Nódulos de Heberden o Bouchard: Desarrollo, Causas, Factores De Riesgo, Síntomas y Tratamiento 

consecuencias de los nódulos de heberden en los pies

Son un signo de osteoartritis y son causados ​​por la formación de osteofitos (espolones calcificados) del cartílago articular en respuesta a traumatismos repetidos en la articulación.

Los nódulos de Heberden o Bouchard son inflamaciones duras o huesudas que pueden desarrollarse en las articulaciones interfalángicas distales (DIP, por sus siglas en inglés) las articulaciones más cercanas al final de los dedos de manos y pies.

Los nódulos de Heberden se producen como hinchazón ósea que se forma en las manos en pacientes con osteoartritis. Se pueden identificar fácilmente, ya que aparecen en las articulaciones interfalángicas más cercanas a la punta de los dedos.

Se consideran manifestaciones antiestéticas e inusuales, pero no representan ningún riesgo infeccioso, ya que son simplemente crecimientos óseos extra que forman parte de la enfermedad degenerativa.

Los nódulos de Heberden generalmente se desarrollan en la edad madura, comenzando con una inflamación crónica de las articulaciones afectadas o con la repentina y dolorosa aparición de enrojecimiento, entumecimiento y pérdida de la destreza manual.

Esta inflamación inicial y el dolor finalmente desaparecen, y el paciente se queda con un crecimiento óseo permanente que a menudo sesga la yema del dedo hacia los lados.  La cirugía a menudo se considera el último recurso para el tratamiento de la osteoartritis.

Los nódulos de Bouchard también pueden estar presentes; estos son crecimientos óseos similares en las articulaciones interfalángicas proximales (PIP, por sus siglas en ingles) (articulaciones medias de los dedos) y también están asociados con la osteoartritis.

Los nódulos de Heberden son más comunes en mujeres que en hombres, y parece que hay un componente genético involucrado en la predisposición a la enfermedad. Se nombran después de Guillermo Heberden (1710-1801).

La osteoartritis de las manos es particularmente común en personas mayores de 50 años, y es más común entre las mujeres.

Puede ser una enfermedad cruel ya que las personas que son altamente dependientes de sus manos, como los músicos, parecen ser particularmente propensas a la afección debido a las demandas que ejercen sobre sus cuerpos y puede llevar la carrera de un músico profesional a un cierre prematuro.

Desarrollo de los nódulos de Heberden o Bouchard

Si bien sus articulaciones sufren daños menores a través de la vida y el ejercicio normales, generalmente el cuerpo sana de forma natural; pero a veces el cuerpo no logra efectuar una reparación completa, y esto da como resultado una pérdida de cartílago y el desarrollo de crecimientos óseos e inflamación.

La osteoartritis puede afectar cualquier articulación del cuerpo, por ejemplo, rodillas, caderas y manos. La osteoartritis de Bouchard y Heberden ocurre en las manos, lo que puede causar la formación de ganglios, es decir, bultos óseos (osteofitos).

Cuando se producen en la articulación media, se denominan nódulos de Bouchard, y cuando se encuentran en la articulación final del buscador se denominan nódulos de Heberden. Nodos similares se pueden formar en la base del pulgar en la articulación carpometacarpiana.

La investigación sugiere un vínculo entre la presencia de los nódulos de Heberden y la presencia de cambios radiográficos de la osteoartritis en los dedos.

En otras palabras, las probabilidades de una radiografía que muestra signos de osteoartritis (por ejemplo, estrechamiento del espacio articular) son mayores en un dedo que tiene un nodo de Heberden que en un dedo que no lo hace.

Con eso, basta decir que los nódulos de Heberden son un signo clásico de osteoartritis de la mano. A medida que el cartílago se degrada, se vuelve áspero, por lo que los huesos no se pueden deslizar suavemente uno sobre otro en la articulación.

Cuando el cartílago finalmente se desgasta lo suficiente, los huesos se unen cuando la articulación está flexionada, y esto lleva a la pérdida del hueso. El cuerpo luego reacciona a la pérdida de hueso mediante el crecimiento de hueso nuevo.

Pero con la articulación rota, el nuevo crecimiento óseo se agrega como un nodo al lado del hueso original, y esto da como resultado el desarrollo óseo del nódulo de Heberden.

La osteoartritis es una condición dolorosa de las articulaciones que hace que se vuelvan rígidas y restringe su capacidad para moverse libremente.

La condición generalmente se asocia con desgaste general o lesiones, especialmente a medida que envejecemos, pero sus causas precisas aún no se entienden completamente.

Causas

Los nódulos de Heberden tienen una correlación directa con la osteoartritis, una enfermedad ósea degenerativa que típicamente afecta la columna vertebral, las rodillas, las caderas o los dedos.

En esta condición, las articulaciones generalmente acolchonadas por cartílago esponjoso en la superficie del hueso se desgastan debido al uso constante. La osteoartrosis es una enfermedad que se presenta con el envejecimiento, y años de desgaste en las articulaciones pueden provocar esta afección.

Además, una lesión en una articulación en particular puede conducir al desarrollo prematuro de osteoartrosis en esa articulación.

Esta afección degenerativa de las articulaciones puede hacer que los huesos de la mano se hinchen y desarrolle una curvatura general de las articulaciones de los dedos a medida que el cartílago se desgasta.

Este proceso elimina las articulaciones de los dedos de su protección, lo que permite el contacto del hueso con el hueso. Cuando esto ocurre, destruye el hueso existente y produce dolor significativo a medida que los huesos comienzan a frotarse.

La formación de hueso nuevo se produce como resultado de este aumento de la tensión en las articulaciones de los dedos, que crecen junto con los nodos formadores de hueso existentes.

Cuando están completamente formados, los ganglios están presentes, y los pacientes a menudo tienen un movimiento restrictivo rígido, un signo de osteoartritis avanzada.

Síntomas de los nódulos de Heberden

La presencia de nódulos de Heberden significa que la osteoartritis severa está presente. Cuando se ve de cerca, el dedo puede aparecer retorcido o torcido debido a la formación del nodo. Las diminutas excrecencias óseas pueden extenderse desde el nudillo más cercano a la uña.

Es importante tener en cuenta que debido a la naturaleza avanzada y el momento restringido causado por los nódulos de Heberden en el dedo, un paciente no puede quejarse de ningún síntoma, ya que han aprendido a no abusar de las manos con el tiempo.

Los siguientes son síntomas esperados de los nodos de Heberden:

  • Rango de movimiento reducido.
  • Dolor.
  • Hinchazón.
  • Rigidez en la ubicación del nodo.

Los síntomas de un nodo de Heberden en desarrollo generalmente comienzan alrededor de la menopausia en las mujeres o de la mediana edad en los hombres.

Estos síntomas incluyen dolor, rigidez y un rango de movimiento limitado de una o más articulaciones del dedo. A veces, una persona también puede notar signos de inflamación como calor e hinchazón.

Sin embargo, en un período de unos pocos años, el dolor y los signos de inflamación desaparecen y todo lo que queda es un bulto óseo sin dolor, llamado nódulo de Heberden (un nódulo de Bouchard es el mismo pero se desarrolla en la articulación del dedo medio).

Además del rango de movimiento limitado, las articulaciones de los dedos que tienen los nódulos de Heberden a veces se desvían (por ejemplo, un dedo índice con un nodo de Heberden puede apuntar hacia el dedo medio).

Los nodos de Heberden pueden o no ser dolorosos, dependiendo de su etapa de desarrollo, y una vez formados por completo, las personas a menudo los consideran poco atractivos. Con su apariencia indeseable y su presencia potencialmente molesta.

Tratamiento

Desafortunadamente, los nódulos de Heberden son parte de la osteoartritis, que es incurable. El tratamiento sintomático es el único tratamiento efectivo para esta afección, que implica alivio del dolor y restauración de la función articular si es posible.

El tratamiento probablemente dependerá del historial médico personal del paciente y de la medicación actual. Los siguientes son algunos de los métodos de tratamiento más ampliamente utilizados para ayudar a los pacientes con osteoartritis.

Durante el doloroso desarrollo de los nódulos de Heberden, el tratamiento implica reposo y, a veces, ferulización, además de analgésicos, como antiinflamatorios no esteroideos y terapia con calor o hielo.

El objetivo del tratamiento es:

  • Aliviar el dolor.
  • Restaurar la función conjunta.

Cambios en el estilo de vida: el ejercicio se considera uno de los tratamientos más efectivos para la osteoartritis, ya que la actividad física ayuda a reducir el dolor y mejorar la fuerza y ​​la flexibilidad.

El ejercicio ayudará a mantener un marco más ligero, lo que eliminará la presión de las articulaciones y reducirá el riesgo de formar nódulos o empeorar los nodos actuales.

Es importante ver primero a un médico para evaluar el nivel de ejercicio adecuado para usted, ya que los pacientes con osteoartritis pueden caer fácilmente y son propensos a fracturas óseas.

Consulte a su médico también para ayudarlo a aprender nuevos métodos para realizar actividades diarias debido a movimientos o rigidez limitados en sus dedos. Estos métodos alternativos están dirigidos a controlar el exceso de presión y el dolor.

Si tiene sobrepeso u obesidad, su médico también puede alentar un cambio en la dieta. Es posible que lo remitan a un dietista que puede ayudarlo a desarrollar patrones de alimentación más saludables que lo ayuden a perder peso. Esto aumentará tu habilidad para moverte.

Terapia: ocupacional o la fisioterapia también pueden ayudar a aumentar el rango de movimiento y controlar el dolor. Perder el exceso de peso también reducirá el estrés innecesario en las articulaciones que soportan peso.

La terapia física también puede ser útil, ya que una persona aprende cómo minimizar el dolor y/o usa sus dedos afectados que están restringidos en su rango de movimiento debido al nodo de Heberden.

Medicamentos: los medicamentos más comunes utilizados en pacientes con osteoartritis son medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como la aspirina (Bufferin), puede ayudar a tratar el dolor y la inflamación.

Otros ejemplos de fármacos antiinflamatorios no esteroideos incluyen Advil (ibuprofeno) y naproxeno.

Muchas personas toman medicamentos antiinflamatorios no esteroideos sin efectos secundarios.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos crónicos pueden tener efectos secundarios graves, se ha asociado con insuficiencia cardíaca, daño renal y hemorragia intestinal.

Los inhibidores de COX-2 son otro tipo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Tienen menos efectos secundarios pero son más costosos que la aspirina o el ibuprofeno.

Los geles o cremas de venta libre también pueden ayudar a eliminar la incomodidad. Además, su médico puede darle una inyección de corticosteroides. Esto puede proporcionar un alivio a largo plazo para el dolor articular.

Otros medicamentos pueden incluir antidepresivos para ayudar a aliviar la tristeza o los sentimientos de desesperanza asociados con la osteoartritis.

Ayudan a aliviar el dolor y reducir la inflamación que puede ocurrir en las articulaciones con efectos secundarios mínimos.

Cirugía: en raras ocasiones, se puede realizar una cirugía, pero principalmente solo si los síntomas persisten o si una persona no puede usar el dedo.

Cuando el cambio en el estilo de vida y el uso de medicamentos no es suficiente, la única solución es la intervención quirúrgica. La cirugía puede involucrar:

  • Eliminación del exceso de hueso.
  • Reformar la articulación.
  • Fusión articular en los dedos, que reduce el movimiento pero puede aliviar el dolor.

Esto puede incluir la reconstrucción articular o la eliminación de crecimientos óseos. Un ejemplo de una cirugía en el dedo sería reemplazar o fusionar la articulación afectada.

La buena noticia es que una vez que se ha formado el nodo óseo, una persona generalmente no tiene dolor. En esta etapa, el nodo puede ser más un problema cosmético. Lamentablemente, realmente no hay forma de mejorar simplemente la apariencia de la articulación.

Terapia láser de bajo nivel

Recientemente se ha demostrado que la terapia con láser de bajo nivel (LLLT, por sus siglas en inglés) es un tratamiento efectivo y completamente seguro.

La terapia láser de bajo nivel utiliza láseres de bajo nivel de longitudes de onda específicas que interactúan con el tejido para promover la curación natural. La longitud de onda es generalmente entre 600 y 1,000 nanómetros y la potencia varía de 5 a 500 milivatios.

Originalmente desarrollado en la década de 1960, se ha utilizado para tratar una amplia gama de condiciones, y una revisión sistemática del tratamiento concluyó que puede reducir significativamente el dolor y mejorar el estado de salud en trastornos articulares crónicos.

Sin embargo, hasta hace poco se ha llevado a cabo poco trabajo sobre cuán efectivo es en las condiciones artrósicas de la mano.

El estudio de Baltzer, Ostaoczuk y Stosch (2016) analizó a 34 pacientes que recibieron entre cinco y diez tratamientos con láser de bajo nivel dos veces por semana y el efecto de los tratamientos sobre el dolor, la hinchazón y la movilidad articular se evaluaron periódicamente.

Después de cinco a siete tratamientos hubo reducciones significativas en el dolor y la inflamación junto con un mayor rango de movimiento. De hecho, los autores encontraron que los efectos fueron muy grandes y persistieron durante ocho semanas.

Para cualquier persona que sufra de la condición dolorosa de ostearthriis de la mano, la confirmación de que la terapia de láser de bajo nivel puede tener un efecto grande y duradero en la reducción del dolor y mejorar la movilidad articular será una buena noticia.

Aunque otros tratamientos como las inyecciones de esteroides, aparatos ortopédicos, analgésicos y antiinflamatorios y la cirugía pueden ayudar, poco se sabe sobre los efectos a largo plazo de estos tratamientos.

Sin embargo, no solo es efectiva la terapia con láser de bajo nivel, sino que también es totalmente segura y se ha utilizado en la práctica clínica para otras afecciones durante varias décadas.

Consulta a tu médico

Antes de comenzar cualquier tratamiento, necesita ver a su médico para un examen completo. Su médico evaluará su historial médico y medicamentos y le realizará un examen físico.

Si es un adulto mayor, es probable que su médico trate de determinar si tiene otra afección con síntomas similares. Una combinación de historial clínico, examen físico, hallazgos de laboratorio y técnicas de imágenes puede ayudar a su médico a diagnosticar esta afección.

Después del diagnóstico, su médico le brindará información sobre la enfermedad e implementará un plan de tratamiento específico para usted.

Importancia

Es interesante observar que los nódulos de Heberden son más comunes en las mujeres y se encuentran más comúnmente en la mano dominante de una persona. También se localizan más comúnmente en el dedo índice.

Además, los estudios sugieren que existe una predisposición genética para desarrollar nódulos de Heberden, por lo que el gen asociado es dominante en las mujeres y recesivo en los hombres. Esto significa que si su madre tiene nódulos de Heberden, es probable que tenga un mayor riesgo de contraerlas si desarrolla osteoartritis de la mano.

Si sospecha que tiene un nodo de Heberden y/o osteoartritis de la mano, consulte a su médico para obtener un diagnóstico adecuado.

Hay otras condiciones de salud que pueden simular el de la osteoartritis de la mano o incluso un golpe en el dedo. Asegúrese de someterse a un diagnóstico adecuado, por lo que se puede hacer un plan de tratamiento eficaz para usted.

Historia

El nombre del Dr. James Heberden en el siglo XVIII, después de identificar correctamente la causa, los nódulos de Heberden son crecimientos óseos anormales que ocurren en la articulación afectada.

Entre los huesos de una articulación, el cartílago se forma para amortiguar y proteger cada hueso del otro. La osteoartritis ocurre cuando este cartílago comienza a descomponerse. Este colapso hace que los huesos entren en contacto directo y se froten.

Cuando los huesos se frotan, la fricción desgasta el hueso, y el cuerpo trata de sanar a sí mismo mediante el crecimiento de hueso nuevo. A veces, este nuevo hueso crece anormalmente y forma lo que se llama «nudos» que sobresalen hacia el costado de la articulación.

Los nódulos de Heberden generalmente son un signo de osteoartritis avanzada, ya que tienden a aparecer después de que ha ocurrido un desgaste considerable.

Factores de riesgo

La osteoartritis es el tipo más común de artritis. Afecta a más de 20 millones de personas en los Estados Unidos. Es más común entre los ancianos, pero a veces puede ocurrir en personas de 40 años o incluso más jóvenes.

También existe un riesgo genético, lo que significa que si aparecen en la familia del paciente, es más probable que el paciente los contraiga. La obesidad también aumenta el factor de riesgo de contraerlas, ya que el exceso de peso ejerce más presión sobre las articulaciones.

Las mujeres se ven afectadas por los nódulos de Heberden y los ganglios de Bouchard con más frecuencia que los hombres. De hecho, las mujeres con osteoartritis tienen 10 veces más probabilidades de desarrollar estos nódulos que los hombres.

Si participas en deportes o tienes un trabajo físicamente exigente, tu riesgo aumenta también. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Condiciones hereditarias, como articulaciones malformadas.
  • Enfermedades que involucran cambios anormales de cartílago, como artritis reumatoide y gota.

Cómo se forman los nódulos de Heberden

La osteoartritis generalmente ocurre en la columna vertebral, las rodillas, las caderas o los dedos. Estas ubicaciones en particular tienen cartílago acolchonado en las articulaciones que protege la superficie de los huesos.

La osteoartritis puede ocurrir debido al desgaste del cartílago en estas áreas que viene con el envejecimiento o como resultado de una lesión.

En el caso de los nódulos de Heberden, se producen hinchazones y una torcedura general en las articulaciones de los dedos a medida que el cartílago ablandador comienza a desintegrarse o desgastarse.

El cartílago finalmente se vuelve áspero y no puede proteger sus huesos, que comienzan a rozarse uno contra el otro. Este proceso destruye el hueso existente y a menudo causa dolor significativo. A medida que el cartílago continúa descomponiéndose, el hueso nuevo crece junto con el hueso existente en forma de nudos.

Para cuando aparecen los nódulos, es posible que los dedos se hayan puesto rígidos y que el dolor disminuya. Los nódulos de Heberden aparecen después de un daño obvio y serio en las articulaciones, por lo que a menudo se los considera un marcador de osteoartritis avanzada.