Nictalopía: Definición, Síntomas, Causas, Diagnóstico, Tratamiento, Prevención y Perspectiva

que es la nictalopia nocturna

¿Tienes dificultad para ver de noche?

La ceguera nocturna es común entre los conductores mayores, pero los problemas para ver de noche también pueden ser causados ​​por una serie de afecciones oculares que afectan a personas de todas las edades.

Nictalopía (/ ˌnɪktəloʊpiə / del griego νύκτ- (nykt-), que significa «noche», ἀλαός (alaos), que significa «ciego, no ver», y ὄψ (ops), que significa «ojo»), también llamado ceguera nocturna, es una condición que hace que sea difícil o imposible de ver con relativamente poca luz.

A pesar del nombre «ceguera nocturna», la condición no significa que alguien se vuelva completamente ciego por la noche. Por el contrario, una persona con ceguera nocturna puede tener dificultades para distinguir entre objetos de noche o ver halos alrededor de las luces de noche.

Se puede describir como una adaptación insuficiente a la oscuridad. Para identificar la causa, su oftalmólogo llevará a cabo un examen completo. Él puede ordenar pruebas especializadas.

Las personas que sufren de ceguera nocturna no solo ven mal durante la noche, sino que también requieren un tiempo adicional para que sus ojos se adapten de las áreas bien iluminadas a las poco iluminadas. La visión del contraste también puede reducirse en gran medida.

Las varillas contienen una proteína receptora llamada rodopsina. Cuando la luz cae sobre la rodopsina, sufre una serie de cambios conformacionales que en última instancia generan señales eléctricas que se transmiten al cerebro a través del nervio óptico.

En ausencia de luz, la rodopsina se regenera. El cuerpo sintetiza la rodopsina de la vitamina A, por lo que una deficiencia en vitamina A causa una visión nocturna deficiente.

La cirugía refractiva de corrección de la visión (especialmente la queratectomía fotorrefractiva (PRK, por sus siglas en inglés) con la complicación de «neblina») rara vez puede causar una reducción en la agudeza nocturna.

Cómo funciona el ojo en la oscuridad

La luz viaja a través de la córnea y la lente y aterriza en la retina en la parte posterior del ojo. La retina está compuesta de fotorreceptores, células nerviosas especializadas que convierten los rayos de luz en señales eléctricas y las transmiten al cerebro, que luego crea una imagen.

Hay dos tipos de fotorreceptores, varillas y conos. Hay alrededor de 3 millones de conos y 100 millones de varillas en cada ojo.

Las varillas solo ven blanco y negro, pero los conos ven los colores. Las varillas también permiten que los ojos detecten el movimiento y brinden visión periférica.

Las varillas son responsables de la visión con poca luz y los conos son responsables de la visión con luz brillante. Las varillas se extienden por toda la retina, pero los conos están solo en el centro de la retina.

La visión en la penumbra u oscuridad es borrosa debido a las conexiones entre los fotorreceptores y las células nerviosas que están vinculadas al cerebro.

Cada barra debe compartir esta conexión con otras varillas para que el cerebro no sepa exactamente qué varilla produjo la señal.

La visión con luz brillante es nítida porque cada cono tiene su propia conexión con el cerebro, por lo que el cerebro puede determinar exactamente en qué parte de la retina se originó la señal.

Otra característica de las barras es que deben adaptarse a la oscuridad. Esto se ejemplifica mejor al caminar en un cine oscuro. Al principio, uno puede ver muy poco. Con el tiempo, la visión mejora y uno puede discernir los objetos.

En definitiva, uno puede ver moderadamente bien. Este oscuro proceso de adaptación ocurre debido a la naturaleza química de la rodopsina. La rodopsina se descompone con luz brillante, lo que hace que las varillas no funcionen.

En la oscuridad, la rodopsina se regenera más rápido de lo que puede descomponerse. La adaptación completa a la oscuridad dura unos 15-30 minutos y, cuando se completa, aumenta la sensibilidad a la luz unas 100.000 veces.

La ceguera nocturna es más peligrosa cuando alguien que tiene problemas para ver en la oscuridad se pone detrás del volante de un automóvil.

Las personas que experimentan ceguera nocturna no deben conducir durante la noche o en la noche.

Los faros delanteros de los automóviles que se aproximan y las farolas en la calle pueden hacer que sea especialmente difícil ver con claridad y conducir con seguridad.

Nictalopía y hemeralopia

La nictalopia y la hemeralopia son los raros ejemplos de palabras que pueden llevar a una buena cantidad de controversia y confusión entre los médicos de diferentes orígenes lingüísticos, debido a las diferentes definiciones y significados.

Nictalopía: es una palabra de la antigüedad médica griega, definida como «ceguera nocturna» o adaptación oscura defectuosa.

Hemeralopia: es una palabra que se originó en el siglo XVIII, que significa «ceguera diurna» o defecto visual caracterizado por la incapacidad de ver tan claramente en luz brillante como en luz tenue.

Los diccionarios estándar en inglés también se ajustan a los significados de nictalopía y hemeralopia como ceguera nocturna y ceguera diurna, respectivamente. Sin embargo, las palabras han sido utilizadas en sentido contrario por muchos médicos que no hablan inglés.

Para reducir las confusiones, se recomienda utilizar términos correctamente comprensibles como la ceguera nocturna y la ceguera diurna.

Hubo una tendencia decreciente de uso de la palabra hemeralopia y una tendencia creciente de uso de nictalopía para describir la ceguera nocturna.

Los resultados confirman que la palabra hemeralopia, pero no nictalopía, se ha usado incorrectamente en la literatura entre los países de habla no inglesa.

Sin embargo, actualmente, existe una tendencia mejorada de cumplimiento con la recomendación de que se usen palabras correctamente comprensibles como la ceguera nocturna y la ceguera diurna en lugar de la polémica nictalopía y hemeralopia, respectivamente.

Síntomas de la nictalopía

Las personas con ceguera nocturna experimentan una visión deficiente en la noche o en entornos con poca luz.

Aunque el término «ceguera nocturna» implica que no puedes ver de noche, este no es el caso. Es posible que tenga más dificultad para ver o conducir en la oscuridad.

Es más probable que experimente ceguera nocturna cuando la vista cambia de un entorno brillante a un área con poca luz, como cuando sale de una acera soleada para entrar en un restaurante con poca luz.

Es probable que experimente una visión deficiente al conducir debido al brillo intermitente de los faros y alumbrado público en la carretera.

La ceguera nocturna es un síntoma de varias enfermedades o condiciones diferentes, a veces causadas por enfermedades o medicamentos poco probables.

Todas las posibles causas de ceguera nocturna se asocian con la forma en que el ojo recibe los rayos de luz.

Causas de la nictalopía

Una vez que conozca la causa del problema, puede tomar medidas para corregir su visión. El problema proviene de un trastorno de las células en la retina que le permite ver la luz tenue.

Los pacientes que padecen esta condición genética tienen nictalopía progresiva y, eventualmente, su visión diurna también puede verse afectada. Tiene muchas causas:

  • Retinitis pigmentosa.
  • Desprendimiento de retina.
  • Ciertos medicamentos, como fenotiazinas.
  • Enfermedad de Oguchi.
  • Miopía patológica.
  • Catarata (cortical periférica).
  • Cirugía refractiva (LASIK (queratomileusis in situ asistida por láser), queratectomía fotorrefractiva, queratotomía radial).
  • Distrofia de fondo de Sorsby (degeneración macular).
  • Deficiencia de vitamina A.
  • Choroideremia.
  • Glaucoma.

Los pacientes que tienen insuficiencia pancreática, como las personas con fibrosis quística, tienen dificultades para absorber grasa y tienen un mayor riesgo de tener deficiencia de vitamina A debido a que la vitamina A es soluble en grasa.

Esto los pone en mayor riesgo de desarrollar ceguera nocturna. Por lo tanto, las personas mayores son más propensas a tener ceguera nocturna debido a las cataratas que los niños o adultos jóvenes.

Existen varias afecciones oculares, deficiencias vitamínicas y enfermedades crónicas que pueden afectar su visión nocturna y su capacidad para ver mientras conduce por la noche, que incluyen:

Edad: a medida que envejecemos, nuestras pupilas no se dilatan en la oscuridad tanto como deberían, reduciendo así la cantidad de luz que entra a nuestros ojos.

Las córneas también se vuelven menos claras con la edad, lo que aumenta la cantidad de deslumbramiento que puede ver y reduce la sensibilidad al contraste, lo que puede dificultar la distinción entre objetos durante la noche.

Presbicia: la presbicia se desarrolla con la edad y puede dificultar el enfoque y el ajuste a los cambios de luz. También puede hacer que conducir por la noche o bajo la lluvia sea más desafiante para los adultos mayores.

Glaucoma: el glaucoma es una acumulación de presión en el ojo que puede afectar la visión periférica. Sin visión periférica, es difícil ver lo que sucede a tu alrededor, lo que es especialmente peligroso mientras conduces.

Cataratas: las cataratas son una opacidad del cristalino del ojo, lo que confunde el campo de visión y dificulta la visión clara de los objetos.

Las cataratas pueden inhibir aún más la visión de conducción nocturna, ya que muchos con cataratas describen mucha dificultad con el resplandor y los halos de los faros que se aproximan.

Retinopatía diabética: una afección en la parte posterior del ojo causada por la diabetes. La retinopatía diabética puede causar una pérdida significativa de la visión y es la principal causa de ceguera retiniana en adultos de 20 a 64 años.

Retinitis pigmentosa: un trastorno genético poco común en el cual el pigmento oscuro se acumula en la retina, creando una visión de túnel.

Esta afección generalmente afecta a personas menores de 30 años. El empeoramiento de la visión nocturna es uno de sus primeros síntomas.

Deficiencia nutricional: una deficiencia de vitamina A y zinc también puede contribuir a la ceguera nocturna.

Aunque es raro, no obtener suficiente vitamina A en su dieta podría afectar su visión nocturna. El zinc ayuda al cuerpo a absorber la vitamina A, por lo que sin zinc, la vitamina A no es tan eficaz.

Exposición al sol: sin la protección adecuada para los ojos, la exposición al sol puede dañar temporalmente la visión nocturna por hasta dos días.

El uso de gafas de sol que protegen contra los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) evitará la ceguera nocturna temporal debido a la exposición al sol.

Complicaciones después de cirugía ocular: la cirugía ocular con láser queratomileusis in situ asistida por láser (LASIK), aunque no es común, un paciente que se sometió a una cirugía ocular LASIK puede experimentar una visión nocturna distorsionada después de la cirugía.

La queja más común es ver un destello o halos alrededor de las luces por la noche.

Uso histórico

Aulus Cornelius Celsus, describió la ceguera nocturna y recomendó un suplemento dietético efectivo:

«Además de la debilidad de los ojos, debido a que las personas ven lo suficiente durante el día, pero no de noche, en las mujeres cuya menstruación es regular esto no”.

“Pero quienes sufren el éxito deben ungir sus ojos con las cosas goteando de un hígado mientras se tuestan, preferiblemente de un chivo o fallando el de una cabra, y también deben comer parte del hígado».

Históricamente, la nictalopía, también conocida como moonblink, era una ceguera nocturna temporal que se cree que era causada por dormir bajo la luz de la luna en los trópicos.

En el idioma francés, nyctalopie y héméralopie tienen significados inversos, el primero menciona la capacidad de ver tanto en la oscuridad como a plena luz, y el segundo la incapacidad de hacerlo.

Se piensa que esta inversión del latín ocurrió durante el siglo II dc, a pesar de que el griego antiguo νυκτάλωψ (nuktálōps) se ha utilizado en ambos sentidos.

La ceguera nocturna, a veces conocida como grava, se documentó ocasionalmente durante la Guerra Civil Americana, particularmente dentro de los Estados Confederados de América.

Al igual que el reumatismo, la ceguera nocturna se veía como una condición que podía fingirse o exagerarse con facilidad, y al principio los pacientes se miraban con cierta desconfianza.

Algunos soldados que informaron síntomas de nictalopía también presentaron síntomas de escorbuto, lo que sugiere una causa fundamental de mala nutrición.

Nictalopía en animales

La ceguera nocturna estacionaria congénita (CSNB, por sus siglas en inglés) generalmente se diagnostica con base en las observaciones del propietario, pero algunos caballos tienen ojos visiblemente anormales:

Ojos mal alineados (estrabismo dorsomedial) o movimiento involuntario del ojo (nistagmo).

En caballos, la ceguera nocturna estacionaria congénita se ha relacionado con el patrón de color complejo de leopardo desde la década de 1970.

Un estudio de 2008 teoriza que tanto la ceguera nocturna estacionaria congénita como los patrones de manchado complejo de leopardo están relacionados con el gen TRPM1.

La región del cromosoma 1 del caballo en la que el gen Lp se ha localizado ahora también codifica una proteína que canaliza los iones de calcio, un factor clave en la transmisión de los impulsos nerviosos.

Esta proteína, que se encuentra en la retina y la piel, existe en porcentajes fraccionarios de los niveles normales encontrados en caballos homocigotos Lp/Lp y compromete la reacción química básica para la transmisión del impulso nervioso.

Diagnóstico de la nictalopía

Para determinar qué está causando la ceguera nocturna, un oculista realizará un examen completo de la vista y puede ordenar cualquiera de una serie de exámenes especializados.

La ceguera nocturna puede ser diagnosticada y tratada por un oftalmólogo, un médico que se especializa en trastornos oculares. Los ópticos solo pueden dispensar anteojos, pero los optometristas pueden diagnosticar y tratar problemas de visión.

El diagnóstico comienza con un historial médico detallado sobre la ceguera nocturna. Las preguntas incluyen:

  • Gravedad de la ceguera nocturna, cuándo comenzó la ceguera nocturna y si ocurrió gradualmente o de repente.

Se realiza un examen ocular y también se puede realizar una exploración con lámpara de hendidura, en la que se usa un rayo estrecho de luz intensa para examinar los componentes internos del ojo.

Se pueden realizar pruebas adicionales basadas en los resultados de estas pruebas estándar.

Diferencial para la ceguera nocturna

  • Albinismo.
  • Cataratas.
  • Glaucoma.
  • Atrofia de Gyrate.
  • Enfermedad de Oguchi.
  • Atrofia óptica.
  • Retinitis pigmentosa.
  • Siderosis.
  • Miopía no corregida.
  • Deficiencia de vitamina A.
  • Deficiencia de zinc.

Busque atención médica si…

Los cambios en la visión nunca deben tomarse a la ligera. Debido a que la ceguera nocturna puede ser un síntoma de una enfermedad grave, se debe consultar a un oftalmólogo antes de que una persona inicie el auto tratamiento.

Si tiene problemas para distinguir entre objetos en la noche o si ve halos alrededor de luces en la oscuridad, informe a su médico. Estos pueden ser síntomas tempranos de una condición ocular más grave, y el diagnóstico precoz puede salvar su visión.

¿Cómo se trata la ceguera nocturna?

Su oculista tomará un historial médico detallado y examinará sus ojos para diagnosticar ceguera nocturna. Es posible que también deba dar una muestra de sangre.

El tratamiento para la ceguera nocturna dependerá de su causa. El tratamiento puede ser tan simple como obtener una nueva receta de anteojos o cambiar los medicamentos para el glaucoma, o puede requerir cirugía si la ceguera nocturna es causada por cataratas.

Si se descubre una enfermedad de la retina, el tratamiento dependerá del tipo de enfermedad y requerirá una investigación adicional por parte de un especialista en retina.

Informe a su médico si todavía tiene problemas para ver con poca luz incluso con lentes correctoras.

Cataratas

Las partes oscuras de la lente de su ojo se conocen como cataratas. Si las cataratas son la causa de sus problemas de visión nocturna las cataratas pueden eliminarse mediante cirugía, debería ayudar a mejorar su visión general, incluida la visión nocturna.

Su cirujano reemplazará su lente nublada con una lente transparente y artificial. Su ceguera nocturna mejorará significativamente después de la cirugía si las cataratas son la causa subyacente.

Deficiencia de vitamina A

Si sus niveles de vitamina A son bajos, su médico podría recomendarle suplementos vitamínicos. Tome los suplementos exactamente como se indica.

Defecto genético

Las condiciones genéticas que causan ceguera nocturna, como la retinitis pigmentosa, no son tratables.

Retinopatía diabética

Si la retinopatía diabética es la causa de su ceguera nocturna, controlar el azúcar en la sangre a través de medicamentos y dieta puede ayudar a prevenir la pérdida de la visión.

¿Cómo puedo prevenir la ceguera nocturna?

No puede evitar la ceguera nocturna que es el resultado de defectos de nacimiento o afecciones genéticas, como el síndrome de Usher.

Sin embargo, puede controlar adecuadamente los niveles de azúcar en la sangre y seguir una dieta equilibrada para disminuir la probabilidad de ceguera nocturna.

Coma alimentos ricos en vitaminas y minerales antioxidantes, que pueden ayudar a prevenir las cataratas.

Además, elija alimentos que contengan altos niveles de vitamina A para reducir el riesgo de ceguera nocturna. Ciertos alimentos de color naranja son excelentes fuentes de vitamina A, que incluyen:

  • Cantalupos.
  • Patatas dulces.
  • Zanahorias.
  • Calabazas.
  • Calabaza.
  • Mangos.

La vitamina A también está en:

  • Espinacas.
  • Col rizada.
  • Leche.
  • Huevos.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

Si tiene ceguera nocturna, debe tomar precauciones para protegerse y proteger a los demás. Evite conducir tanto como sea posible hasta que se determine la causa de su ceguera nocturna y, si es posible, tratela.

Haga los arreglos para conducir durante el día o asegure el transporte de un amigo, miembro de la familia o servicio de taxi si necesita ir a algún lugar por la noche.

El uso de gafas de sol o un sombrero de ala puede ayudar a reducir el deslumbramiento cuando se está en un entorno bien iluminado, lo que puede facilitar la transición a un entorno más oscuro.