumento de la sensibilidad. Los estudios de ondas cerebrales muestran que las personas con fibromialgia a menudo pierden el sueño profundo.

Una serie de cosas pueden llevar a trastornos del sueño, como:

  • Dolor por una lesión u otra afección como la artritis.
  • Estrés en el trabajo o tensión en las relaciones personales.
  • Depresión provocada por enfermedad o acontecimientos infelices.

Las personas con fibromialgia a menudo informan que sus síntomas comenzaron después de una enfermedad o accidente, o después de un período de estrés emocional y ansiedad.

Sin embargo, otros no pueden recordar ningún evento en particular que conduzca al inicio de los síntomas.

En un experimento donde se despertó a voluntarios sanos durante cada período de sueño profundo, varios de ellos desarrollaron los signos y síntomas típicos de la fibromialgia.

No es sorprendente que una combinación de dolor, trastornos del sueño y ansiedad o depresión pueda convertirse en un círculo vicioso. Dormir mal contribuirá al cansancio severo que suele acompañar a la fibromialgia.

Diagnóstico de la fibromialgia

La fibromialgia suele ser difícil de diagnosticar, ya que los síntomas varían considerablemente y podrían tener otras causas.

Los síntomas pueden ser similares a los de otras afecciones, por ejemplo, una glándula tiroides poco activa (hipotiroidismo) o afecciones autoinmunes como la artritis reumatoide.

En la actualidad, no hay análisis de sangre, radiografías o exploraciones específicas que puedan confirmar un diagnóstico de fibromialgia, y muchas personas con fibromialgia tendrán resultados normales en todas estas pruebas.

Sin embargo, su médico puede sugerirle que se realice análisis de sangre para descartar otras posibles causas de sus síntomas y así apoyar un diagnóstico de fibromialgia.

Hasta hace poco, el diagnóstico de fibromialgia se realizaba basándose en puntos sensibles específicos en ciertas áreas de su cuerpo. Sin embargo, las pautas publicadas en 2010 recomiendan que los profesionales de la salud ahora deben considerar las siguientes características al realizar un diagnóstico:

  • Dolor generalizado que dura tres meses o más.
  • Fatiga y/o despertarse con la sensación de no haberse recuperado.
  • Problemas con los procesos de pensamiento como la memoria y la comprensión (síntomas cognitivos).

Tratamiento de la fibromialgia

Todavía no hay cura para la fibromialgia, pero hay formas de controlar sus síntomas. Su médico podrá sugerir tratamientos y terapias para abordar aspectos específicos de la afección.

Estos pueden incluir tratamientos con medicamentos, pero las terapias físicas y de otro tipo son igual de importantes o incluso más.

Terapias físicas

Su médico puede remitirlo a un fisioterapeuta o terapeuta ocupacional para recibir tratamiento y asesoramiento adicionales.

La fisioterapia puede ayudarlo a mejorar su postura, función física y calidad de vida, y gradualmente volverse más activo. Los fisioterapeutas también pueden aconsejarle sobre técnicas de relajación.

La terapia ocupacional puede ayudarlo a manejar sus actividades diarias sin aumentar su dolor o agotarse. Su terapeuta ocupacional puede sugerir enfoques específicos de ritmo, cambiando la forma en que trabaja o utilizando dispositivos que ahorran mano de obra.

Si estás teniendo dificultades en el trabajo, tu terapeuta puede recomendarte ajustes que te ayudarán.

Medicamentos

Su médico puede recetarle medicamentos para aliviar el dolor, los trastornos del sueño o la depresión asociada con la fibromialgia.

Los tratamientos farmacológicos no curan la fibromialgia y, por lo general, no eliminan completamente el dolor. Sin embargo, pueden ser útiles para reducir los síntomas a un nivel que le permita iniciar una actividad física suave y terapias de rehabilitación.

Al igual que con todos los medicamentos, algunas personas tendrán efectos secundarios, por lo que es importante discutir los pros y los contras con su médico.

Como regla general, los tratamientos con medicamentos deben interrumpirse a menos que den un beneficio continuo.

El paracetamol puede aliviar el dolor en algunas personas, pero no funciona para todos. Algunas personas encuentran útiles las drogas como el codecamol o el co-dydramol.

Estos contienen paracetamol más una dosis baja de un analgésico opioide más fuerte como la codeína.

Los medicamentos que contienen codeína o dihidrocodeína pueden causar efectos secundarios como el estreñimiento y se recomiendan solo para uso a corto plazo (generalmente no más de tres días) debido al riesgo de dependencia.

Los medicamentos opioides son analgésicos que se usan para el dolor moderado a intenso, aunque hay poca evidencia de investigación de que sean útiles en general para la fibromialgia.

Los opioides deben usarse con moderación, si es que lo hacen, en el dolor crónico debido al riesgo de efectos secundarios a largo plazo y porque pueden causar dependencia y pueden ser difíciles de detener.

Hay algunos estudios pequeños que muestran beneficios para algunas personas con un medicamento llamado tramadol, que funciona en parte como un opioide y en parte como un antidepresivo.

La prescripción de tramadol está regulada y es mejor utilizarla solo para brotes a corto plazo.

El gel de capsaicina o los geles antiinflamatorios no esteroideos que se frotan en las áreas dolorosas pueden ayudarlo, pero no hay pruebas convincentes de que sean efectivos en la mayoría de las personas con fibromialgia, y es posible que no sean prácticos si tiene dolor generalizado.

Los medicamentos antidepresivos, como la amitriptilina en dosis bajas, pueden reducir el dolor y ayudarlo a dormir. Deben tomarse 2-3 horas antes de acostarse. Su médico aumentará gradualmente la dosis a un nivel efectivo.

Los antidepresivos pueden ayudar con el estado de ánimo bajo y algunos tipos, como la duloxetina, también han demostrado ayudar a aliviar el dolor y otros síntomas en algunas personas.

Es posible que no funcionen de inmediato, por lo que es posible que tenga que probarlos durante algunos meses para ver si ayudan.

Los medicamentos como la pregabalina y la gabapentina se usan para tratar el dolor de los nervios y se ha demostrado que ayudan a las personas con fibromialgia.

Por lo general, se inician en dosis bajas y luego se aumentan gradualmente dependiendo de cómo responda a ellas.

Puede tomar seis semanas evaluar si son útiles. Pueden causar efectos secundarios como mareos y aumento de peso.