Orofaringe: ¿Qué es? Estructura, Variaciones, Suministro Neurovascular, Rutas de Propagación del Cáncer y Complicaciones Clínicas

cual es la descripción de la orofaringe

Se comunica con la nasofaringe a través del istmo faríngeo, extendiéndose posteriormente desde el borde posterior del paladar blando.

La orofaringe (incluidas las amígdalas y los arcos) está cubierta por una membrana mucosa de color rosa-rojo. Las amígdalas se distinguen por una apariencia picada y varían mucho en tamaño entre diferentes personas y con la edad.

Se comunica con la cavidad oral anteriormente a través del istmo orofaríngeo, demarcado por el arco palatogloso, e incluye la cara posterior de la lengua. Se comunica con la laringofaringe, cuyo límite está delimitado por el borde superior de la epiglotis.

Las paredes laterales de la orofaringe son distintas por la presencia de dos arcos. El arco palatogloso, anteriormente, contiene el músculo palatogloso y forma el borde anterior de la orofaringe.

Detrás de este arco se encuentra el arco palatofaríngeo, que contiene palatofaríngeo. El espacio entre estos dos arcos es la fosa tonsilar. El volumen que contiene los arcos y la fosa tonsilar bilateralmente se conoce como las fauces.

Paladar blando

El paladar blando forma el límite entre la nasofaringe y la orofaringe. Se adjunta lateralmente a las paredes de la nasofaringe/orofaringe. La parte anterior es continua con el paladar duro.

El borde posterior del velo del paladar se cuelga libremente y se distingue por una proyección inferior cónica, la úvula. El paladar blando se curva hacia abajo a medida que pasa hacia atrás.

El paladar blando está cubierto en todas las superficies por epitelio, que es del tipo pseudoestratificado respiratorio superior y escamoso estratificado inferiormente. Una gran capa submucosa contiene muchas glándulas.

En el centro, varios accesorios musculares y la aponeurosis palatina dan forma al paladar. La aponeurosis palatina está formada por los tendones del tensor veli palatini, y está unida al hueso palatino anteriormente. Es más grueso anteriormente y todos los demás músculos palatinos se adhieren a él.

Amígdala palatina

Las amígdalas palatinas son estructuras emparejadas ubicadas en la fosa tonsilar, entre los dos arcos de la orofaringe. Son de forma ovoide, generalmente más grandes en la infancia, antes de la edad media.

Las amígdalas descansan sobre la hemicapsula tonsilar, una capa fibrosa que es distinta de la fascia faringobasilar subyacente y constrictora superior.

Fosa tonsilar

La fosa tonsilar es el espacio entre los dos arcos de la orofaringe. Contiene la amígdala palatina, la hemicapsula tonsilar, así como la membrana mucosa y los tejidos subyacentes. El piso de la fosa tonsilar está formado por la fascia faringobasilar y el constrictor superior.

La fosa tonsilar es importante por su estrecha relación con las estructuras vasculares y neuronales. De superior a inferior, estas son la arteria facial y la rama tonsilar, la vena palatina externa, el nervio glosofaríngeo y el plexo faríngeo de las venas.

La vena palatina descendente corre verticalmente en la parte posterior de la fosa. El estilogloso y el hiogloso mienten profundamente a la fascia faringobasilar y al constrictor superior.

Estructura microscópica

El epitelio de la orofaringe (incluido el paladar blando y las amígdalas) es de tipo escamoso no queratinizante y estratificado. Las glándulas submucosas y mucosas se ven con frecuencia, particularmente en la cara inferior del paladar blando (debajo de la aponeurosis palatina).

Las amígdalas se caracterizan por una superficie externa de epitelio escamoso estratificado no queratinizante con 10 – 20 criptas que penetran en su sustancia. El tejido conectivo forma tabiques y es continuo con la lámina propia de la mucosa y la fascia faringobasilar subyacente.

Las criptas están revestidas con una mezcla de epitelio escamoso estratificado no queratinizante y epitelio reticulado. El último epitelio contiene células parecidas a una malla a través de las cuales las células del sistema inmune pueden acceder al contenido de las criptas.

Las criptas suelen estar obstruidas con bacterias, saliva u otro material.

El tejido linfoide de la amígdala se divide en numerosas categorías. Los folículos linfoides se encuentran a lo largo de los tabiques del tejido conectivo. Numerosos linfocitos B productores de IgA así como también linfocitos T y células presentadoras de antígenos están localizados entre el epitelio reticular.

Variaciones fisiológicas

La deglución es una función principal de la orofaringe.

La primera fase es voluntaria, donde la lengua empuja un bolo de comida hacia la orofaringe. El bolo se mantiene en el espacio entre la epiglotis, el paladar blando y la base de la lengua antes de que comience la segunda fase.

La segunda fase es rápida e involuntaria. Implica la elevación del paladar blando y el ensanchamiento de la orofaringe/laringofaringe.

Los músculos faríngeos suprahioideos y longitudinales se contraen, elevando la laringe. Estos movimientos ocluyen efectivamente la nasofaringe en el istmo faríngeo, la cavidad oral en el istmo orofaríngeo y la laringe en la entrada laríngea.

La tercera fase también es involuntaria, y consiste en la contracción secuencial de los músculos constrictores de superior a inferior. Esto empuja el bolo alimenticio hacia el esófago.

Variaciones patológicas

La amigdalectomía consiste en extirpar las amígdalas palatinas. La hemicapsula tonsilar se divide entre los músculos constrictores subyacentes y la fascia faringobasilar. Los vasos se ligan a medida que se elimina la hemicapsula.

Suministro neurovascular

Suministro arterial

Las arterias de la orofaringe son similares a las del resto de la faringe. La sangre se obtiene de las ramas de la arteria carótida externa, particularmente las arterias palatinas ascendentes y ascendentes.

La sangre en la amígdala viaja en la arteria tonsilar, una rama de la arteria facial. Una pequeña cantidad de suministro se deriva de las arterias linguales dorsal y una rama de la arteria palatina ascendente.

Drenaje venoso

La sangre venosa de la orofaringe se acumula en un plexo externo a la faringe. Las venas faríngeas generalmente drenan directamente en la yugular interna, o alternativamente en las venas maxilares o faciales.

Las venas del paladar blando suelen pasar lateralmente para vaciarse en el plexo venoso pterigoideo.

Linfáticos

Los vasos linfáticos que surgen de las amígdalas palatinas pasan a través del constrictor superior y terminan directamente en los ganglios cervicales profundos superiores (II) o los ganglios retrofaríngeos (que a menudo dirigen la linfa al nivel II o III).

La linfa del resto de la faringe sigue un camino similar. La linfa del paladar blando puede drenar bilateralmente hacia los ganglios cervicales superiores o submandibulares.

La cara posterior de la lengua, frecuentemente considerada parte de la orofaringe, drena bilateralmente a los ganglios cervicales profundos superiores (nivel II). La invasión de esta estructura por tumores de la faringe requiere consideración de irradiación bilateral del cuello.

Innervación

La orofaringe tiene un motor branquial, sensorial visceral y una inervación sensorial especial.

Músculos branquiales del paladar blando y orofaringe

Los músculos de la orofaringe están inervados por fibras motoras somáticas del nervio vago (X), además del estilofaríngeo que es suministrado por el nervio glosofaríngeo (IX).

Los músculos branquiales del velo del paladar también reciben suministro somático de líquido branquial del nervio vago, excepto el tensor veli palatini, que es suministrado por una rama de la división maxilar del nervio trigémino.

Inervación secretomotora

Las ramas del ganglio pterigopalatina inervan las glándulas salivales pequeñas del velo del paladar y la orofaringe. Estos surgen inicialmente del nervio petroso mayor, una división del nervio facial (VII).

Sensación orofaríngea

El suministro sensorial visceral a la orofaringe (paredes posterior y lateral, base de la lengua) también es una función del nervio vago, a excepción del tercio posterior de la lengua que recibe suministro visceral del nervio glosofaríngeo (IX).

Los receptores del gusto en el paladar blando están inervados por el nervio vago. En el tercio posterior de la lengua, esta función la realiza el nervio glosofaríngeo.

Rutas de propagación del cáncer

Invasión local

Los tumores orofaríngeos pueden tener invasión local extensa en las estructuras circundantes. Esto puede incluir la laringofaringe, la cavidad oral o la nasofaringe. Alternativamente, la extensión lateral en la profundidad del tejido de la fosa tonsilar puede provocar una compresión del nervio glosofaríngeo (IX).

La invasión local más extensiva (estadio T4) incluye la invasión del hueso palatino o la mandíbula, la laringe y los músculos pterigoideos. El tumor puede encerrar la arteria carótida (Etapa T4b).

Extensión linfática

Los ganglios linfáticos más comúnmente involucrados en el carcinoma orofaríngeo son los ganglios retrofaríngeos y los ganglios cervicales profundos superiores (hasta el 75% de los casos). Los nodos de nivel III y IV también están implicados con mayor frecuencia que el nivel I o V.

Hemotóxico

La diseminación hemotógena a distancia de la malignidad es poco común en las etapas iníciales del carcinoma orofaríngeo, pero generalmente afecta los pulmones si se produce.

Extensión neurológica

La orofaringe está inervada extensamente por los nervios sensoriales y motores viscerales que surgen de los pares craneales nervio glosofaríngeo y nervio vago. El cáncer puede infiltrarse en estos nervios y pasar posteriormente a la fosa craneal posterior.

Funciones faríngeas

Las principales funciones de la faringe son de naturaleza respiratoria y digestiva. Los músculos de la faringe ayudan en el mecanismo de la deglución y proporcionan un camino para que la comida se mueva de la boca al esófago.

Cuando la lengua empuja la comida masticada hacia la parte posterior de la boca, la tráquea se cierra y la comida pasa a la faringe. Los músculos trabajan para tragar la comida y moverla al esófago.

La faringe permite el paso del aire inhalado desde la nariz hacia la laringe, la tráquea y luego los pulmones. El istmo, que es el camino que conecta las faringe nasales y orales, permite a los humanos respirar a través de la nariz y la boca.

La faringe trabaja en conjunto con otros músculos relacionados con el habla para producir sonidos y también juega un papel en la resonancia del sonido.

Como está conectado a la cavidad del oído a ambos lados a través de las trompas de Eustaquio, esto ayuda a igualar la presión creada por el aire en los tímpanos.

Los tejidos linfoides que se encuentran en la faringe juegan un pequeño papel en la regulación del sistema inmune del cuerpo.

Los tejidos linfoides que forman las amígdalas controlan las partículas y los microbios que ingresan a la nariz o la garganta y evitan que se mezclen con el aire que entra a los pulmones o la comida que ingresa al estómago.

Complicaciones clínicas de la faringe

Faringitis: se refiere a la inflamación de la faringe que causa hinchazón, enrojecimiento y dolor durante la deglución. Los casos severos requieren antibióticos prescritos por el médico.

Reflujo laringofaríngeo: esto es común para quienes padecen problemas gástricos cuando los ácidos del estómago se elevan a través del esófago.

Amigdalitis: las amígdalas palatinas a veces se inflaman con una infección bacteriana o viral y luego se vuelven realmente incómodas o dolorosas. Los ganglios linfáticos se agrandan y puede haber dificultades para hablar o tragar. Por lo general, se necesita una amigdalectomía.

La parálisis de la garganta: esta situación puede ocurrir debido a una infección en la garganta y debido a enfermedades como la rabia, la polio y la difteria.

Cáncer faríngeo: esta es otra complicación clínica de la faringe, esta forma de cáncer de garganta crea sangrado, dolor en el cuello y la garganta, causada por la sensación de bultos en el cuello o la garganta y puede provocar obstrucción nasal, dolor de garganta, dolor de oído, hemorragia, problemas para tragar y, a veces, sordera.

Tratamiento de la faringitis

La enfermedad más común causada en la faringe es la faringitis. Si tiene este problema, su médico le examinará la garganta para detectar parches grises o blancos.

El médico incluso revisará la nariz y la oreja para ver si hay ganglios linfáticos inflamados cerca del cuello. Si el médico identifica algún problema, entonces realizará el cultivo de la garganta.

Después del cultivo de la garganta, el médico también realizaría un análisis de sangre para identificar la causa real de la faringitis. La muestra de sangre se envía a pruebas para determinar si padece mononucleosis o sufre algún otro tipo de infección.

La mayoría de los problemas de garganta mejoran en una semana. Por lo general, se prescriben antibióticos para confirmar que el riesgo de la dolencia está completamente rectificado. Además de los analgésicos, el médico sugiere:

  • Consuma alimentos fríos y blandos que tengan más consistencia líquida.
  • Evita fumar.
  • Evitar dulces duros, paletas de hielo, cubitos de hielo y pastillas.
  • Hacer gárgaras sobre una base de resultados con agua tibia y salada.

Epidemiología

La orofaringe es una de las causas más comunes de cáncer de cabeza y cuello en los Estados Unidos. Se estima que entre 11,000 y 13,000 nuevos casos de cáncer de orofaringe se diagnostican en los Estados Unidos cada año.

La gran mayoría de estos tumores son carcinomas de células escamosas, un cáncer que surge de células epiteliales escamosas que recubren el tracto aerodigestivo superior.

Los carcinomas de células escamosas también pueden surgir en muchos otros sitios, incluidos la piel, los pulmones, la vejiga y el cuello uterino, pero el comportamiento del tumor y las opciones de tratamiento varían mucho entre los diferentes sitios del cuerpo.

Los hombres son cuatro veces más propensos que las mujeres a desarrollar carcinoma de células escamosas orofaríngeas (OPSCC, por sus siglas en inglés), con un riesgo global anual de 6.2 por cada 100,000 hombres en comparación con 1.4 casos por cada 100,000 mujeres.

La incidencia en los EE. UU. Es más alta entre los hombres blancos y negros, y más baja entre los hispanos, los nativos americanos y los asiáticos/isleños del Pacífico.

¿Tengo un tumor de la orofaringe?

Los cánceres en la orofaringe comúnmente comienzan en la amígdala, el paladar blando o el tejido similar a las amígdalas de la base de la lengua.

Los tumores malignos generalmente comienzan en el revestimiento de la membrana mucosa (llamado carcinoma de células escamosas) pero también pueden aparecer en los glóbulos blancos (linfoma) o en las células glandulares (adenocarcinoma).

Los primeros signos y síntomas de los tumores orofaríngeos incluyen el desarrollo de amígdalas asimétricas, dolor como dolor de garganta persistente, particularmente dolor que se dispara hacia un oído, dificultad o dolor al tragar, un sonido amortiguado en la voz o un nudo en el cuello.

Es posible que su médico pueda ver un tumor en esta área sin equipo especial, pero puede necesitar espejos especiales o telescopios de fibra óptica. El médico también puede necesitar sentir la parte posterior de la garganta con un dedo enguantado.

Una biopsia es necesaria para confirmar un diagnóstico. Con frecuencia, esta área debe ser biopsiada con el paciente bajo anestesia general. El tratamiento del cáncer de la orofaringe a menudo consiste en cirugía o radioterapia con o sin quimioterapia.

Los tumores pequeños se pueden extirpar quirúrgicamente sin pérdida de la función de la garganta. Los tumores más grandes se pueden extirpar quirúrgicamente si es necesario (por ejemplo, si la quimioterapia y la radiación fallan) pero estas cirugías requieren la reconstrucción de la garganta y pueden dañar la capacidad de ingestión.

El cáncer de orofaringe suele aparecer en personas de entre 45 y 70 años que han abusado del tabaco y el alcohol. El virus del papiloma humano se ha encontrado en más de la mitad de estos tumores y probablemente desempeña un papel en el desarrollo del cáncer. Este virus podría transmitirse a través del contacto sexual.