Tanatofobia: ¿Qué Es? Causas, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento y Pronostico

la tanatofobia y la ansiedad

Es un término utilizado para definir una fobia compleja que implica un miedo extremo a la muerte.

Las personas que tienen esta fobia, son las que tienen un miedo específico al proceso de la muerte y todo lo relacionado a ella.

La palabra Tanatofobia proviene del griego «Thanatos», la personificación de la muerte según la mitología griega.

Los diversos tipos de creencias religiosas relacionadas con la muerte son altamente personalizadas, lo que significa que incluso un terapeuta o un psiquiatra que tenga la misma fe generalmente podría tener dificultades para comprender plenamente las creencias de un paciente.

Si la Tanatofobia se basa en creencias religiosas, a menudo es bastante útil buscar ayuda adicional en forma de asesoramiento del líder religioso sobre la fe general del paciente. Sin embargo, esto no debería reemplazar el tratamiento de salud mental.

Esta fobia también podría estar enraizada en el miedo a lo desconocido. Es una parte natural de la condición humana estar ansioso por conocer y comprender el mundo que nos rodea.

Sin embargo, lo que ocurre después de la muerte no puede ser probado inequívocamente mientras vivamos.

Causas

Las personas que son muy inquisitivas y altamente inteligentes a menudo forman un grupo que es vulnerable a esta forma de tanatofobia, al igual que aquellos que están en el proceso de cuestionar sus propias creencias religiosas o filosóficas.

Al igual que el conocimiento, tener control sobre la vida y las cosas que nos rodean es algo por lo que todos los seres humanos se esfuerzan. Sin embargo, el mismo acto de morir es algo que está completamente fuera del control voluntario de una persona.

Las personas que temen perder el control pueden tratar de evitar la muerte manteniéndose en controles de salud rigurosos y ocasionalmente extremos.

Ciertos individuos que tienen un aparente miedo a la muerte en realidad no tienen miedo a la muerte, por lo general, le temen a las diversas circunstancias que rodean el acto real de morir.

Esto puede tomar la forma de enfermedad debilitante, dolor paralizante o pérdida de la dignidad.

Una Tanatofobia de este tipo puede identificarse fácilmente planteando preguntas cuidadosas al paciente sobre los diversos atributos específicos del miedo.

A muchas personas que padecen de esta fobia no tienen esencialmente miedo a morir; sin embargo, les preocupa mucho lo que les sucederá a sus familias y seres queridos después del día de su muerte.

Las preocupaciones persistentes pueden envolverlos en que sus familias sufrirían un revés financiero o que no habría nadie para cuidarlos.

El temor a la muerte en los niños puede ser una parte normal y saludable de su desarrollo, incluso hasta la niñez tardía.

Los niños normalmente carecen de las diversas creencias religiosas, mecanismos de defensa y la comprensión de los fenómenos de la muerte que normalmente utilizan los adultos para enfrentarlos.

También a menudo les resulta difícil entender el concepto de tiempo, por lo que les resulta difícil aceptar el hecho de que las personas pueden irse indefinidamente o incluso volver más tarde.

Estos factores a veces pueden llevar a los niños a desarrollar conceptos confusos o incluso aterradores relacionados con la importancia de la muerte.

Si el miedo realmente califica como fobia depende de su gravedad y de cuánto tiempo han estado presentes los síntomas.

Generalmente, las fobias no se diagnostican en niños pequeños a menos que estén presentes por más de 6 meses.

Síntomas de la Tanatofobia

No es el estado psicológico común de la ansiedad por la muerte, o la «angustia existencial» orientada filosóficamente.

Las personas que tienen Tanatofobia están tan preocupadas con la muerte que afectan significativamente sus vidas diarias.

Si bien la mayoría de la gente puede tener cierto miedo a la muerte y enfrentar lo desconocido, un individuo tanatofóbico puede estar tan ansioso sobre el concepto de muerte o lo que podría estar involucrado que puede negarse a irse de casa o mostrar una hostilidad irracional cuando el tema la muerte se menciona.

Las personas que tienen este tipo de Tanatofobia a menudo desarrollan otros trastornos psicológicos asociados, como la hipocondría, el trastorno obsesivo-compulsivo e incluso el pensamiento delirante.

Las personas que padecen esta enfermedad desde hace algún tiempo pueden presentar una serie de síntomas, que pueden incluir:

  • Los temblores.
  • La taquicardia.
  • La evitación extrema del tema.
  • La falta de aliento.
  • Los sentimientos de pánico o temor.
  • La ansiedad generalizada.
  • La dificultad para mantener las relaciones.
  • Tener dificultad para concentrarse.
  • Sentirse incómodo al visitar hospitales.
  • Las reacciones automáticas o incontrolables.
  • Sentirse incómodo mientras asiste a los funerales.
  • Los temores irracionales con respecto a la salud de sus seres queridos.
  • Preocuparse por dolores repentinos en el cuerpo.

Están constantemente mirando el pasado como una evidencia de lo que puede suceder en el futuro.

Las emociones y los sentimientos que causa esta dolorosa fobia pueden ser inmensamente agobiantes y abrumadores, lo que dificulta que el individuo pueda funcionar eficazmente en su vida cotidiana.

Cuando se desencadenan episodios de ansiedad, puede ser muy difícil tener control sobre las propias emociones.

No importa cuánto uno sea tranquilizado por otros, puede caer en oídos sordos, ya que el miedo parece ser muy real cuando comienzan los ataques de pánico tanatofóbicos.

El comportamiento constante de preocupación y evitación puede dejar a un individuo completamente exhausto tanto mental como físicamente.

Las personas a menudo caen en un ciclo dañino de depresión en una vida atrapada en lugar de ser vivida.

Diagnóstico

El diagnóstico de la Tanatofobia debe ser realizado por expertos capacitados en salud mental, ya que una serie de posibles factores y complicaciones están asociados con el trastorno.

A los pacientes se les pueden hacer preguntas guiadas que pueden ayudarlos a descubrir qué es exactamente lo que está sucediendo.

Los diagnósticos también pueden identificar los diversos síntomas de todos los trastornos relacionados, así como prescribir los tratamientos adecuados.

Miedos relacionados con la Tanatofobia

Es bastante común que los pacientes de Tanatofobia desarrollen miedos y fobias estrechamente relacionados.

Los pacientes pueden mostrar temor a las funerarias, lápidas, y otros símbolos comunes de la muerte, ya que pueden recordarles la fobia primaria.

Las personas también pueden experimentar miedo a los fantasmas y otras entidades sobrenaturales; esto sucede especialmente en personas que tienen Tanatofobia basada en factores religiosos.

Tratamiento de la Tanatofobia

La condición es mejor tratada por un profesional de salud mental certificado.

El objetivo principal del tratamiento es descubrir primero el factor que inicialmente es responsable de causar el miedo extremo e irracional del paciente.

El terapeuta habla con el paciente y le hace ver por qué el miedo que rodea a la muerte es infundado, las diversas formas en que puede llegar a un acuerdo con las experiencias traumáticas que pueden haber resultado en la fobia, y también las diversas maneras de manejarlo.

Esta forma de terapia generalmente es muy efectiva, y ha sido útil para ayudar a innumerables pacientes tanatofóbicos a superar por completo o al menos hacer frente con éxito a los síntomas durante años, si no para el resto de sus vidas. La terapia cognitiva conductual es otro medio para tratar esta afección.

En este modo de tratamiento, el paciente acude a sesiones con el terapeuta donde, progresiva y sistemáticamente, se enfrenta a la fuente real de miedo junto con el aprendizaje para controlar de manera efectiva las reacciones físicas y mentales a la misma.

Esto le permite al paciente enfrentar su fobia frontal, acostumbrarse a ella y darse cuenta de que los temores iniciales no estaban basados en ningún peligro real e inminente.

Los terapeutas y los grupos de apoyo pueden ayudar a lidiar con el desorden y con las dificultades psicológicas asociadas con él.

Esto también puede ser seguido por medicamentos, consejería religiosa suplementaria, así como otras alternativas terapéuticas para manejar esta condición de manera efectiva.

Finalmente, explorar el concepto de la muerte con alguien cercano al tanatofóbico y, en general, meditar sobre el tema también puede ser útil.

Si la persona es religiosa, a menudo mirar la muerte en el contexto de esas creencias puede ser reconfortante, así como ver los aspectos positivos de la muerte, como la resurrección y la celebración de la vida de un ser querido.

Pronóstico

El pronóstico para el tratamiento de los pacientes que padecen de Tanatofobia es principalmente positivo, y las personas eventualmente desarrollan la capacidad de superar sus miedos irracionales a la muerte.

El tratamiento es exitoso en la mayoría de los casos, y la mayoría de los pacientes puede vivir una vida satisfactoria.