Tratamiento de la Psoriasis: Causas, Síntomas, Diagnóstico, Tratamientos y Terapias que Existen en la Actualidad

parches rojos y escamosos en la piel

Es una enfermedad en la que se forman parches rojos y escamosos en la piel, generalmente en los codos, las rodillas o el cuero cabelludo.

Muchas personas con psoriasis experimentan dolor, incomodidad y problemas de autoestima que pueden interferir con su trabajo y su vida social.

Causas

Aunque se desconoce la causa exacta de la psoriasis, los investigadores dicen que la enfermedad es en gran parte genética.

Es causada por una combinación de genes que envían al sistema inmunitario una sobrecarga, desencadenando el crecimiento rápido de células de la piel que forman parches y lesiones.

Síntomas de la psoriasis

La psoriasis puede variar en severidad, desde parches leves hasta lesiones severas que pueden afectar más del 5% de la piel.

Hay cinco tipos de la enfermedad: psoriasis en placas, psoriasis pustular, psoriasis guttata, psoriasis inversa y psoriasis eritrodérmica.

Algunas personas tendrán una forma, mientras que otras tendrán dos o más.

Psoriasis en placas

Esta psoriasis se presenta como parches rojos cubiertos con escamas, o células muertas de la piel acumuladas, denominadas placas.

Es el tipo más común de psoriasis, que afecta hasta el 90% de todas las personas que padecen de esta enfermedad.

Se encuentran con mayor frecuencia en el cuero cabelludo, los codos, la parte inferior de la espalda y las rodillas, las placas se elevarán y tendrán bordes claros; también pueden picar, agrietarse o sangrar.

Psoriasis pustular

La psoriasis postular presenta pústulas blancas (o protuberancias llenas de pus blanco) en la piel. En un ciclo típico, la piel se vuelve roja, se rompe en pústulas y luego desarrolla escamas.

Existen tres tipos de psoriasis pustular:

  1. La psoriasis pustulosa de Von Zumbusch (que aparece abruptamente y puede acompañarse de fiebre, escalofríos y deshidratación).
  2. La pustulosis palmoplantar (que aparece en las plantas de los pies y las manos).
  3. La acropustulosis (una rara forma de psoriasis que se forma en la punta de los dedos de las manos o los pies).

Psoriasis guttata

La palabra guttate proviene del latín y significa «gota». Esta es un tipo de psoriasis que tiene forma de lágrima y es de color rojo.

Se pueden formar cientos de lesiones en los brazos, las piernas y el torso, aunque también pueden aparecer en la cara, las orejas y el cuero cabelludo.

La psoriasis guttata es el segundo tipo más común de psoriasis, que ocurre en aproximadamente el 10% de todas las personas con la enfermedad.

Es más probable que aparezca en personas que son menores de 30 años, a menudo después que desarrollan una infección como estreptococo.

Psoriasis inversa

Esta es un tipo de psoriasis que aparece como lesiones lisas, de color rojo brillante en la axila, la ingle y otras áreas con pliegues de la piel.

Debido a que estas regiones del cuerpo son propensas a sudar y frotar, la psoriasis inversa puede ser particularmente irritante y difícil de tratar.

Psoriasis eritrodérmica

Es una psoriasis de rara ocurrencia, pero puede requerir tratamiento inmediato o incluso hospitalización.

Las lesiones se ven como «hojas» grandes en lugar de pequeñas manchas, como si el área se hubiera quemado, y tienden a causar picazón y dolor severos.

Un ataque puede desencadenar hinchazón, infección y aumento del ritmo cardíaco.

Algunas personas pueden tener una forma de psoriasis, mientras que otras pueden tener dos o más.

También se presentan síntomas como los cambios en las uñas, alrededor del 50% de las personas con psoriasis experimentan cambios en sus dedos o uñas de los pies, como picaduras (la aparición de agujeros en la uña), engrosamiento y decoloración.

Las áreas del cuerpo normalmente afectadas por la psoriasis son:

  • Cuero cabelludo.
  • Cara.
  • Manos, pies, uñas.
  • Codos, rodillas.
  • Espalda baja.
  • Genitales.
  • Pliegues de la piel.

Diagnóstico de la psoriasis

No hay pruebas de diagnóstico especiales para la psoriasis.

En cambio, un dermatólogo realiza un diagnóstico de psoriasis, que examinará las lesiones de la piel visualmente.

En algunos casos, la psoriasis puede parecerse a otros tipos de afecciones de la piel, como el eccema, por lo que los médicos pueden querer confirmar los resultados con una biopsia.

Esto implica eliminar parte de la piel y mirar la muestra bajo un microscopio, donde la psoriasis tiende a parecer «más gruesa» que el eccema.

Los médicos también pueden llevar un registro detallado de los antecedentes médicos de su familia, ya que aproximadamente un tercio de las personas con psoriasis tienen un familiar de primer grado que también tiene la enfermedad.

También deben tratar de identificar los factores desencadenantes de la psoriasis que incluyen el estrés, las infecciones como la faringitis estreptocócica, el clima seco y frío, las quemaduras solares y ciertos medicamentos como el litio.

Tratamiento

No existe un tratamiento de psoriasis para todos, y los medicamentos que funcionan para algunas personas pueden no funcionar para otras.

El objetivo, sin embargo, es el mismo: encontrar medicamentos para la psoriasis que puedan reducir o eliminar los síntomas molestos.

Estas son algunas de las terapias más comúnmente prescritas.

Los medicamentos tópicos

Los humectantes son un factor importante en el tratamiento de la psoriasis y pueden ser todo lo que se necesita para la psoriasis leve, reducen la sequedad, el agrietamiento y la descamación de la piel. También reducen la necesidad de un tratamiento activo.

Una forma de primera línea de tratamiento para condiciones leves a moderadas, son los tópicos en forma de crema, gel y ungüento que se aplican directamente sobre la piel para reducir la inflamación y ralentizar el crecimiento de las células de la piel.

Algunos están disponibles sin receta, como los productos con ácido salicílico y alquitrán de hulla como ingredientes activos, mientras que otros como el calcipotrieno, una forma de vitamina D3 como calcipotriol (Dovonex), calcitriol (Silkis) o tacalcitol (Curatoderm ) y el tazaroteno (zorac), un derivado de la vitamina A conocido como un retinoide, están disponibles.

Lociones especiales están disponibles para el tratamiento del cuero cabelludo. Estas a menudo contienen ácido salicílico, alquitrán de hulla, azufre o corticosteroides.

Las aplicaciones de cuero cabelludo con vitamina D también están disponibles.

Fototerapia

Están disponibles varias formas de fototerapia.

El tipo seleccionado está determinado por la gravedad y la ubicación de la psoriasis del paciente, así como por el historial médico del paciente.

Banda angosta UVB

Este tratamiento es seguro, altamente efectivo y libre de drogas.

El paciente se encuentra en un área especialmente diseñada que contiene tubos de luz UVB.

Las áreas afectadas del cuerpo están expuestas a la radiación UVB durante un corto período de tiempo (de segundos a minutos). Por lo general, los efectos se notan después de siete a diez tratamientos.

PUVA (psoriasis ultravioleta A)

Antes del tratamiento, los pacientes ingieren una tableta fotosensibilizadora y las áreas afectadas del cuerpo son expuestas a los rayos UVA por un corto tiempo.

Excimer Laser

El tratamiento con láser, brinda un tratamiento concentrado y de alta dosis de ultravioleta B para las placas psoriásicas.

Debido a que el tratamiento se limita solo a las áreas afectadas, el láser puede administrar con seguridad dosis de tratamiento más altas que las UVB convencionales, lo cual permite una eliminación más rápida de la psoriasis.

Los medicamentos sistémicos

Si los medicamentos tópicos y la fototerapia no funcionan, los médicos pueden recomendar tomar medicamentos sistémicos.

Estos medicamentos se pueden tomar por vía oral o mediante una inyección, e incluyen ciclosporina, que inhibe la actividad del sistema inmunitario y ralentiza el crecimiento celular,.

La acitretina, un retinoide oral o forma de vitamina A que reduce la velocidad a la que crecen y metotrexato, un medicamento que originalmente se usó como tratamiento contra el cáncer, pero también puede ralentizar el crecimiento de las células de la piel.

Fármacos biológicos

Los productos biológicos contienen proteínas humanas o animales y pueden bloquear ciertas células inmunes que están involucradas en la psoriasis.

Estos medicamentos están destinados a tratar pacientes con psoriasis moderada a grave y pacientes con artritis psoriásica.

Los productos biológicos bloquean a los mensajeros químicos del sistema inmune que promueven la inflamación llamada citoquinas.

Los tres tipos de compuestos biológicos bloquean las citocinas del factor de necrosis tumoral alfa, la interleucina 12, la interleucina 23 y la interleucina 17-A.

Los agentes biológicos se administran a través de una inyección intravenosa y a diferencia de los medicamentos sistémicos tradicionales que afectan todo el sistema inmunológico, los productos biológicos se dirigen a partes específicas del sistema inmunitario.

Ellos tratan la psoriasis al reducir la inflamación en la piel y en otras partes del cuerpo.

La selección de un agente específico se basa en el historial médico del paciente, la presencia o ausencia de artritis psoriásica y otros factores.

Los agentes biológicos que prescribimos incluyen:

  • Enbrel.
  • Humira.
  • Stelara.
  • Cosentyx.
  • Taltz.

Terapias alternativas y complementarias

Algunas terapias alternativas, que incluyen acupuntura, masajes, terapias de energía, meditación, talleres de atención consciente o atención Plena, ejercicio, yoga y Tai Chi, pueden ayudar a aliviar ciertos síntomas de la psoriasis, como el dolor.

También pueden ayudar a controlar el estrés, un desencadenante común de la psoriasis.

El tratamiento, depende de la edad del paciente, el estado de salud y la naturaleza de la psoriasis.

Se está llevando a cabo una investigación intensiva para encontrar mejores tratamientos para la psoriasis y regularmente se introducen nuevos tratamientos que mejoran la condición en algunas personas.