Trombosis Venosa: ¿Qué Es? Causas, Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

coágulo de sangre

Se refiere a la formación de un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo.

Mientras que los coágulos se pueden formar en una arteria o vena, los coágulos que ocurren en las venas, se denominan trombosis venosa.

El coágulo, o «trombo», bloquea o deteriora el flujo sanguíneo en la vena, dando lugar a síntomas y complicaciones secundarias.

La trombosis puede ocurrir sin ningún motivo aparente, pero a menudo se asocia con una predisposición hereditaria a coágulos de sangre, procedimientos quirúrgicos, inmovilidad, uso de anticonceptivos orales o condiciones médicas subyacentes.

Se sabe que las condiciones médicas como el embarazo, el cáncer, la enfermedad inflamatoria intestinal, ciertos trastornos reumatológicos y la obesidad aumentan el riesgo de trombosis.

La trombosis a menudo ocurre en las piernas.

Cuando afecta las venas profundas, que son aquellas que no puedes ver debajo de la piel, se llama trombosis venosa profunda.

La embolia se refiere al bloqueo repentino de un vaso sanguíneo a partir de un coágulo u otro material.

A diferencia de un trombo que se desarrolla en el sitio de bloqueo, una embolia se origina en un lugar en el cuerpo y viaja a un segundo sitio donde causa el bloqueo.

Uno de los tipos más comunes de embolia ocurre en el pulmón, llamado embolia pulmonar.

Las embolias pulmonares generalmente provienen de una trombosis venosa profunda que se formó en la región de la pierna o la pelvis, y pueden ser potencialmente mortales.

Causas

La trombosis venosa es un trastorno grave con una alta incidencia, esta incidencia varía entre los diferentes grupos étnicos, pero el infradiagnóstico sigue desempeñando un papel muy importante.

Las causas de la trombosis son tanto genéticas como adquiridas.

Los factores de riesgo más importantes son el cáncer y ciertos tipos de cirugía.

Los factores de riesgo de resistencia intermedia son los factores de estilo de vida, como el uso de hormonas y el sobrepeso, los factores genéticos, así como también las deficiencias de los anticoagulantes naturales.

Se han identificado muchos otros factores de riesgo genéticos que son comunes, pero solo tienen un efecto débil sobre la trombosis.

Los objetivos futuros para llegar a la prevención y tratamiento específicos se derivarán de la integración de la gran cantidad de factores de riesgo, en las herramientas individuales de predicción de riesgos.

Síntomas

Una trombosis venosa puede formarse en cualquier parte del cuerpo y los síntomas dependen del lugar donde se encuentre el coágulo.

Los signos y síntomas incluyen dolor o rigidez, hinchazón y enrojecimiento en la pierna afectada.

La incomodidad puede comenzar desde la parte superior del muslo hasta el tobillo.

Todos estos signos y síntomas no necesitan estar presentes si tiene un coágulo de sangre en la pierna.

Con frecuencia, los pacientes solo experimentan hinchazón y cierta incomodidad.

Si el coágulo o parte del coágulo viaja a los pulmones, una embolia pulmonar, entonces se puede experimentar un dolor en el pecho, dificultad para respirar o aturdimiento.

Algunos pacientes reciben medicamentos o líquidos a través de catéteres colocados en las venas.

Los catéteres pueden estimular la formación de trombos en la vena cerca y alrededor del catéter, llamada trombosis venosa profunda asociada al catéter.

Debido a que los catéteres se localizan generalmente en un brazo o en el tórax, dicho trombo puede provocar inflamación del brazo o del cuello, con presencia o no del dolor.

Diagnóstico

Un examen de ultrasonido es la prueba más comúnmente utilizada para diagnosticar un coágulo de sangre en la pierna o en el brazo.

Una tomografía computarizada y rayos X, se usan comúnmente para diagnosticar una embolia pulmonar.

Una tomografía axial computarizada se utiliza para diagnosticar una trombosis en el abdomen, la pelvis y la cabeza.

En ocasiones, se descubre una trombosis en el tórax, el abdomen o la pelvis durante una tomografía realizada por otro motivo.

El médico debe desarrollar planes de tratamiento individualizados para estos coágulos descubiertos incidentalmente.

Además de encontrar el coágulo en sí, la evaluación diagnóstica a veces implica exámenes de sangre que pueden ayudar a explicar por qué ocurrió el coágulo en primer lugar.

Algunas de estas pruebas buscan cambios genéticos específicos, otras buscan anticuerpos en su sangre y otras evalúan la cantidad o actividad de las proteínas que lo ayudan a formar y eliminar los coágulos sanguíneos.

Tratamiento

La anticoagulación es la piedra angular para tratar la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar.

Los medicamentos anticoagulantes reducen la capacidad del cuerpo para formar coágulos de sangre.

Los vasos sanguíneos sufren de pequeños deterioros como parte de sus funciones, y el sistema de coagulación actúa para evitar el sangrado.

El sistema de coagulación también es el responsable de detener el sangrado cuando se presenta una herida.

El objetivo de la terapia anticoagulante es encontrar el término medio donde se lleve a cabo la coagulación cuando el organismo la necesite, y al mismo tiempo evite que la trombosis o la embolia se presenten.

Es decir, la terapia anticoagulante busca prevenir nuevos coágulos y el crecimiento de coágulos actuales, mientras que el sistema natural de eliminación de coágulos del cuerpo, denominado sistema de «lisis» o «lítico», elimina el trombo o la embolia.