Trombosis Venosa Profunda o TVP: Definición, Causas, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento y Pronóstico

embolia pulmonar

Es una manifestación del tromboembolismo venoso (TEV).

Aunque la mayoría de los casos de TVP son ocultos y se resuelven espontáneamente sin complicaciones, la muerte por embolia pulmonar masiva asociada con TVP causa hasta 300.000 muertes anuales en los Estados Unidos.

La TVP es una condición que ocurre cuando un coágulo de sangre se forma en una vena profunda dentro de una parte del cuerpo.

Afecta principalmente a las venas grandes en la pierna y el muslo, pero puede ocurrir en otras venas profundas, como en los brazos y la pelvis.

Causas de la trombosis venosa profunda

La TVP es causada por un coágulo de sangre. El coágulo bloquea una vena, evitando que la sangre circule adecuadamente en su cuerpo. La coagulación puede ocurrir por varias razones. Éstas incluyen:

  • Lesión: el daño a la pared de un vaso sanguíneo puede estrechar o bloquear el flujo sanguíneo. Como resultado, se puede formar un coágulo de sangre.
  • Cirugía: los vasos sanguíneos pueden dañarse durante la cirugía, lo que puede llevar al desarrollo de un coágulo sanguíneo. El reposo en cama con poco o ningún movimiento después de la cirugía también puede aumentar su riesgo de desarrollar un coágulo de sangre.
  • Movilidad reducida o inactividad: cuando la persona se sienta con frecuencia, la sangre puede acumularse en las piernas, especialmente en las partes inferiores. Si no puede moverse por largos períodos de tiempo, el flujo de sangre en las piernas puede disminuir. Esto puede hacer que se desarrolle un coágulo.
  • Ciertos medicamentos: algunos medicamentos aumentan las posibilidades de que la sangre forme un coágulo.

Signos y síntomas de la trombosis venosa profunda

Los síntomas de la trombosis venosa profunda (TVP) pueden incluir los siguientes:

  • Edema.
  • Dolor en las piernas. Ocurre en el 50% de los pacientes, pero no es específico.
  • Calor o eritema de la piel sobre el área de trombosis.

Los síntomas clínicos de la embolia pulmonar (EP) como manifestación primaria:

Hasta el 46% de los pacientes con síntomas clásicos tienen venogramas negativos, y hasta el 50% de aquellos con trombosis venosa documentada por imágenes carecen de síntomas específicos.

Ningún hallazgo físico o combinación de síntomas y signos es suficientemente preciso para establecer el diagnóstico de TVP, pero los hallazgos físicos en la TVP pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de pantorrilla en la dorsiflexión del pie.
  • Un segmento venoso subcutáneo palpable, parecido a un cordón.
  • Variable decoloración de la extremidad inferior.
  • Aspecto blanqueado de la pierna por edema (relativamente raro).

Las posibles complicaciones de la TVP incluyen las siguientes:

  • Hasta el 40% de los pacientes tienen EP silenciosa cuando se diagnostica TVP sintomática.
  • Embolia paradójica (rara).
  • TVP recurrente.
  • El síndrome postrombótico.

Diagnóstico de la trombosis venosa profunda

Las recomendaciones de la Academia Americana de Médicos de Familia / Colegio Americano de Médicos para el estudio de pacientes con TVP probable son las siguientes:

  • Se deben utilizar reglas de predicción clínica validadas (por ejemplo, Wells) para estimar la probabilidad pretest de tromboembolismo venoso e interpretar los resultados de la prueba.
  • En pacientes seleccionados adecuadamente con una probabilidad baja de prueba de TVP o EP, es razonable obtener un D-dímero de alta sensibilidad.
  • En pacientes con probabilidad de pretest intermedia a alta de la TVP de extremidad inferior, se recomienda ultrasonografía.
  • En pacientes con probabilidad intermedia o alta de pretest de EP, se requieren estudios de imagen diagnóstica (por ejemplo, exploración de ventilación-perfusión, TC helicoidal multidetector y angiografía pulmonar).

Los principales estudios de laboratorio a considerar son los siguientes:

  • D-dímero de prueba.
  • Estudios de coagulación (por ejemplo, tiempo de protrombina y tiempo de tromboplastina parcial activada) para evaluar un estado hipercoagulable.

Manejo y tratamiento de la trombosis venosa profunda

Las opciones de tratamiento para la TVP incluyen las siguiente:

  • Anticoagulación (pilar de la terapia). Heparinas, warfarina, inhibidores del factor Xa y varios anticoagulantes emergentes.
  • Trombolisis farmacológica.
  • Intervenciones endovasculares y quirúrgicas.
  • Medidas físicas (por ejemplo, medias de compresión elástica).

Los productos de heparina utilizados en el tratamiento de la TVP incluyen los siguientes:

  • La heparina de bajo peso molecular (por ejemplo, enoxaparina).
  • La heparina no fraccionada.

Los inhibidores del factor Xa utilizados en el tratamiento de la TVP incluyen los siguientes:

  • Fondaparinux: este agente parece ser comparable a la enoxaparina con respecto a la eficacia y la seguridad.
  • Rivaroxaban: este agente parece prevenir la recurrencia de TEV tan eficazmente como la enoxaparina seguida por un antagonista de la vitamina K y puede estar asociada con menos sangrado. Además, parece ser utilizable en grupos de alto riesgo.

La terapia endovascular se realiza para reducir la gravedad y la duración de los síntomas de las extremidades inferiores, prevenir la EP, disminuir el riesgo de TEV recurrente y prevenir la PTS.

El tratamiento transcatéter percutáneo de la TVP incluye la extracción del trombo con trombolisis dirigida por catéter

El Colegio Americano de Médicos del Tórax recomienda la terapia trombolítica sólo para pacientes con trombosis venosa iliofemoral masiva asociada con isquemia de extremidad o compromiso vascular.

  • Trombectomía mecánica.
  • Angioplastia.
  • Stenting de las obstrucciones venosas.

Las recomendaciones de la American Heart Association (AHA) para los filtros de la vena cava inferior incluyen los siguientes:

  • Confirmada TVP proximal aguda o PE aguda en pacientes contraindicados para la anticoagulación.
  • Tromboembolismo recurrente durante la anticoagulación.
  • Complicaciones hemorrágicas activas que requieren terminación de la terapia de anticoagulación.

La trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP) son manifestaciones de una sola entidad de enfermedad, a saber, tromboembolismo venoso (TEV).

La referencia más temprana conocida a la enfermedad venosa periférica se encuentra en el papiro de Eber, que data de 1550 A.C y documenta la hemorragia potencialmente fatal que puede resultar de la cirugía en las venas varicosas.

En 1644, Schenk observó por primera vez la trombosis venosa cuando describió una oclusión en la vena cava inferior. En 1846, Virchow reconoció la asociación entre trombosis venosa en las piernas y EP.

La TVP es la presencia de sangre coagulada, un trombo, en uno de los conductos venosos profundos que devuelven la sangre al corazón. El enigma clínico es que los síntomas (dolor e hinchazón) son a menudo inespecíficos o ausentes.

Sin embargo, si no se trata, el trombo puede llegar a ser fragmentado o desalojado y emigrar para obstruir el suministro arterial al pulmón, causando PE potencialmente mortal.

Pronóstico

La muerte por TVP se atribuye a embolia pulmonar masiva (EPM), que causa hasta 300.000 muertes anuales en los Estados Unidos. El EP es la principal causa de mortalidad hospitalaria prevenible.

La Investigación Longitudinal de la Etiología del Tromboembolismo (LITE, por sus siglas en inglés), que combinó datos de dos estudios prospectivos de cohortes, el riesgo de aterosclerosis en las comunidades y el estudio de salud cardiovascular determinó la incidencia de TVP sintomática y embolia pulmonar en 21.680 participantes de 45 años o mayores que fueron seguidos durante 7,6 años.

El tromboembolismo recurrente parece ser complicación grave de la enfermedad inflamatoria intestinal.

En un estudio que incluyó a 84 pacientes con enfermedad inflamatoria y antecedentes de tromboembolismo, de los cuales, el 30% presentó tromboembolismo recurrente, 70 (83%) desarrollaron tromboembolismo venoso (el 40% se manifestó como TVP y 23% como EP).