Síntomas De Vesícula Seminal: Patógenos, Causas, Clasificación, Complicaciones, Diagnóstico, Tratamiento y Prevención

cual es el síntoma de vesícula seminal masculina

Las vesículas se encuentran lateralmente (desde el costado) desde el conducto deferente, entre el recto y el fondo de la vejiga.

Las vesículas seminales son las formaciones localizadas en la proximidad inmediata de una próstata y que tienen una especie de tubo retorcido que en el tipo enderezado tiene una longitud de hasta 12 cm, y enderezado casi en 2 veces menos.

Cada vesícula seminal produce una parte líquida de la esperma que se libera a través del conducto eyaculador en la base del tubérculo seminal en la parte de la próstata de la uretra.

Patógenos de la vesiculitis

Los agentes causantes de la vesiculitis en la gran mayoría de los casos fueron gonococos (hasta 80%), pero con la introducción de fármacos antibióticos en la práctica médica, su gravedad específica disminuyó significativamente, ya que la gonorrea en los hombres rara vez es muy violenta actualmente.

La espermatocistitis moderna es causada con mayor frecuencia por estreptococos, estafilococos, E. coli y algunos otros microorganismos. Ocasionalmente – Mycobacterium tuberculosis, si hay tuberculosis urogenital.

Algunas veces la causa principal del desarrollo de vesiculitis es el estancamiento en la pelvis pequeña (por ejemplo, estancamiento de sangre en las venas de la pelvis) o directamente en las vesículas seminales (por ejemplo, cuando el flujo de contenido de vesículas seminales se altera durante un período prolongado).

Causas

  • Fenómenos estancados con un aumento (hipertrofia) de la próstata.
  • Excesos y perversiones sexuales, que conducen al sobrellenado frecuente y prolongado con sangre de órganos pélvicos.
  • Microtraumatismo periódico del perineo como resultado del ciclismo, la equitación, etc.
  • Enfermedades de naturaleza inflamatoria de órganos vecinos: por ejemplo, prostatitis, uretritis, cistitis.
  • Infección en vesículas seminales de órganos distantes a través de vasos linfáticos o sanguíneos, y también a través de la pared del recto con enfermedades de este órgano.

Clasificación

De acuerdo con los cambios observados como resultado de la inflamación en las vesículas seminales, se distingue la vesiculitis:

  • Catarral (superficial).
  • Profundo.
  • Paravezulitis.
  • Empiema de la vesícula seminal.

La espermatocistitis catarral se caracteriza por enrojecimiento (hiperemia) de la membrana mucosa, su hinchazón, leve desprendimiento y daño del epitelio del revestimiento.

En la vesícula seminal hay un contenido mucopurulento, a menudo con una pequeña mezcla de sangre, y el vial en sí mismo se estira y se agranda ligeramente de tamaño.

El proceso inflamatorio con vesículas profundas afecta las capas más profundas, extendiéndose a la submucosa y a la capa muscular de las vesículas seminales.

Un empiema de la vesícula seminal ocurre cuando, en el caso de la espermatocistitis profunda, la microflora piógena desempeña el papel más importante, y las vesículas se llenan con una gran cantidad de contenido purulento.

La paraesiculitis se desarrolla como una complicación de la vesiculitis profunda, cuando el proceso inflamatorio va más allá de las vesículas y se propaga a la fibra circundante.

La vesiculitis profunda en algunos casos puede conducir a una cirrosis atrófica de las ampollas.

Síntomas

La vesiculitis aguda se desarrolla por un corto tiempo.

Los siguientes síntomas principales de la enfermedad:

  • Una sensación de pesadez o dolor en el recto y el perineo.
  • Irradiación de dolor lumbar, vejiga, escroto.
  • La intensificación de las sensaciones dolorosas al final de una defecación o acto de orinar.
  • Micción frecuente, acompañada de una sensación de ardor.
  • En algunos casos, hematuria terminal (presencia de sangre al final del acto de orinar), necesidad imperiosa de orinar.
  • Aumento de la excitabilidad sexual.
  • Poluciones frecuentes y erecciones.
  • Durante la eyaculación: dolor ardiente, dolor en el pene, la cabeza, la próstata.
  • Presencia en el líquido seminal de pus, sangre (en este caso, la eyaculación se parece a la jalea de grosella).
  • Aumento de la temperatura a 39 ° C o más.
Los síntomas que acompañan a la fiebre alta
  • Debilidad general.
  • Aumento del malestar.
  • Disminución del apetito.
  • Dolor en los huesos y las articulaciones.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.

La vesiculitis aguda puede curarse espontáneamente o pasar a una forma crónica (esta última se observa con mucha más frecuencia).

En general, la imagen de la vesiculitis aguda se asemeja a la de la prostatitis aguda, por lo que esta condición requiere un examen médico obligatorio.

En general, la vesiculitis crónica es menos violenta que la aguda. Los síntomas de inflamación son menos pronunciados, pero en este caso hay signos de atrofia de las vesículas seminales y una pérdida gradual de su función.

Síntomas característicos de la vesiculitis crónica

  • Erecciones débiles.
  • Vencimiento del esperma (espermatorrea).
  • Eyaculación precoz y dolorosa.
  • Dolores periódicos, dolorosos, dolorosos en la región suprapúbica, recto, perineo, sacro.
  • Aumento del dolor durante la micción o la defecación.
  • Presencia de rastros de sangre en el fluido seminal.

Si se produce la obliteración del conducto eyaculador, se observa una disminución en el número de espermatozoides al examinar el espermograma.

En algunos casos, los síntomas en la forma crónica de la vesiculitis son casi inexistentes, y luego hablan del flujo asintomático de la espermatocistitis crónica.

Complicaciones

La vesiculitis aguda y crónica puede provocar las siguientes complicaciones:

  • Tromboflebitis de importantes plexos venosos (p. Ej., Próstata, vejiga).
  • Apertura en la uretra, la cavidad abdominal o el recto del absceso seguido por el desarrollo de peritonitis o formación de fístulas.
  • La aparición de epididimitis crónica o uretritis.
  • Desarrollo de la infertilidad masculina.
  • Tromboflebitis del plexo urinario o venoso.

Esta complicación a menudo conduce al desarrollo de fenómenos estancados.

Como regla general, los siguientes síntomas son típicos:

  • Malestar, dolor adolorido en el perineo.
  • Aumento de las sensaciones desagradables después de una posición prolongada, caminata prolongada.
  • Asignación de la cantidad principal de orina en la noche.
  • Micción dolorosa o difícil.
  • La ingesta de alcohol, los excesos sexuales, la abstinencia prolongada conducen a un agravamiento del proceso.

Si la tromboflebitis se desarrolla bruscamente, se produce un aumento del dolor, trastornos disóricos, un aumento repentino de la temperatura hasta 40 ° C. Los fenómenos de estancamiento en el plexo venoso contribuyen a reducir la inmunidad local y el desarrollo de infecciones: por ejemplo, la aparición de prostatitis, uretritis y cistitis.

Autopsia de absceso

El absceso puede entrar en la cavidad abdominal. En este caso, hay una condición grave de peritonitis aguda, acompañada de intoxicación y violación de la condición general del paciente.

Cuando se forma una fístula en el recto, se puede observar que las heces son arrojadas a las vesículas seminales o alrededor de la celulosa, lo que se acompaña de un aumento en los fenómenos inflamatorios, un deterioro en el estado general del paciente.

Epididimitis crónica

Puede ser prácticamente asintomático o estar caracterizado por sensaciones dolorosas en el área de los testículos al caminar, un aumento en los apéndices y su densificación.

Uretritis

La inflamación de la uretra se caracteriza por ardor, dolor o cortes al orinar. También hay secreciones de la uretra (especialmente después de una noche de sueño) con un olor desagradable de naturaleza moco-purulenta, a veces con una mezcla de sangre.

Sin embargo, en algunos casos, los síntomas de la uretritis están prácticamente ausentes (curso asintomático).

Esterilidad

La infertilidad con vesiculitis se desarrolla en casos donde ocurre la obliteración de la luz del conducto eyaculador. Con la obliteración parcial, puede haber una disminución en el número total de espermatozoides en el semen.

Diagnóstico

El diagnóstico de la espermatocistitis se basa en los síntomas característicos de la vesiculitis aguda o crónica, así como en el examen urológico.

Para diagnosticar esta enfermedad, es necesario realizar un examen obligatorio de la próstata a través del recto. El estudio se realiza con una vejiga llena en la posición del paciente acostada con las rodillas dobladas y presionadas hacia el abdomen en el lado derecho.

En el estado normal, la vesícula seminal no es palpable. Sin embargo, si hay vesiculitis aguda, el médico puede identificar los siguientes síntomas en un examen rectal:

Espermatocistitis: hinchazón y dolor insignificantes en el campo de las vesículas seminales.

Vesiculitis profunda: las vesículas seminales son accesibles por palpación y se determinan por encima del borde superior de la próstata, y también más cerca de la pared lateral del recto en forma de formaciones densas, elásticas y dolorosas de forma redondeada desde uno o ambos lados del la glándula prostática.

Empiema: las vesículas seminales se definen como una formación dolorosa y elástica de salchicha o forma de pera.

Pravesiculitis: en lugar de vesículas seminales, se palpa un infiltrado denso, difuso y doloroso que se extiende hacia los lados. Los contornos de las vesículas seminales en este caso no están determinados.

El estudio microscópico y bacteriológico de la secreción de las vesículas desempeña un papel importante en el diagnóstico de la espermatocistitis.

A los efectos del diagnóstico diferencial de la vesiculitis, el urólogo puede prescribir los siguientes tipos de exámenes adicionales:

  • Ultrasonido de los órganos pélvicos: con su ayuda, los tumores, quistes y otros órganos del sistema genitourinario se diagnostican con tuberculosis y algunas otras enfermedades.
  • Vesicología: también ayuda en el diagnóstico de diversas enfermedades de vesículas seminales y próstata. Es un estudio de rayos X que usa contraste.
  • La reacción de Wasserman: permite revelar la sífilis, en la que las vesículas seminales también pueden aumentar de volumen.

Además, si es necesario y se identifican la presencia de enfermedades concomitantes: un análisis general de la orina, la sangre, el examen del perfil hormonal, etc.

Tratamiento

La vesiculitis aguda se trata en un departamento de urología. Asigne un régimen semi-postal, una dieta fácil y suave.

Procedimientos térmicos

  • Baños sésiles calientes – durante 15-20 minutos. 2 o 3 veces durante el día.
  • Calentador en la región perineal.
  • Microclysters con agua caliente (40 ° C) con la adición de 0,5-1 g de antipirina 2 o 3 veces al día. El paciente mantiene agua caliente en el recto durante 10-30 minutos, luego la libera de nuevo.

Medicamentos

  • Anestésicos.
  • Antibioticoterapia.
  • Vitaminas A, C, grupo B (B 1,2 ).

Después del alivio de la inflamación aguda mediante masaje, se obtiene la secreción de las vesículas seminales y se realiza un examen microscópico y bacteriológico (en el caso de vesículas agudas, tal masaje está contraindicado).

Los principales métodos de tratamiento de la vesiculitis crónica

  • Masaje urológico.
  • Fisioterapia (diatermia, terapia de barro, tratamiento con parafina).
  • Instilación de nitrato de plata 0.25-0.5% en la uretra (su parte posterior).
  • Introducción de medicamentos antibacterianos directamente en las vesículas seminales.
  • Métodos quirúrgicos de tratamiento (p. Ej., Vesiculolectomía).

En general, con todas las recomendaciones necesarias, el tratamiento de la vesiculitis procede con éxito y termina en la recuperación.

Prevención

La prevención de la vesiculitis es el tratamiento temprano y racional del foco principal de la infección (incluida la gonorrea, la sífilis, etc.), la dieta y la negativa a beber alcohol.

También es necesario evitar microtraumas y normalizar la vida sexual, no permitiendo períodos de abstinencia demasiado larga o excesos sexuales.