Linfocitopenia: Definición, Causas, Factores de Riesgo, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento y Prevención

linfocitos en sangre por debajo de los valores normales

Es una enfermedad que se caracteriza por un nivel anormalmente bajo de linfocitos en la sangre.

Los linfocitos son un tipo específico de células blancas en la sangre con funciones importantes en el sistema inmunológico.

Los linfocitos normalmente representan del 15 al 40% de todas las células blancas en la sangre, los cuales ayudan a proteger el cuerpo contra las infecciones causadas por virus u hongos, coordinando también las actividades de otras células en el sistema inmune.

Además, los linfocitos combaten el cáncer y se convierten en células productoras de anticuerpos que neutralizan el efecto de sustancias extrañas en la sangre.

La linfocitopenia es el resultado de anormalidades en la forma en que los linfocitos se producen, los cuales al realizar su camino a través del torrente sanguíneo, se han perdido o destruido.

Estas condiciones pueden ser el producto de disminuciones congénitas o inducidas por medicamentos en la medida que el cuerpo reconoce para atacar a sus invasores.

Causas de la linfocitopenia

La linfocitopenia puede ser un signo de una enfermedad, afección u otro factor subyacente. La mayoría de las causas son adquiridas. Esto significa que usted la desarrolla en lugar de heredarla.

Las células T constituyen la mayor proporción de linfocitos, y la linfocitopenia de células T es la más común. Sin embargo, esta condición puede afectar a los tres tipos de células.

Trastornos autoinmunes

Los trastornos autoinmunitarios se producen si el sistema inmunológico está sobrecargado y ataca incorrectamente las células y los tejidos del cuerpo. Estos pueden incluir:

  • Lupus.
  • Miastenia gravis.
  • Artritis reumatoide.

Ciertos medicamentos inmunosupresores que se usan para tratar trastornos autoinmunes también pueden causar linfocitopenia.

Cáncer y tratamientos para el cáncer

El cáncer, especialmente los cánceres de sangre o linfáticos como el linfoma (como el linfoma de Hodgkin), el sarcoma de Kaposi y la leucemia, pueden provocar niveles bajos de linfocitos.

Los siguientes tratamientos para el cáncer también pueden resultar en linfocitopenia:

  • Quimioterapia.
  • Terapia de radiación.

Enfermedades que afectan la sangre y la médula ósea

Estas condiciones pueden causar niveles bajos de linfocitos:

  • Anemia aplásica.
  • Trastornos linfoproliferativos.

Las infecciones

Las infecciones virales, bacterianas, parasitarias y micóticas son una causa común de linfocitopenia. Cualquier tipo de infección grave puede hacer que su recuento de linfocitos disminuya. Por ejemplo:

  • El VIH.
  • Histoplasmosis.
  • Influenza.
  • Malaria.
  • Hepatitis viral.
  • Tuberculosis.
  • Fiebre tifoidea.
  • Septicemia.

La linfocitopenia puede ser un signo de sepsis o bacteriemia aguda. La primera es una infección grave que causa inflamación sistémica, y la última es una presencia bacteriana en la sangre que podría conducir a la sepsis.

Ambos casos requieren atención médica urgente.

Causas hereditarias

Las causas hereditarias o congénitas de linfocitopenia son raras. Algunos de estos son:

  • Ataxia-telangiectasia.
  • Anomalía DiGeorge.
  • Síndrome de inmunodeficiencia combinada severa.
  • Síndrome de Wiskott-Aldrich.

Causas nutricionales

La desnutrición es una causa mundial común de linfocitopenia. Esto ocurre porque el cuerpo carece de proteínas y otros nutrientes que son necesarios para producir linfocitos.

Un trastorno alimentario, como la anorexia nerviosa, puede conducir a una linfocitopenia de producción reducida.

Afecciones gastrointestinales

Las condiciones que dañan la pared intestinal pueden afectar la absorción de nutrientes del cuerpo y, en algunos casos, provocar linfocitopenia.

Estos se conocen generalmente como enteropatía perdedora de proteínas e incluyen:

  • Amilosis.
  • Enfermedad celíaca.
  • Enfermedad intestinal inflamatoria, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.
  • Enteritis regional.
  • Deficiencia de zinc.

Según una investigación, una deficiencia del zinc mineral en su dieta puede debilitar la salud inmunológica al causar linfocitopenia de células T y otras disfunciones del sistema inmunitario.

Medicamentos

Además de los tratamientos para el cáncer, varios medicamentos pueden reducir los linfocitos. La linfocitopenia inducida por medicamentos varía de menor a grave.

Los siguientes medicamentos pueden disminuir su nivel de linfocitos:

  • Azatioprina (Imuran, Azasan).
  • Carbamazepina (tegretol, epitol).
  • Cimetidina (tagamet).
  • Corticosteroides.
  • Fumarato de dimetilo (Tecfidera).
  • Imidazoles.
  • Interferones.
  • Metotrexato (Trexall, Rasuvo).
  • Opioides.
  • Cierta terapia con bifosfonatos para la osteoporosis.

Enfermedad del riñón

La enfermedad renal, particularmente la etapa crónica, la enfermedad crónica, puede reducir la cantidad de células T en la sangre, pero también puede ocurrir linfocitopenia en la lesión renal aguda.

Trauma y cirugía

Los traumatismos debidos a una lesión o emergencia aguda, como la insuficiencia cardíaca, pueden disminuir los recuentos de linfocitos. Las cirugías como el bypass cardíaco también pueden causar linfocitopenia.

Otras causas

Otras causas de la linfocitopenia incluyen el abuso del alcohol y el estrés.

Además, existe una condición rara conocida como linfocitopenia T positiva para CD4 idiopática, en la que se desconoce la causa.

¿Quién está en riesgo?

Usted puede estar en riesgo de linfocitopenia si:

  • Ha tenido una infección o cirugía reciente.
  • Usted tiene una condición subyacente que puede causar linfocitopenia.
  • Está tomando algún medicamento que pueda afectar su recuento de linfocitos.

Los adultos mayores y aquellos que están desnutridos están particularmente en riesgo.

Síntomas de la linfocitopenia

Los síntomas de la linfocitopenia varían. Los linfocitos constituyen sólo una fracción de glóbulos blancos del cuerpo, y una disminución de su número no pueden producir ningún síntoma.

Un paciente que tiene linfocitopenia puede tener síntomas de la enfermedad responsable de la disminución del nivel de linfocitos.

Es posible que no note ningún síntoma de linfocitopenia. En algunos casos, puede experimentar síntomas de la causa o condición subyacente. Por ejemplo:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Nariz que moquea.
  • Ganglios linfáticos agrandados.
  • Pequeñas amígdalas o ganglios linfáticos.
  • Articulaciones dolorosas.
  • Erupción cutánea.
  • Sudores nocturnos.
  • Pérdida de peso.

Pruebas y diagnóstico

Un hemograma completo (CBC, por sus siglas en ingles) con diferencial puede determinar su nivel de linfocitos.

Su médico también puede recomendar un análisis de sangre especial llamado perfil de linfocitos, también conocido como panel de subconjuntos de linfocitos, para determinar los recuentos de células T, B y NK en el cuerpo.

Un diagnóstico de linfocitopenia significa que su recuento de linfocitos en la sangre está por debajo de 1,500 células / microlitro.

Los bebés y los niños tienen más linfocitos; menos de 3,000 células / microlitro se considera demasiado bajo en este caso.

Tratamiento de la linfocitopenia

El tratamiento para la linfocitopenia está diseñado para identificar y corregir la causa subyacente de la condición.

Los niveles bajos de linfocitos inducidos por drogas suelen volver a la normalidad o a los pocos días después de que el paciente deja de tomar el medicamento.

Una deficiencia de linfocitos B, que maduran en células plasmáticas productoras de anticuerpos, pueden dar lugar a niveles anormalmente bajos.

Cuando el número de linfocitos B es bajo, el paciente puede ser tratado con antibióticos, medicamentos antifúngicos, agentes antivirales, o una sustancia que contiene una alta concentración de anticuerpos (globulina gamma) para prevenir la infección.

Por lo general no es posible restaurar los niveles de linfocitos normales en pacientes con SIDA.

Las drogas como el AZT (azidotimidina, vendido bajo el nombre comercial de Retrovir) pueden aumentar el número de células T helper, que ayudan a otras células a acabar con organismos de la enfermedad.

Pronóstico

Bajos niveles de linfocitos hacen a los pacientes vulnerables a la infección que amenaza la vida.

Los investigadores están estudiando la eficacia del trasplante de médula ósea y otras células para restaurar los niveles de linfocitos normales.

La terapia génica, que utiliza los recursos del propio cuerpo o sustancias artificiales para contrarrestar enfermedades o trastornos, también está siendo evaluada como un tratamiento alternativo para la linfocitopenia.

Prevención y cuidado

Es posible que no pueda prevenir completamente la linfocitopenia, pero puede ayudar a reforzar su sistema inmunológico y protegerse contra las infecciones.

Siga un plan de dieta saludable, descanse mucho y evite los gérmenes a medida que su cuerpo recupera sus niveles de linfocitos.

Coma una dieta rica en nutrientes para sentirse mejor y con más energía.

Su médico o nutricionista puede ayudarlo a elegir alimentos integrales que sean adecuados para usted y que estén llenos de proteínas y minerales y vitaminas.

Su médico también puede prescribir una dieta especial para personas con sistemas inmunológicos debilitados. Esto incluye orientación sobre cómo elegir y preparar alimentos para evitar gérmenes y enfermedades relacionadas.

Lávese bien las manos con agua tibia y jabón varias veces al día para ayudar a prevenir enfermedades. Use un desinfectante para manos si está afuera, y evite las áreas con mucha gente.

Manténgase alejado de los animales o pídale a otra persona que limpie las mascotas. Además, tenga mucho cuidado o evite las actividades que puedan causar cortes, rasguños o incluso muescas en la piel.

Pídales a sus amigos y familiares que se demoren en visitarlo si están enfermos.