Cupremia: Definición, Pruebas, Resultados, Patologías Asociadas y Signos de la Deficiencia de Cobre

cobre en sangre

Se refiere a la presencia de cobre en el flujo sanguíneo.

El cobre está ampliamente distribuido en la naturaleza y se considera un oligoelemento esencial, que actúa en diversas funciones fisiológicas y bioquímicas, y es el componente de muchas metaloproteínas y metaloenzimas.

Para la población general, la mayor parte de este micronutriente se obtiene normalmente de la dieta diaria a través de alimentos como el hígado y otras vísceras, mariscos, nueces, frijoles y otros granos enteros, verduras, carne, y bebidas, incluso del agua. La ingesta diaria de cobre en adultos varía de 0.9 a 2.2 mg.

Por otro lado, la presencia de cobre en la sangre puede ser debido a la exposición ocupacional ocurre en trabajadores de fábricas, minas y en aquellos que realizan soldadura, fundición de metales y actividades relacionadas.

El cobre es un metal redox fuertemente activo, predominantemente en forma de ión cúprico (Cu II) pero también puede aparecer como un ión cuproso (Cu I) dentro de las células.

Esta capacidad redox es lo que la hace útil en varias etapas de la generación de energía. Pero también es lo que le permite catalizar, cuando está en su estado «libre», la generación de especies reactivas de oxígeno que son perjudiciales para el cuerpo.

Alrededor del 85% al 95% del cobre está unido covalentemente a la ceruloplasmina sérica, por lo que su cuantificación se realiza preferiblemente en suero en la mayoría de los estudios de laboratorio.

Prueba de suero de cobre total

La prueba de suero de cobre total mide la cantidad total de cobre presente en la sangre. Usualmente, el cobre en la sangre es transportado por una proteína denominada ceruloplasmina.

Los adultos poseen entre 50 y 80 mg de cobre en el cuerpo, principalmente en los músculos y en el hígado. El cobre ayuda a la formación de la melanina, de los huesos y del tejido conectivo.

También apoya otros procesos metabolicos en el cuerpo. La eliminación del cobre se lleva a cabo con las deposiciones y el orina.

Generalmente una dieta normal provee de suficiente cobre, la deficiencia de cobre es muy poco probable, pero algunas enfermedades pueden alterar los niveles normales de cobre.

El cobre en exceso puede ser tóxico, se puede obtener demasiado cobre de los suplementos dietéticos o de beber agua contaminada. También puede obtener demasiado cobre al estar cerca de fungicidas que tienen sulfato de cobre o si posee una afección que imposibilite que el organismo pueda eliminar el cobre.

Patologías asociadas a los niveles de cobre en el organismo

Existen varias patologías que están relacionadas con los niveles cobre en el cuerpo.

La deficiencia de cobre es rara en humanos ya que este nutriente se consume fácilmente y tiene una dosis diaria muy baja requerida.

Sin embargo, cuando hay deficiencia, la función de diferentes órganos y varios sistemas de defensa del cuerpo se ve comprometida, pueden ocurrir problemas con el tejido conectivo, debilidad muscular, anemia, recuento bajo de los glóbulos blancos, problemas neurológicos.

Puede ocurrir en niños desnutridos y esto es especialmente cierto para los bebés prematuros que no reciben suplementos nutricionales.

La infancia, un período crítico para el desarrollo del cerebro, y los niveles anormales causan graves efectos neurológicos, algunas anomalías y fracturas óseas.

La deficiencia de cobre también puede ser el resultado de un raro trastorno genético llamado enfermedad de Menkes, una condición hereditaria en la cual la codificación genética incorrecta en la producción de proteína ATP7A causa un defecto en el transporte intracelular de cobre, causando menos absorción de metales e inversión de distribución.

Los pacientes con deficiencia de cobre también pueden desarrollar déficits hematopoyéticos, lo que resulta en anemia hipocrómica microcítica asociada con leucopenia y neutropenia.

Como ya se mencionó, el cobre actúa como cofactor de la ceruloplasmina, una enzima oxidante de hierro, lo que permite su movilización y transporte de reservas hepáticas a la médula ósea para su uso en la eritropoyesis.

Por lo tanto, la deficiencia de cobre produce un exceso de hierro en el hígado y una deficiencia de hierro en la médula ósea, lo que hace imposible la eritropoyesis efectiva.

Los cambios hematológicos causados por la deficiencia de cobre también se pueden observar en pacientes que, debido a alguna enfermedad crónica, se han vuelto dependientes de la nutrición enteral o parenteral, utilizándolos a largo plazo, sin la suplementación concomitante de cobre.

Más recientemente, se ha demostrado el papel de la deficiencia de cobre en la patogénesis de la hipertensión arterial y las enfermedades cardiovasculares, y se sabe que la concentración plasmática de este metal modifica significativamente la actividad de los sistemas de transporte sanguíneo.

Aunque es un oligoelemento esencial para el cuerpo, cuando está en exceso puede causar efectos tóxicos. Entre las condiciones asociadas con la deficiencia de cobre se encuentran la enfermedad de Wilson que evita que el hígado almacene cobre de manera segura y lo transporte fuera del cuerpo en las heces.

El cobre extra presente en el hígado pasa al torrente sanguíneo y se acumula en los riñones, el cerebro y los ojos. Este cobre adicional puede matar las células del hígado y causar daño a los nervios.

La enfermedad de Wilson, es una afección causada por la herencia autosómica recesiva en el cromosoma 13 que puede ocurrir incluso después de los 50 años.

El mecanismo de esta enfermedad es básicamente la acumulación de cobre en los hepatocitos, que causa cambios irreversibles bien establecidos en el cerebro y el hígado.

Otra característica de esta enfermedad es la deposición de cobre en la córnea, formando los anillos Kayser-Fleischer.

La enfermedad de Wilson es mortal si no se trata. El cobre adicional que se presenta en la enfermedad de Wilson puede obstruir la absorción de otros microelementos como el zinc y el hierro.

Ahora existe cierta preocupación sobre los límites de la homeostasis del cobre, ya que la autoadministración de microminerales y suplementos vitamínicos se ha convertido en una práctica común en todo el mundo.

En esta línea, hay informes de que algunas personas, incluso presentando concentraciones dentro de los valores de referencia para el cobre en sangre, pueden desarrollar toxicidad de por vida debido a su relación con enfermedades degenerativas crónicas.

Varios estudios informan la función del cobre en enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, que generalmente afectan a los ancianos, y muestran que la ingesta alta de cobre puede estar asociada con un deterioro cognitivo acelerado, especialmente si también hay una dieta rica en grasas saturadas y grasas trans.

Además, la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas se originan en reacciones con radicales libres o especies reactivas.

La elevación del cobre también causa toxicidad relacionada con la peroxidación lipídica de las membranas, ya que cuando se encuentra en forma monovalente (Cu I).

El metal está disponible para transferir un electrón, generando especies reactivas de oxígeno, tales como radicales hidroxilo, peróxido de hidrógeno e iones superóxido, que están estrechamente relacionados con el estrés oxidativo, causando daño celular, oxidación de proteínas y daño al ADN.

Usos de la prueba de suero de cobre total

Los signos y síntomas que se presentan con la deficiencia de cobre pueden incluir:

Los síntomas de la toxicidad incluyen:

La toxicidad del cobre puede provocar:

  • Insuficiencia renal y cardíaca.
  • Problemas hepáticos.
  • Enfermedades cerebrales.
  • Anillos de Kayser-Fleischer.
  • Muerte.

Pruebas para comprobar un diagnóstico

Es probable que el médico recomiende otras pruebas adicionales para verificar la posible deficiencia de cobre, la toxicidad del cobre o la enfermedad de Wilson con estas pruebas:

  • Sangre ceruloplasmina.
  • Prueba de orina de 24 horas para cobre.
  • Cobre hepático, o medición de cobre en una biopsia de hígado.
  • Nivel de vitamina B12.

El nivel de cobre en la sangre puede estar relacionado con muchas afecciones diferentes. Estos incluyen problemas hepáticos o inflamación.

Resultados de la prueba de suero de cobre total

Los resultados de la Prueba de suero de cobre total pueden estar modificadas por factores como la edad, el sexo, el historial de salud, el método utilizado para la prueba entre otras cosas.

El rango normal para la prueba de suero de cobre total en la sangre es de 70 a 140 microgramos por decilitro (mcg / dL).

Las personas que padecen de la enfermedad de Wilson y también presentan insuficiencia hepática aguda, el nivel de cobre en la sangre puede ser más alto de lo normal.

Hay condiciones que podrían elevar el resultado de la prueba de suero de cobre total:

  • Toxicidad a través del consumo de agua o de suplementos dietéticos.
  • La anemia.
  • Cirrosis biliar.
  • Hemocromatosis.
  • Hipertiroidismo.
  • Hipotiroidismo.
  • Infección.
  • Leucemia.
  • Linfoma.
  • Artritis Reumatoide.
  • Los medicamentos como los corticosteroides y las corticotropina.
  • El embarazo.
  • Las píldoras anticonceptivas.
  • Las infecciones.
  • Las inflamaciones y el estrés.