Otitis: Tipos, Causas, Factores de Riesgo, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento, Complicaciones y Prevención

que es la otitis externa

Esta es una de las enfermedades más frecuentes en la infancia y sus orígenes son diversos.

La otitis es una inflamación del oído. Existen varios tipos de otitis, y la más común es la otitis media.

Diferentes tipos de otitis

Los diferentes tipos de otitis son:

Otitis externa

La otitis externa es una inflamación del conducto auditivo externo, es decir, la parte visible de la oreja.

  • Otitis externa difusa aguda: es la forma más común, es un proceso infeccioso, generalmente bacteriano, ocasionalmente causado por hongos.
  • Otitis externa circunscrita aguda: es un sinónimo de furúnculo, está asociado con la infección del folículo piloso, una forma celulítica superficial de otitis externa.
  • Otitis externa crónica: igual que difusa aguda pero de mayor duración (más de 6 semanas).
  • Otitis externa eccematosa: puede acompañar al eccema atópico típico u otras afecciones primarias de la piel.
  • Otitis externa necrosante maligna: es una infección que se extiende a los tejidos más profundos adyacentes al canal, puede incluir osteomielitis y celulitis, es muy r raro en niños.

La otitis externa aguda, crónica y eccematosa, son más comunes mientras que la otitis necrotizante son afecciones muy raras.

Otitis media

La otitis media es una inflamación del oído medio.

La otitis media aguda es la enfermedad infantil más común en todo el mundo (del 75 al 80% de los niños menores de 3 años la han padecido).

Ocurre de repente y es muy dolorosa.

  • Otitis media aguda: su duración es de menos de tres semanas.
  • Otitis media subaguda: puede durar de tres semanas a tres meses.
  • Otitis media crónica: dura más de tres meses.

Además, la otitis media se puede dividir según el tipo de afección, en cuatro tipos:

  • Otitis media miringitis: inflamación de la capa externa de la membrana del tímpano.
  • Otitis media aguda supurada: hay presencia de pus y es de corta duración.
  • Otitis media secretoria: también se le conoce como otitis media serosa, con derrame o mucosa. Presencia de líquido, no se afecta la membrana del tímpano permanece y no se observan daños agudos evidentes.
  • Otitis media crónica supurada: hay una otorrea crónica y la perforación de la membrana del tímpano.

Otitis interna

La otitis interna involucra la inflamación del oído interno.

Esta es la forma más rara de otitis y puede ocasionar daños irreversibles como pérdida de audición más o menos grave.

También se le denomina laberintitis o neuritis vestibular.

Causas

Otitis externa

  • Canal externo traumatizado, como por el uso de hisopo de algodón o algún otro objeto que se introduce en el oído.
  • Infecciones bacterianas como las causadas por Pseudomonas, Staphylococcus, Streptococcus, bacilos gramnegativos.
  • Infecciones fúngicas como Aspergillus, Candida, Phycomycetes, Rhizopus, Actinomyces y Penicillium.
  • Eczema.
  • Seborrea.
  • Psoriasis.
  • Neurodermatitis.
  • Dermatitis de contacto.
  • Sensibilidad a medicamentos tópicos.

Otitis media

La causa principal de la otitis media es la disfunción de la trompa de Eustaquio.

Esta se obstruye debido a la inflamación debido a procesos infecciosos o alérgicos en la faringe, las adenoides o la garganta que son provocados por:

  • Procesos infecciosos causados por bacterias y virus en las vías respiratorias.
  • Alergias crónicas.
  • El humo del tabaco y otros irritantes.
  • El exceso de moco y de saliva que provoca la dentición en los bebes.
  • Trastorno de la función ciliar de las vías respiratorias.
  • Infecciones repetitivas del oído.

Otitis interna

  • Infecciones.
  • Medicamentos.
  • Alergias.

Un cambio de presión durante un vuelo o buceo también puede desencadenar una otitis media conocida como otitis barotrauma.

Factores de riesgo

  • Traumatización del canal externo.
  • Un historial familiar de otitis.
  • La natación.
  • Padres que fuman.
  • El uso de chupete.
  • Humedad por un período prolongado, por ejemplo, agua estancada después del baño.
  • La natación.
  • Clima cálido y húmedo.
  • Uso de audífonos.
  • Trastorno primario de la piel.
  • Edad avanzada.
  • Diabetes mellitus.
  • Enfermedad debilitante.
  • SIDA.
  • Leucopenia.
  • Desnutrición.
  • Diabetes insípida.

Diagnóstico

El médico realizará la historia médica.

Posteriormente se realizará un examen físico para verificar si hay dolor en la zona del oído o cuando se realiza la manipulación del pabellón.

Luego con la ayuda de un otoscopio se revisa para verificar si existe:

  • Ostobstrucción del oído.
  • Algún tipo de secreción en el oído.
  • Canal auditivo rojo.
  • Secreción purulenta y desechos.
  • Burbujas de aire.
  • Perforación del tímpano.

El médico puede recomendar también una audiometría (examen de la audición), también la realización de una timpanometría para evaluar el estado de la membrana del tímpano y el estado de movilidad de la cadena de huesecitos del oído medio (el martillo, el yunque y el estribo).

En caso de que se sospeche algún tipo de infección, se pueden ordenar cultivos de las secreciones para evidenciar la presencia de bacterias.

La evaluación radiológica por rayos X o de tejidos profundos por tomografía computarizada de alta resolución, resonancia magnética, gammagrafía con galio y gammagrafía ósea, para verificar cual es el grado de propagación de la infección o la presencia de vasculitis.

Trombosis y necrosis de los tejidos afectados, osteomielitis, parálisis del nervio craneal, erupción de la muela del juicio, carcinoma de células basales o células escamosas.

Síntomas

Una otitis externa generalmente implica picazón intensa y dolor intenso en el conducto auditivo y el lóbulo de la oreja.

A veces se puede observar un ligero flujo de líquido incoloro. En los casos más graves, el oído puede estar rojo y el paciente puede sufrir fiebre y mareos.

En estos casos diferentes, debe consultar a un médico de inmediato. La trompa de Eustaquio está involucrada durante el desarrollo de la otitis media.

De hecho, este tipo de otitis a menudo ocurre después de la gripe o un resfriado.

La trompa de Eustaquio une el oído medio y la garganta y evita que las bacterias o los virus lleguen al oído medio.

En algunos casos, puede estar bloqueado por bacterias y virus y provocar una acumulación de pus que puede causar una infección en el oído medio.

La infección generalmente afecta a los niños porque tienen una trompa de Eustaquio más corta.

Por lo tanto, las bacterias y los virus migran fácilmente desde la garganta hasta el oído medio.

La acumulación de pus en el oído medio puede causar una acumulación de presión en el tímpano que generará una fuente de intenso dolor.

Generalmente se presentan uno o más de estos síntomas:

  • Fiebre.
  • Una pérdida de audición y la sensación de tener la oreja bloqueada.
  • Cambio de humor y en niños se observa irritabilidad o un llanto inconsolable.
  • Sueño perturbado.
  • Vómitos o diarrea.
  • Sordera (otitis barotrauma).
  • Pérdida del equilibrio.
  • Náuseas.

La otitis media aguda no tratada adecuadamente puede provocar complicaciones graves, como la perforación de la membrana timpánica.

Por lo tanto, es esencial consultar a un médico tan pronto como comience la infección.

Tratamiento

En la práctica, el tratamiento está orientado a reducir la inflamación del tímpano y controlar el dolor y la infección.

El tratamiento de la otitis es ambulatorio, excepto en los casos resistentes y en la otitis externa necrotizante.

Se recomienda el uso de antipruriginosos, antihistamínicos (forma eccematosa), medicamentos antiinflamatorios.

La limpieza repetida y la terapia con antibióticos, en la mayoría de los casos resuelven la otitis provocada por infecciones. La resistencia es un problema creciente.

Algunos antibióticos pueden ser ototóxico y desarrollar resistencia en Staphylococcus y Streptococcus sp.

Si un paciente tiene episodios recurrentes, se debe cambiar la clase de antibacteriano, con el fin de evitar la mutación a variedades resistentes.

Se usan remedios caseros como:

  • Vinagre blanco.
  • Aceite de árbol de té.
  • Extracto de semilla de pomelo

En algunos casos, el médico puede colocar un tubo pequeño a través del tímpano para drenar el pus.

La colocación de una mecha puede ser útil en casos severos manteniendo el canal abierto y manteniendo la solución antibiótica en contacto con la piel infectada. Se puede realizar un desbridamiento.

Ocasionalmente, se requiere intervención quirúrgica para casos crónicos.

La intervención quirúrgica puede ser necesaria en casos resistentes o si hay afectación del nervio craneal.

Complicaciones

La otitis puede diseminarse para infectar estructuras contiguas de hueso y al sistema nervioso central, también se puede diseminar hasta el pabellón auricular, causando condritis.

La otitis puede causar:

  • Sordera total.
  • Quistes (colesteatoma).
  • Endurecimiento del tejido (timpanoesclerosis).
  • Daño de los huesos del oído medio.
  • Parálisis facial.
  • Mastoiditis aguda (edema retroauricular).
  • Laberintitis.
  • Meningitis.
  • Absceso cerebral.

Prevención general

  • Se debe evitar la exposición prolongada a la humedad.
  • Se debe usar antisépticos preventivos: soluciones acidificantes con ácido acético al 2% (vinagre blanco) diluido en una proporción de 50/50 con agua o alcohol isopropílico, o el uso de ácido acético al 2% con acetato de aluminio (menos irritante) después de nadar y bañarse.
  • Tratar las condiciones predisponentes de patologías en la piel.
  • Eliminar el trauma autoinfligido al canal con hisopos de algodón y otros objetos extraños.
  • Diagnosticar y tratar las afecciones sistémicas subyacentes oportunamente.
  • Uso de tapones para los oídos al nadar.