Dieta Drástica: ¿Qué Es? Problemas, Efecto Rebote y Recomendaciones

dieta drastica para bajar de peso

Las dietas modernas son muy atractivas porque tienen efectos rápidos. Si bien estas dietas presentan una solución a corto plazo, ¿realmente son recomendables?

Una dieta drástica, no es muy fácil de seguir, ya que afecta muchos aspectos de la vida. Producen irritabilidad, cambios del humor y a veces hasta depresión debido a la falta de alimentos, sin incluir otros aspectos como la debilidad.

Perder mucho peso en poco tiempo es síntoma de que la dieta es muy severa o se está induciendo un gasto de energía excesivo con relación a los alimentos que se consumen, ambos escenarios son peligrosos y a la larga pasan facturas.

Problemas con la dieta drástica

Los principales problemas que se presentan con la pérdida de peso en poco tiempo siguiendo una dieta drástica son:

La deshidratación

Muchas dietas drásticas se fundamentan en la pérdida de líquidos creando una falsa impresión de pérdida de peso, porque tan pronto se retorne a una ingesta normal de alimentos, esos líquidos son recuperados por el organismo.

Estos son los casos de dietas con práctica de ayuno y las muy bajas en el consumo de calorías.

Estas pérdidas importantes de agua en el organismo tienen graves secuelas al nivel renal y cardiovascular debido al alto porcentaje de contenido de agua en el cuerpo humano y en la sangre.

Si ocurre una deshidratación la sangre se vuelve densa, presentándose problemas en la tensión arterial, circulación y se presentan problemas para la regulación de la temperatura corporal.

 Fatiga crónica

La fatiga crónica es un síntoma de que la dieta está restringiendo los nutrientes en cantidades considerables y las actividades que realiza normalmente el organismo se ven muy afectadas.

El sistema nervioso se ve afectado ya que las pérdidas de peso abruptas, impulsan el sistema nervioso parasimpático, el cuerpo trata de ahorrar energía y produce esa sensación de cansancio.

El hipotálamo, como centro regulador de las funciones como apetito, sueño o emociones también se altera. Lo que produce cambios en el humor y depresión.

Lesiones

Una drástica pérdida en el peso conlleva a una pérdida de los músculos, que es protector de las articulaciones y huesos.

Si los músculos están débiles y continuamos haciendo ejercicios físicos con la misma intensidad pueden ocurrir lesiones.

Los huesos se vuelven más débiles por la falta de los nutrientes, así aumentan las probabilidades de fracturas.

Efecto rebote de la dieta drástica

Bajar y subir de peso de manera drástica puede producir daños en el organismo, algunos de estos daños se resumen en:

  • Deterioro físico: Las pérdidas de peso ocasionan flacidez, deterioro en la piel, pérdida significativa de masa muscular y cansancio.
  • Enfermedades: Los cambios drásticos de una dieta a otra puede provocar diabetes, taquicardias y problemas nerviosos.
  • Metabolismo lento: El metabolismo ante una escases de alimentos reacciona guardando reservas y se tornara lento, como un método de supervivencia, una vez que se retorna a la ingesta normal de alimentos, el cuerpo se encuentra en alerta, por lo que no procesará con rapidez recuperando al final todos los kilos perdidos.
  • Problemas con los órganos: Con una dieta drástica el corazón recibe menos cantidad de sangre, lo que origina un esfuerzo para cumplir con su función. Igualmente pueden verse afectados los riñones y el cerebro.

Recomendaciones

La pérdida de peso puede tornarse en una pesadilla y aparecer los trastornos de la alimentación como la bulimia o anorexia.

Para evitar que la pérdida de peso se convierta en una obsesión debemos tomar en cuenta lo siguiente:

Constancia

Perder peso requiere de constancia, la pérdida de peso debe realizarse de manera paulatina.

Perder entre uno a dos kilos a la semana es lo ideal, se causa una disminución progresiva de peso, sin que sea necesaria una restricción drástica de calorías dándole tiempo al organismo de ir adaptándose a los cambios gradualmente.

Esto se logra con la mejora de hábitos alimenticios y el ejercicio diario.

Masticar

Masticar bien hace que la comida sea más fácil de digerir y permite una mejor absorción de nutrientes.

Masticar bien los alimentos engaña al cerebro, al tomar más tiempo para masticar, el cerebro pasa la información de que está comiendo y la sensación de hambre desaparece.

Más Verde y menos Grasa

La dieta diaria debe tener más porciones de vegetales, frutas y menos cantidad de grasas y carbohidratos. Esto ayuda en la pérdida gradual de peso.

Debido a la falta de grasa el metabolismo usa las reservas de lípidos almacenados en forma de grasa en el cuerpo, provocando una pérdida de peso gradual.

Comer pequeñas porciones

Para lograr una pérdida de peso gradual, se debe comer de seis a ocho comidas diarias en pequeñas porciones con alto contenido en proteínas y fibra.

Tres comidas diarias principales y en medio de cada comida tomar té, un yogurt, un sándwich, una fruta.

Esto ayuda a reducir la ingesta de las comidas principales. Porciones más pequeñas permitirán al organismo digerir y absorber los alimentos con mayor facilidad.