Fobia Social: Síntomas, Causas, Complicaciones, Factores De Riesgo, Diagnóstico y Tratamiento

características de la fobia social

Es un malestar emocional excesivo, miedo o preocupación por situaciones sociales.

El individuo está preocupado por ser evaluado o examinado por otras personas, y existe un mayor temor a las interacciones con los demás.

La fobia social a veces se conoce como trastorno de ansiedad social. Una fobia es un miedo irracional a ciertas situaciones, objetos o entornos.

Datos sobre la ansiedad social

  • Las personas con trastorno de ansiedad social están desproporcionadamente nerviosas en las situaciones sociales.
  • Los síntomas pueden incluir molestias abdominales, aturdimiento y un «ciclo negativo» de sentirse ansioso por cualquier sentimiento de ansiedad. Los ataques de pánico también pueden ocurrir.
  • Es más común en mujeres que en hombres.
  • El tratamiento puede incluir psicoterapia y medicación.

Descripción

Una persona con trastorno de ansiedad social puede tener un gran temor a la vergüenza en situaciones sociales. Este miedo puede afectar las relaciones personales y profesionales.

La ansiedad social a menudo ocurre temprano en la infancia como una parte normal del desarrollo social y puede pasar desapercibida hasta que la persona sea mayor. Los factores desencadenantes y la frecuencia de la ansiedad social varían según el individuo.

Muchas personas se sienten nerviosas en ciertas situaciones sociales, como al dar una presentación, salir en una cita o participar en una competencia. Esto es normal y no calificaría como trastorno de ansiedad social.

La ansiedad social se convierte en una condición médica cuando las interacciones sociales cotidianas causan miedo excesivo, autoconciencia y vergüenza.

Las tareas triviales y cotidianas, como llenar un formulario con personas de alrededor y comer en lugares públicos o con amigos, pueden ser muy estresantes para alguien con ansiedad social.

Síntomas

Puede haber síntomas físicos, emocionales y de comportamiento. La ansiedad social puede afectar las tareas diarias, incluida la vida escolar, el trabajo y otras actividades.

Los signos y síntomas conductuales y emocionales incluyen:

  • Evitar situaciones donde el individuo siente que puede ser el centro o foco de atención.
  • Miedo de estar en situaciones con extraños.
  • Temor acerca de cómo se presentarán a los demás.
  • Miedo excesivo a la vergüenza y la humillación, ser objeto de burlas y críticas, u otras personas que se dan cuenta de que una persona con trastorno de ansiedad social se ve ansiosa.
  • Un miedo a estar ansioso que empeora la ansiedad.
  • Miedo de conocer personas con autoridad.
  • Ansiedad severa o ataques de pánico al experimentar la situación temida.
  • Abstenerse de ciertas actividades o hablar con las personas por temor a la vergüenza.
  • Una mente en blanco en situaciones sociales que causan ansiedad.
  • Los niños con posible trastorno de ansiedad social tienden a preocuparse por sentirse avergonzados frente a sus compañeros, pero no a los adultos.

Los signos y síntomas físicos incluyen:

  • Palpitaciones del corazón.
  • Dolor abdominal.
  • Evitar el contacto visual.
  • Rubor.
  • Llanto, pataletas, aferrarse a los padres o aislamiento en los niños.
  • Manos frías y húmedas.
  • Confusión.
  • Llorar.
  • Diarrea.
  • Dificultad para hablar, a veces incluyendo una voz temblorosa.
  • Boca seca y garganta.
  • Sudoración excesiva.
  • Tensión muscular.
  • Náusea.
  • Temblar.
  • Perturbación de caminar, en la que el individuo se preocupa tanto por cómo caminan que pierden el equilibrio o tal vez tropiezan cuando pasa un grupo de personas.

Un individuo con trastorno de ansiedad social también puede:

  • Ser demasiado sensible a la crítica.
  • Tener baja autoestima.
  • Tener malas habilidades sociales.
  • No ser asertivo.
  • Hablar negativamente sobre ellos mismos, con pensamientos inexactos y contraproducentes.
  • Las personas con trastorno de ansiedad social a veces tienen bajo rendimiento en la escuela o el trabajo para evitar la atención de ser promovidos o tener que participar en tareas grupales. En casos graves o crónicos de ansiedad social, la persona puede desarrollar otras condiciones psicológicas, como la depresión.

Una persona con trastorno de ansiedad social puede encontrar las siguientes situaciones extremadamente difíciles de enfrentar:

  • Ser presentado y hablar con nuevas personas.
  • Ir a una habitación donde los grupos ya están establecidos.
  • Hacer contacto visual.
  • Ordenar una comida en un restaurante.
  • Iniciar una conversación.
  • Usar un teléfono público o un baño público.
  • Escribir frente a otras personas.

Las personas con trastorno de ansiedad social por lo general saben que su ansiedad es irracional. Sin embargo, en muchos casos, la ansiedad persiste y no mejora sin un tratamiento adecuado.

Causas

Los expertos dicen que el trastorno de ansiedad social tiene causas tanto ambientales como genéticas.

Causas genéticas: dado que la condición parece ser hereditaria, se están investigando los vínculos genéticos. Hay investigaciones en curso que intentan descubrir cuánto de esto es genético y cuánto se adquiere.

Productos químicos en el cuerpo: los científicos actualmente están investigando qué sustancias químicas en el cuerpo podrían promover el desarrollo del trastorno de ansiedad social. La serotonina, un químico cerebral, puede jugar un papel clave cuando los niveles no son correctos o si un individuo es extremadamente sensible.

Estructura cerebral: algunos investigadores creen que la amígdala en el cerebro puede desempeñar un papel en la respuesta al miedo, lo que resulta en reacciones excesivas.

Clima y demografía: los países mediterráneos tienen tasas más bajas de trastorno de ansiedad social en comparación con los países escandinavos. Esto podría deberse a un clima más cálido, así como a una mayor densidad de población.

El clima más cálido puede reducir la evitación de situaciones sociales y aumentar el contacto con otras personas. Otros sugieren que los factores culturales pueden contribuir a reducir las tasas de ansiedad social.

Complicaciones

La depresión puede ser una complicación de la ansiedad social.

El trastorno de ansiedad social puede persistir a lo largo de la vida de una persona si no se trata. Sus ansiedades pueden terminar dominando su estilo de vida.

Esto puede interferir con la vida diaria, el trabajo escolar, el trabajo profesional, las relaciones y la felicidad general.

En casos severos, la persona puede dejar el trabajo, abandonar la escuela y aislarse.

También existe el riesgo de abuso de alcohol o sustancias, depresión y pensamientos suicidas.

Factores de riesgo

El trastorno de ansiedad social generalmente comienza a principios o mediados de la adolescencia, pero a veces puede comenzar mucho antes o después.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar trastorno de ansiedad social:

Género: el trastorno es significativamente más común entre las mujeres que entre los hombres.

Genética: el riesgo de desarrollar la afección puede ser mayor si los padres o hermanos de una persona tienen la afección.

Algunas experiencias de vida: se dice que los niños que han experimentado intimidación, ridículo, humillación o rechazo son más susceptibles a la ansiedad social en comparación con otras personas. Los factores también pueden incluir el abuso sexual, un conflicto familiar u otra experiencia negativa.

Personalidad: se cree que los niños que se han apartado, son moderados, tímidos o reprimidos, son más propensos a desarrollar un trastorno de ansiedad social.

Una dura prueba: algunas personas pueden experimentar ansiedad social por primera vez cuando tienen que hacer una presentación importante. Los actores pueden experimentar miedo escénico o fobia social cuando están en el escenario.

Los humanos son animales sociales, y la espiral negativa de pensamientos que contribuyen a la ansiedad social puede convertirse en una molestia leve al hablar con grandes grupos de personas sobre un grave problema de salud mental. Aprender a disfrutar de la socialización antes de que el proceso de pensamiento llegue a esta etapa es vital para una mejor calidad de vida.

Diagnóstico

Un médico, a menudo un médico de atención primaria, puede llevar a cabo una evaluación física, así como un examen psiquiátrico básico. El examen físico ayuda al médico a descartar cualquier causa física de los síntomas.

Un médico de cabecera probablemente derivará a la persona a un profesional de salud mental, generalmente un psiquiatra o psicólogo.

El profesional de la salud mental le pedirá a la persona con sospecha de ansiedad social que describa los síntomas, cuándo ocurren, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo han estado ocurriendo. Luego pueden pedirle al paciente que complete un cuestionario.

Los síntomas deben cumplir con los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM) para la ansiedad social antes de que se pueda dar un diagnóstico, que incluye:

  • Evitar situaciones que puedan producir ansiedad.
  • Un miedo persistente a las situaciones sociales en las que creen que serán escrutadas o actuarán de una manera vergonzosa o humillante.
  • Niveles de ansiedad excesivos o desproporcionados para la situación.
  • La vida diaria se ve afectada por la ansiedad.
  • Una gran cantidad de ansiedad provocada por situaciones sociales.

Tratamiento

El trastorno de ansiedad social es una condición de por vida para muchas personas, por lo general cambia en qué tan grave es. Los tratamientos pueden ayudar a las personas a controlar sus síntomas y ganar confianza.

La psicoterapia y los medicamentos son considerados los tratamientos más efectivos.

Psicoterapia

Este es un tratamiento psicológico que utiliza una amplia variedad de técnicas para ayudar a la persona a verse a sí misma y sus problemas de una manera más realista y superarlos y enfrentarlos de manera efectiva.

Existen muchos tipos de psicoterapia, incluida la terapia cognitiva, la terapia interpersonal, la terapia psicodinámica y la terapia familiar.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual (TCC) ha demostrado mejorar mucho los síntomas.

La TCC ayuda al paciente a darse cuenta de que son sus propios pensamientos, en lugar de otras personas, los que determinan cómo reaccionan o se comportan. En este tipo de psicoterapia, el paciente aprende cómo reconocer y cambiar los pensamientos negativos sobre sí mismo.

Este tipo de terapia tiene dos partes principales:

  • Un elemento cognitivo, diseñado para limitar el pensamiento distorsionado o desproporcionado.
  • Un elemento de comportamiento, diseñado para cambiar la forma en que las personas reaccionan a los objetos o situaciones que desencadenan ansiedad.

El individuo también puede recibir terapia de exposición, en la que gradualmente trabajan para enfrentar las situaciones que temen.

Con la exposición cognitiva administrada, el paciente confronta de forma segura las situaciones o lugares que causan problemas, a menudo en compañía del terapeuta.

Medicamentos

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son los medicamentos más comunes recetados para personas con trastorno de ansiedad social.

Se cree que son el tratamiento más seguro y efectivo para los síntomas persistentes. Los ejemplos pueden incluir:

  • Paroxetina (Paxil, Paxil CR).
  • Sertralina (Zoloft).
  • Fluvoxamina (Luvox, Luvox CR).
  • Fluoxetina (Prozac, Sarafem).

Los posibles efectos secundarios pueden incluir:

  • Dolores de cabeza.
  • Insomnio.
  • Náusea.
  • Disfunción sexual.

Un médico puede prescribir inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), como venlafaxina (Effexor, Effexor XR). Por lo general, comienzan prescribiendo una pequeña dosis, que se incrementa gradualmente. Puede tomar hasta 3 meses para que se note cualquier mejora en los síntomas.

Las benzodiazepinas son una clase de medicamentos que también se usa como medicamentos contra la ansiedad. Los ejemplos incluyen alprazolam (Xanax) y clonazepam (Klonopin). Los cursos de benzodiazepinas generalmente son cortos ya que pueden causar dependencia.

Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Confusión.
  • Somnolencia.
  • Aturdimiento.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Pérdida de memoria.

Los betabloqueantes ayudan a bloquear los efectos estimulantes de la adrenalina. Por lo general, se recetan para situaciones específicas, como tener que hacer una presentación. No se usan para el tratamiento continuo.

Disminuir la ansiedad

Estimular pensamientos positivos antes de un encuentro social potencialmente intimidante, como escuchar música que amas, ayudará a alimentar las emociones positivas durante el encuentro.

Uno de los factores que empeora los síntomas de la ansiedad social es el miedo a volverse ansioso.

Cuanto más ansiosa se siente una persona por las situaciones sociales, menos probable es que se expongan a las situaciones sociales.

Sin embargo, estar expuesto a situaciones sociales es necesario para superar la ansiedad, y cuanto menos se expone una persona a la interacción social, más extrema se vuelve la ansiedad.

Es importante romper el ciclo de pensamientos ansiosos. Hay pasos probados para ayudar a preparar a una persona para las interacciones sociales que pueden sentirse nerviosas antes de tener que enfrentarlas.

Estos incluyen:

Estimular los pensamientos positivos antes de los compromisos sociales: las actividades que te hacen feliz pueden liberar químicos que te hacen sentir bien en el cerebro que te relajan durante encuentros potencialmente estresantes. Escucha la música que amas, mira un poco de televisión o juega a los videojuegos. Tal vez participar en algún ejercicio suave o meditación.

Replanteamiento de procesos de pensamiento negativos: decirse a sí mismo que es una persona tímida reforzará las ansiedades actuales acerca de hablar con las personas o de estar en público. Los pensamientos alimentan patrones de comportamiento. Una técnica que se lleva a cabo en la terapia cognitivo conductual implica guiar a los pacientes a través del proceso de reencuadre.

Escribir estos procesos de pensamiento puede ayudar. Por ejemplo, «Soy una persona tímida» puede convertirse en «Actué como una persona tímida en la reunión». Ayuda a las personas a saber que pueden cambiar la forma en que se perciben y cómo sienten que los ven los demás.

No depender del alcohol o los narcóticos: no solo pueden formar una dependencia más adelante en la vida, sino que tampoco ayudan al problema en el centro de la ansiedad social. Trate de manejar los sentimientos negativos en situaciones sociales sin productos químicos o siga un curso médicamente compatible de medicamentos recetados por un médico.

Si bien algunos casos de ansiedad social pueden ser tan graves que estos pasos no resolverán la afección sin tratamiento, pueden ayudar a una persona a abordar la interacción social con una mentalidad positiva.