Síndrome de Lisis Tumoral: Definición, Síntomas, Causas, Diagnóstico, Tratamiento, Prevención y Pronóstico

articulo del síndrome de lisis tumoral

Es un grupo de complicaciones metabólicas que pueden surgir después de un tratamiento de neoplasias.

Especialmente en casos de linfoma y leucemia, y en algunos casos incluso cuando no se llevó a cabo tratamiento previo.

Los tipos de linfoma involucrados en el trastorno no están bien diferenciados como el linfoma de Burkitt.

Por otra parte, la leucemia linfoblástica aguda y la leucemia mieloide aguda también podrían conducir a este trastorno.

Raramente se pueden observar otros tipos de tumores malignos asociados con este trastorno, tales como el melanoma.

Típicamente, en relación con el inicio de la terapia de síndrome involucra quimioterapia y esteroides, y pueden surgir espontáneamente, sin llevar a cabo un tratamiento previo.

Los factores que desencadenan este trastorno son las complicaciones de los restos celulares después de la destrucción de las células cancerosas durante el tratamiento.

Clínicamente el sindrome de lisis tumoral se caracteriza por:

Hipercalcemia: los síntomas de la enfermedad suelen aparecer sólo cuando los niveles de potasio intracelulares son muy elevados (más de 7 mmol/L) puede dar lugar a anomalías cardíacas, debilidad muscular o parálisis severa.

La hiperfosfatemia: puede conducir a insuficiencia renal aguda, debido a la acumulación de cristales de fosfato de calcio en el parénquima renal.

La hipocalcemia: puede conducir a la tetania, convulsiones, incapacidad mental súbita, síntomas parkinsonianos, edema de papila, y miopatía.

La hiperuricemia e hiperuricosuria: la presencia de nefropatía aguda por ácido úrico debido a la hiperuricosuria ha demostrado causa dominante de la insuficiencia renal aguda.

Sin embargo, debido a la existencia de un tratamiento eficaz para este último, se ha convertido en una causa la hiperfosfatemia en comparación más infrecuente.

Debe sospecharse en casos del síndrome de lisis tumoral de los pacientes de cáncer que desarrollan insuficiencia renal aguda asociada con hiperuricosuria.

Un análisis de orina puede apuntar a la presencia de cristales de ácido úrico o uratos amorfos. Además, por medio de análisis de orina es posible identificar la excreción elevada de ácido úrico.

¿Cuáles son los síntomas?

El TLS (por sus siglas en ingles), aumenta las cantidades de varias sustancias en su sangre, lo que puede causar una variedad de síntomas.

Estas sustancias incluyen:

  • Potasio: los niveles altos de potasio pueden conducir a cambios neurológicos y problemas cardíacos.
  • Ácido úrico: el exceso de ácido úrico (hiperuricemia) puede causar cálculos renales y daño renal. También puede desarrollar depósitos de ácido úrico en sus articulaciones, lo que causa una condición dolorosa similar a la gota.
  • Fosfato: una acumulación de fosfato puede conducir a insuficiencia renal.
  • Calcio: demasiado fosfato también puede hacer que los niveles de calcio disminuyan, lo que podría conducir a una insuficiencia renal aguda.

Si bien los síntomas del TLS generalmente son leves al principio, ya que las sustancias se acumulan en la sangre, es posible que experimente:

  • Inquietud, irritabilidad.
  • Debilidad, fatiga.
  • Hormigueo y entumecimiento.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea.
  • Calambres musculares.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Disminución de la micción, orina turbia.

Si no se trata, el TLS puede conducir a síntomas más graves, como:

  • Pérdida de control muscular.
  • Arritmia cardiaca.
  • Convulsiones.
  • Alucinaciones, delirio.

Causas

Si bien el TLS a veces ocurre solo antes del tratamiento del cáncer, esto es muy raro. En la mayoría de los casos, ocurre poco después de que comienza la quimioterapia.

La quimioterapia consiste en medicamentos diseñados para atacar tumores. A medida que los tumores se descomponen, liberan su contenido en el torrente sanguíneo.

La mayoría de las veces, sus riñones pueden filtrar estas sustancias sin ningún problema.

Sin embargo, a veces los tumores se descomponen más rápido de lo que sus riñones pueden manejar. Esto hace que a los riñones les resulte más difícil filtrar el contenido del tumor de su sangre.

La mayoría de las veces, esto ocurre poco después de su primer tratamiento de quimioterapia, cuando una gran cantidad de células cancerosas se destruyen en un período de tiempo relativamente corto.

También puede ocurrir más tarde en el tratamiento.

Además de la quimioterapia, el TLS también está vinculado a:

  • Terapia de radiación.
  • Terapia hormonal.
  • Terapia biologica.
  • Terapia de corticosteroides.

¿Hay algún factor de riesgo?

Hay varias cosas que pueden aumentar su riesgo de desarrollar TLS, incluido el tipo de cáncer que tiene. Los cánceres comúnmente asociados con TLS incluyen:

  • Leucemia.
  • Linfoma no Hodgkin.
  • Neoplasias mieloproliferativas, como la mielofibrosis.
  • Blastomas en el hígado o cerebro.
  • Cánceres que afectan la función renal antes del tratamiento.

Otros posibles factores de riesgo incluyen:

  • Gran tamaño del tumor.
  • Mala función renal.
  • Tumores de rápido crecimiento.
  • Ciertos medicamentos de quimioterapia, incluyendo cisplatino, citarabina, etopósido y paclitaxel.

¿Cómo se diagnostica?

Si se está sometiendo a quimioterapia y tiene algún factor de riesgo para el TLS, su médico le realizará análisis de sangre y orina en las 24 horas posteriores a su primer tratamiento.

Esto les permite verificar si hay signos de que sus riñones no están filtrando todo.

Los tipos de pruebas que utilizan incluyen:

  • Nitrógeno ureico en sangre.
  • Calcio.
  • Recuento completo de células sanguíneas.
  • Creatinina.
  • Lactato deshidrogenasa.
  • Fósforo.
  • Electrolitos en suero.
  • Acido úrico.

Hay dos conjuntos de criterios que los médicos pueden usar para diagnosticar el TLS:

  • Criterios de El Cairo-Obispo: los análisis de sangre deben mostrar al menos un aumento del 25 por ciento en los niveles de ciertas sustancias.
  • Criterios de Howard: los resultados de laboratorio deben mostrar dos o más mediciones inusuales dentro de un período de 24 horas.

¿Como es tratado?

Para tratar el TLS, es probable que su médico comience a administrarle algunos líquidos por vía intravenosa (IV) mientras controla la frecuencia con la que orina.

Si no está produciendo suficiente orina, su médico también podría darle diuréticos.

Otros medicamentos que podría necesitar incluyen:

  • Alopurinol (Aloprim, Lopurin, Zyloprim) para evitar que su cuerpo produzca ácido úrico.
  • Rasburicasa (Elitek, Fasturtec) para descomponer el ácido úrico.
  • Bicarbonato de sodio o acetazolamida (Secuelas de Diamox) para evitar que el ácido úrico forme cristales.

También hay dos tipos más nuevos de medicamentos que también pueden ayudar:

  • Inhibidores de la quinasa oral, como ibrutinib (Imbruvica) e idelalisib (Zydelig).
  • Inhibidores de la proteína linfoma-2 de células B, como venetoclax (Venclexta).

Si los líquidos y medicamentos no ayudan o si su función renal continúa disminuyendo, es posible que necesite diálisis renal.

Este es un tipo de tratamiento que ayuda a eliminar los desechos, incluidos los de los tumores destruidos, de su sangre.

¿Es prevenible?

No todas las personas sometidas a quimioterapia desarrollan TLS. Además, los médicos han identificado claramente los factores de riesgo importantes y, por lo general, saben quién tiene un riesgo más alto.

Si tiene alguno de los factores de riesgo, su médico puede decidir comenzar a administrarle líquidos por vía intravenosa extra dos días antes de su primer tratamiento de quimioterapia.

Controlarán su producción de orina durante los próximos dos días y le darán un diurético si no está produciendo lo suficiente.

También puede comenzar a tomar alopurinol al mismo tiempo para evitar que su cuerpo produzca ácido úrico.

Estas medidas pueden continuar durante dos o tres días después de la sesión de quimioterapia, pero su médico podría continuar controlando su sangre y orina durante el resto de su tratamiento.

¿Cuál es la perspectiva?

El riesgo general de desarrollar TLS es bajo. Sin embargo, cuando las personas lo desarrollan, puede causar complicaciones graves, incluida la muerte.

Si va a comenzar un tratamiento contra el cáncer, pregunte sobre los factores de riesgo de su TLS y si su médico recomienda algún tratamiento preventivo.

También debe asegurarse de estar al tanto de todos los síntomas para que pueda comenzar a recibir tratamiento tan pronto como comience a notarlos.

Una revisión de la literatura/síndrome de lisis tumoral completa aguda: un examen exhaustivo

Fuente: Rev. Bras. intensiva, 20 (3): 278-285, julio-septiembre Illus 2008, tab. Idioma: es; pt.

Resumen: el síndrome de lisis tumoral se caracteriza por una destrucción masiva de células malignas y la consiguiente liberación de sus contenidos en el espacio extracelular.

Aunque puede ocurrir de forma espontánea, el síndrome de lisis tumoral suele aparecer poco después de iniciar el tratamiento con agentes quimioterapéuticos citotóxicos.

Una vez liberados, estos metabolitos pueden abrumar los mecanismos homeostáticos que resulta en hiperuricemia, hiperpotasemia, hiperfosfatemia e hipocalcemia.

Estos cambios biológicos pueden conducir a la aparición de diversas manifestaciones clínicas, incluyendo insuficiencia renal aguda, convulsiones y muerte súbita, que puede requerir de cuidados intensivos.

Como el síndrome de lisis tumoral se asocia con un mal pronóstico, la prevención de su ocurrencia y también sus consecuencias es obligatorio.

El objetivo de esta revisión es describir la fisiopatología y manifestaciones clínicas y biológicas del síndrome de lisis tumoral aguda, y proporcionar recomendaciones actualizadas para la prevención.

Se seleccionaron los artículos de lisis tumoral publicado en los últimos 20 años del portal www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/. También se utilizaron los estudios mencionados en los artículos seleccionados.

Resultados: el síndrome de lisis tumoral es una complicación grave y frecuente en los pacientes con tumores malignos de nuevo diagnóstico.

Las estrategias de prevención incluyen la hidratación vigorosa, agentes uricolíticos, la identificación de los factores que predisponen a la lesión renal aguda y en pacientes críticos en los métodos profilácticos de reemplazo renal necesario para prevenir o mitigar sus consecuencias.

Sin embargo, el momento óptimo y las modalidades de ser la prevención sigue siendo desconocido y pueden ser modificados por cambios en el espectro de pacientes en riesgo de desarrollarla.

El desarrollo y la validación de estrategias basadas en el riesgo de los pacientes son necesarios para limitar la alta morbilidad y mortalidad.