Epicardio: Definición, Función, Membranas Pericárdicas y Trastornos Pericárdicos

histología del epicardio

El corazón es un órgano extraordinario, tiene aproximadamente el tamaño de un puño cerrado, pesa alrededor de 10.5 onzas y tiene la forma de un cono.

Junto con el sistema circulatorio, el corazón funciona para suministrar sangre y oxígeno a todas las partes del cuerpo.

El corazón está ubicado en la cavidad torácica justo detrás del esternón, entre los pulmones y superior al diafragma. Está rodeado por un saco lleno de líquido llamado pericardio, que sirve para proteger este órgano vital.

La pared del corazón está compuesta de tejido conjuntivo, endotelio y músculo cardíaco. Es el músculo cardíaco que permite que el corazón se contraiga y permite la sincronización del latido cardíaco. La pared del corazón se divide en tres capas: epicardio, miocardio y endocardio.

  • Epicardio: capa protectora externa del corazón.
  • Miocardio: pared muscular de la capa media del corazón.
  • Endocardio: capa interna del corazón.

Epicardio (epi-cardium) es la capa externa de la pared del corazón. También se conoce como pericardio visceral, ya que forma la capa interna del pericardio.

El epicardio se compone principalmente de tejido conectivo laxo, que incluye fibras elásticas y tejido adiposo.

El pericardio es el saco lleno de líquido que rodea el corazón y los extremos proximales de la aorta, la vena cava y la arteria pulmonar.

El corazón y el pericardio se encuentran detrás del esternón en una posición en el medio de la cavidad torácica conocida como mediastino.

El pericardio sirve como una cubierta protectora externa del corazón, un órgano vital del sistema circulatorio y del sistema cardiovascular.

La función principal del corazón es ayudar a hacer circular la sangre a los tejidos y órganos del cuerpo.

Función del pericardio

El pericardio tiene varias funciones de protección:

  • Mantiene el corazón contenido dentro de la cavidad torácica.
  • Impide que el corazón se expanda demasiado cuando aumenta el volumen de sangre.
  • Limita el movimiento del corazón.
  • Reduce la fricción entre el corazón y los tejidos circundantes.
  • Protege el corazón contra la infección.

Si bien el pericardio proporciona una serie de funciones valiosas, no es esencial para la vida. El corazón puede mantener una función normal sin él.

Membranas pericárdicas

El pericardio se divide en tres capas de membrana:

El pericardio fibroso es el saco fibroso externo que cubre el corazón. Proporciona una capa protectora externa que se une al esternón mediante ligamentos esternopericárdicos.

El pericardio fibroso ayuda a mantener el corazón dentro de la cavidad torácica. También protege al corazón de una infección que podría propagarse de los órganos cercanos, como los pulmones.

El pericardio parietal es la capa entre el pericardio fibroso y el pericardio visceral. Es continuo con pericardio fibroso y proporciona una capa adicional de aislamiento para el corazón.

El pericardio visceral es tanto la capa interna del pericardio como la capa externa de la pared del corazón. También conocida como epicardio, esta capa protege las capas internas del corazón y también ayuda en la producción de líquido pericárdico.

El epicardio consiste en fibras elásticas del tejido conectivo y tejido adiposo (grasa), que ayuda a sostener y proteger las capas internas del corazón.

La sangre rica en oxígeno es suministrada al epicardio y a las capas internas del corazón por las arterias coronarias.

Cavidad pericárdica

La cavidad pericárdica se encuentra entre el pericardio visceral y el pericardio parietal. Esta cavidad está llena de líquido pericárdico que sirve como amortiguador al reducir la fricción entre las membranas pericárdicas.

Hay dos senos pericárdicos que pasan a través de la cavidad pericárdica. Un seno es una vía de paso o canal.

El seno pericárdico transversal se coloca encima de la aurícula izquierda del corazón, anterior a la vena cava superior y posterior al tronco pulmonar y la aorta ascendente.

El seno pericárdico oblicuo está situado posteriormente al corazón y está delimitado por la vena cava inferior y las venas pulmonares.

Corazón Exterior

La capa superficial del corazón (epicardio) está directamente debajo del pericardio fibroso y parietal.

La superficie externa del corazón contiene surcos o surcos que proporcionan conductos para los vasos sanguíneos del corazón. Estos surcos corren a lo largo de las líneas que separan las aurículas de los ventrículos (surco auriculoventricular).

Así como los lados derecho e izquierdo de los ventrículos (surco interventricular). Los principales vasos sanguíneos que se extienden desde el corazón incluyen la aorta, el tronco pulmonar, las venas pulmonares y las venas cavas.

Trastornos pericárdicos

La pericarditis es un trastorno del pericardio en el que el pericardio se inflama o hincha.

Esta inflamación interrumpe la función normal del corazón. La pericarditis puede ser aguda (ocurre de manera repentina y rápida) o crónica (ocurre durante un período de tiempo y dura mucho tiempo).

Algunas causas de pericarditis incluyen infecciones bacterianas o virales, cáncer, insuficiencia renal, ciertos medicamentos y ataque cardíaco.

El derrame pericárdico es una afección causada por la acumulación de grandes cantidades de líquido entre el pericardio y el corazón. Esta condición puede ser causada por una serie de otras condiciones que afectan el pericardio, como la pericarditis.

El taponamiento cardíaco es la acumulación de presión en el corazón debido a la acumulación excesiva de líquido o sangre en el pericardio.

Este exceso de presión no permite que los ventrículos cardíacos se expandan por completo. Como resultado, el gasto cardíaco se reduce y el suministro de sangre al cuerpo es insuficiente.

Esta condición es causada más comúnmente por hemorragia debido a la penetración del pericardio.

El pericardio puede dañarse como resultado de un traumatismo grave en el pecho, un cuchillo o una herida de bala, o una punción accidental durante un procedimiento quirúrgico.

Otras posibles causas de taponamiento cardíaco incluyen cáncer, ataque cardíaco, pericarditis, radioterapia, insuficiencia renal y lupus.