Uveítis o Enfermedad Inflamatoria Ocular: Tipos, Causas, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento, Complicaciones y Prevención

que es la uveítis crónica

Se define como una amplia gama de enfermedades inflamatorias en el ojo, específicamente en la úvea.

Existen 3 capas básicas del ojo: la esclerótica, la córnea en el exterior, la retina en el interior, y la úvea en el medio, la cual esta conformada principalmente por los vasos sanguíneos y el tejido conectivo incluyendo las células pigmentadas.

Las diferentes partes de la úvea son el iris en el frente, el cuerpo ciliar en el medio, y la coroides situada detrás de ellos, que se encuentra alrededor del ojo. A veces la uveítis puede afectar diferentes partes del ojo, tales como la retina, vítreo, o el nervio óptico.

¿Cuáles son los diferentes tipos de uveítis?

Hay muchos tipos de uveítis. Cada tipo se clasifica por donde se produce la inflamación en el ojo:

Uveítis anterior (frente del ojo)

La uveítis anterior a menudo se conoce como «iritis» porque afecta al iris. El iris es la parte coloreada del ojo cerca del frente.

La iritis es el tipo más común de uveítis y generalmente ocurre en personas sanas. Puede afectar un ojo, o puede afectar ambos ojos a la vez. La iritis suele ser el tipo menos grave de uveítis.

Uveítis intermedia (parte media del ojo)

La uveítis intermedia afecta a la parte media del ojo y también se denomina iridociclitis. La palabra «intermedio» en el nombre se refiere a la ubicación de la inflamación y no a la gravedad de la inflamación.

La parte media del ojo incluye la pars plana, que es la parte del ojo entre el iris y la coroides. Este tipo de uveítis puede ocurrir en personas sanas, pero se ha relacionado con algunas enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple.

Uveítis posterior (parte posterior del ojo)

La uveítis posterior también puede denominarse coroiditis porque afecta a la coroides. El tejido y los vasos sanguíneos de la coroides son importantes porque suministran sangre a la parte posterior del ojo.

Este tipo de uveítis usualmente ocurre en personas con una infección de un virus, parásito u hongo. También puede ocurrir en personas con una enfermedad autoinmune.

La uveítis posterior tiende a ser más grave que la anterior porque puede causar cicatrices en la retina. La retina es una capa de células en la parte posterior del ojo. La uveítis posterior es la forma menos común de uveítis.

Pan-uveítis (todas las partes del ojo)

Cuando la inflamación afecta a todas las partes principales del ojo, se llama pan-uveítis. A menudo implica una combinación de características y síntomas de los tres tipos de uveítis.

Causas

La causa de la uveítis a menudo se desconoce y ocurre con frecuencia en personas sanas. A veces puede estar asociado con otra enfermedad como un trastorno autoinmune o una infección de un virus o bacteria.

Una enfermedad autoinmune ocurre cuando su sistema inmunológico ataca una parte de su cuerpo. Las afecciones autoinmunes que pueden estar asociadas con la uveítis incluyen:

Las infecciones son otra causa de la uveítis, que incluyen:

  • SIDA.
  • Herpes.
  • Retinitis por CMV.
  • Vírus del oeste del Nilo.
  • Sífilis.
  • Toxoplasmosis.
  • Tuberculosis.
  • Histoplasmosis.

Otras causas potenciales de la uveítis incluyen:

  • Exposición a una toxina que penetra en el ojo.
  • Moretones.
  • Lesión.
  • Trauma.

¿Cuáles son los síntomas de la uveítis?

Estos pueden variar según el tipo de uveítis, y se pueden presentar en uno o ambos ojos, los cuales incluyen enrojecimiento, visión borrosa, dolor, y sensibilidad a la luz son síntomas típicos de la uveítis anterior.

Los flotadores y destellos frecuentemente ocurren con la uveítis intermedia o posterior. Cualquiera de los síntomas anteriores en realidad puede ocurrir con cualquier tipo de uveítis.

Hay incluso algunos tipos de uveítis que a menudo se presentan sin ningún síntoma en absoluto, como la uveítis asociada a la artritis idiopática juvenil.

¿Cómo se diagnostica la uveítis?

El primer paso en el diagnóstico de la uveítis es mediante una historia completa de la enfermedad y la revisión medica. La importancia de esto no puede ser exagerada, y es, por desgracia, a veces pasada por alto.

El examen revela el tipo de uveítis, las pruebas clínicas pueden ayudar a identificar las características o complicaciones de la uveítis, como lo son la vasculitis, el edema macular y el glaucoma.

Los análisis de sangre se realizan casi siempre en busca de las causas bien conocidas sobre el tipo de uveítis que presenta.

Referencias externas, imágenes y biopsias se pueden realizar para evaluar la enfermedad sistémica asociada.

Por último, la respuesta al tratamiento a veces puede ayudar al médico a decidir qué tipo de uveítis es muy probable que presente.

¿Qué enfermedades sistémicas se pueden presentar con la uveítis?

Las enfermedades autoinmunes asociadas a la uveítis incluyen diferentes tipos de artritis inflamatoria, como la espondilitis anquilosante, reactiva, reumatoidea, psoriásica o artritis idiopática juvenil; sarcoidosis, lupus eritematoso sistémico, enfermedad inflamatoria intestinal y la esclerosis múltiple.

¿Cómo tratarla?

El objetivo principal del tratamiento de la uveítis es deshacerse de la inflamación lo más rápido posible.

Los corticosteroides son la base del tratamiento para la uveítis aguda de causas no infecciosas, y se pueden utilizar junto con los antibióticos en algunos casos para la uveítis infecciosa.

Se les puede suministrar en forma de gotas, inyecciones alrededor o en el interior del ojo, por vía oral o por infusión intravenosa, dependiendo de la ubicación y la gravedad de la inflamación.

Otros medicamentos utilizados para la uveítis incluyen gotas de dilatación, que se utilizan para ayudar a la sensibilidad límite de la luz, el dolor y la cicatrización del iris al cristalino (sinequias). Además, el glaucoma de uveítis se puede tratar con gotas que reducen la presión en el ojo.

La inyección intravenosa, a veces es necesaria para tratar casos rebeldes de uveítis que se repiten después de ser tratados en forma aguda con esteroides. Los medicamentos con antibióticos o antivirales se pueden utilizar, a veces a largo plazo, para evitar la remisión hospitalaria.

La cirugía puede ser útil para el diagnóstico y tratamiento de la uveítis, al igual que se pueden eliminar las cataratas para mejorar la visión. La vitrectomía, es la eliminación del centro de gel del ojo, se puede utilizar para realizar una biopsia, así como para mejorar la visión.

¿Cuáles son las complicaciones?

La pérdida de visión es la principal complicación de la uveítis. La uveítis es la tercera causa principal de ceguera prevenible en todo el mundo.

Esto puede ser secundaria a otras complicaciones como cataratas, glaucoma, edema macular, desprendimiento de retina, la baja presión en el ojo (hipotonía), el daño de los vasos sanguíneos, la cicatrización de la córnea, la retina o coroides.

Algunas de ellas pueden ser tratadas, pero el daño puede llegar a ser permanente. También, en el tratamiento de la uveítis, los corticosteroides pueden dar lugar a su propio conjunto de complicaciones.

Por esta razón, es vital que la inflamación se trate de manera agresiva antes de que ocurran estas complicaciones.

Si tengo uveítis, ¿significa que voy a quedar ciego?

Afortunadamente, en muchos casos, la respuesta es no. La ceguera es a menudo el resultado final de la uveítis no tratada o mal tratada.

Cuando la enfermedad se detecta a tiempo, antes de las complicaciones, la inflamación puede ser tratada con éxito con la terapia adecuada.

Sin embargo, cuando la enfermedad no se detecta a tiempo, o cuando los médicos que no están familiarizados con el tratamiento de la uveítis y no logran canalizar con un especialista a tiempo, las complicaciones son mucho más frecuentes y el pronóstico suele ser peor.

Recuperación y perspectivas postratamiento

La uveítis anterior generalmente desaparecerá en unos pocos días con tratamiento.

La uveítis que afecta la parte posterior del ojo, o la uveítis posterior, suele curarse más lentamente que la uveítis que afecta la parte frontal del ojo. Las recaídas son comunes.

La uveítis posterior debida a otra afección puede durar meses y causar daños permanentes en la visión.

¿Cómo se puede prevenir la uveítis?

Buscar el tratamiento adecuado para una enfermedad o infección autoinmune puede ayudar a prevenir la uveítis. La uveítis en personas por lo demás sanas es difícil de prevenir ya que se desconoce la causa.

La detección temprana y el tratamiento son importantes para reducir el riesgo de pérdida de la visión, que puede ser permanente.