Tratamiento de un Absceso: Definición, Síntomas, Causas, Manejo y Prevención de Estas Protuberancias Cutáneas

pus

A veces se desarrollan en áreas donde hay vello, como las axilas y el área púbica.

Un absceso de la piel es una acumulación de pus con forma de protuberancia, amurallada que aparece dentro o justo debajo de la superficie de la piel.

Los abscesos generalmente son causados ​​por una infección bacteriana y tienden a aparecer en la espalda, el pecho, las nalgas y ciertas áreas de la cara.

Un forúnculo, se produce cuando un folículo piloso se infecta y crea un pequeño absceso. Un carbunclo se define como múltiples folículos que drenan pus que se combinan para crear una sola masa infectada.

Los forúnculos y los carbuncos tienden a aparecer en áreas de piel peluda que han estado expuestas a traumas menores, sudor o fricción (como debajo del cinturón o donde la piel ha sido irritada por el afeitado).

Causas del absceso cutáneo

Los abscesos son a menudo causados ​​por una bacteria, llamada  Staphylococcus aureus, que normalmente existe en la piel y dentro de la nariz. Puede entrar al cuerpo a través de un corte, abrasión, punción o incluso una picadura de insecto.

Otros factores pueden aumentar el riesgo de infección por S. aureus, incluyendo:

  • Una afección crónica de la piel como el acné o el eccema.
  • Diabetes.
  • Un sistema inmune debilitado.
  • Entrar en contacto cercano con una persona infectada.
  • Mala higiene.

Otra condición llamada foliculitis puede causar que se forme un absceso dentro de un folículo piloso. La infección comienza cuando un cabello queda atrapado debajo de la superficie y no puede abrirse paso (una condición comúnmente conocida como pelo encarnado).

La foliculitis puede ser causada por el afeitado (especialmente en hombres de raza negra) y también se asocia con nadar en una piscina o tina de agua inadecuadamente clorada.

Síntomas del absceso cutáneo

Un absceso parece un pequeño bulto o un grano que puede convertirse en un quiste inflamado y lleno de líquido. La piel que rodea un absceso suele ser dolorosa y cálida al tacto. En algunos casos, un absceso puede ser extremadamente duro y firme (endurecido).

Según la causa, la aparición de un absceso puede ir acompañada de fiebre, náuseas o ganglios linfáticos inflamados (linfadenopatía).

El diagnóstico generalmente se hace solo en la apariencia. Si bien los abscesos más pequeños generalmente se pueden tratar en el hogar, se debe considerar la atención médica si ocurre algo de lo siguiente:

  • Desarrollo de un absceso en la cara.
  • Desarrollo de abscesos múltiples.
  • Empeoramiento o abscesos extremadamente dolorosos.
  • Abscesos de más de dos pulgadas de diámetro.
  • Abscesos que persisten durante más de dos semanas.
  • Abscesos que se repiten.

Tratamiento del absceso cutáneo

Los abscesos de la piel a menudo se tratan drenando el absceso. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que el tratamiento puede mejorar con la ayuda de antibióticos.

Los investigadores encontraron que los pacientes que tomaron antibióticos y se les drenó el absceso mejoraron su recuperación.

El Dr. Marc Siegel explicó: “La sabiduría convencional ha sido que realmente no necesita antibióticos. Pero esto mueve la aguja en esto, y sugiere que tal vez haya un beneficio al poner a los pacientes con antibióticos profilácticos o preventivos.

Como se explicó previamente, los abscesos son infecciones llenas de pus que ocurren debajo de la piel. El tratamiento para los abscesos ocurre en forma ambulatoria y el médico hará una pequeña incisión y la drenará.

La bacteria Staphylococcus aureus,  también incluye la bacteria MRSA resistente a los medicamentos. Los investigadores estaban interesados ​​en mejorar el tiempo de recuperación al agregar antibióticos a los planes de tratamiento.

Para probar su hipótesis, los investigadores rastrearon a casi 800 pacientes con abscesos. Dos tercios de los pacientes eran adultos y un tercio eran niños.

Casi la mitad de los abscesos eliminados contenían bacterias MRSA, lo que se está convirtiendo en una preocupación pública debido a que se está volviendo cada vez más difícil de tratar, ya que es resistente a muchos antibióticos.

Usando antibióticos poco comunes

Los investigadores utilizaron dos tipos de antibióticos: clindamicina y trimetoprim-sulfametoxazol (TMP-SMX). Estos antibióticos no se usan comúnmente, pero se ha demostrado que son efectivos contra MRSA.

Después del drenaje, un tercio de los pacientes recibió clindamicina, el otro tercio recibió TMP-SMX y el último tercio recibió un placebo.

Después de 10 días de tratamiento, más de ocho de cada diez pacientes infectados por MRSA vieron una eliminación total de la infección. Sólo el 63 por ciento de los que no recibieron antibióticos se curaron.

Además, la clindamicina resolvió el 89 por ciento de las infecciones estándar por S. aureus, mientras que la TMP-SMX logró una tasa de curación del 80 por ciento. En el grupo sin antibióticos, la tasa de curación fue ligeramente inferior al 66 por ciento.

Las tasas de curación más altas se mantuvieron después de un mes para los que tomaron los antibióticos en comparación con los que tomaron el placebo.

Sigel sugiere que el uso de antibióticos para tratar un absceso es particularmente beneficioso para los diabéticos que tienen dificultades con la curación de heridas, junto con las personas con sistemas inmunológicos comprometidos.

El Dr. Kenneth Bromberg estuvo de acuerdo en que los hallazgos cambiarán la forma de pensar del médico cuando se trata de tratar los abscesos de la piel. Añadió: «Creo que los médicos deberían adoptar el uso de antibióticos en la mayoría de los pacientes según este estudio».

Prevención de un absceso cutáneo

La mayoría de los abscesos de la piel son causados ​​por bacterias que se introducen en una herida menor, la raíz de un cabello o una grasa bloqueada o una glándula sudoríparas.

Asegurarse de que su piel esté limpia, saludable y en gran parte libre de bacterias puede ayudar a reducir el riesgo de que se desarrollen abscesos en la piel.

Puede reducir el riesgo de propagación de bacterias al:

  • Lavarse las manos regularmente.
  • Animar a las personas de tu familia a lavarse las manos regularmente.
  • Usar toallas separadas y no compartir baños.
  • Esperar hasta que el absceso de la piel esté completamente tratado y curado antes de usar cualquier equipo común, como equipos de gimnasia, saunas o piscina.s

No exprima el pus del absceso, ya que esto puede propagar fácilmente las bacterias a otras áreas de su piel. Si usa pañuelos para limpiar el pus de su absceso, deséchelo de inmediato para evitar la propagación de gérmenes. Lávese las manos después de desechar los pañuelos.

Tenga cuidado al afeitarse la cara, las piernas, las áreas de las axilas o el área del bikini para evitar que se corte la piel. Limpie cualquier herida de inmediato y visite a su médico de cabecera si cree que puede haber algo atrapado en su piel.

No compartas maquinillas de afeitar o cepillos de dientes.

También puede ayudar a reducir el riesgo de abscesos de la piel al:

  • Mantener una dieta sana y equilibrada.
  • Perder peso si tienes sobrepeso u obesidad.
  • Dejar de fumar.

Es difícil prevenir los abscesos internos, ya que a menudo son complicaciones de otras afecciones.